TOÑO 07

 

 

    LA LUNA COMO ÚNICA COMPAÑÍA

Antonio Cruz*

Con la sola compañía de la luna (Novela)

Adriana Del Vitto
Ed. Autores de Argentina
Buenos Aires, 2018 

Hace pocos días, en una breve entrevista radial ─no como escritor sino como lector─, dije a los entrevistadores que la literatura de Santiago del Estero, más allá de su falta de difusión, está a la altura de la mejor literatura nacional. Por supuesto, es algo de lo que no me arrepiento porque no fue una frase de ocasión ni "políticamente correcta" (como suele decirse por ahí) sino una verdad de la que estoy absolutamente convencido.

Leer más...

 

 

  

UN PASEO POR EL MONSTRUO

Aitana Muñoz

 

Nota: La presente reseña, fue publicada originalmente en el sitio Web Ruta Norte Laguna http://rutanortelaguna.blogspot.com/) el día martes, 26 de febrero de 2019. En dicho sitio, no se incuyen dartos bio-bibliográfícos ni foto de la autora.   

Sabemos que existen, que viven entre nosotros y que nos acechan, ¿pero cómo identificar a los monstruos pentápodos? La respuesta es que a simple vista son irreconocibles. Extrañas criaturas con figura humana disfrazadas de sujeto promedio, estos monstruos están preparados para robar cualquier espe-ranza y deseo de vida a su víctima, en especial porque no saben jugar limpio, no conocen de reglas y mucho menos aceptan el "meterse con alguien de su tamaño" (o edad) porque eso significaría renunciar a sus deseos más profun-dos, a sus fantasías más prohibidas y sus instintos más primitivos.

Leer más...

 

  

Jorge Abastoflor Frey

 

     

SUCUMBIENDO ANTE LA FURIA DE LA PACHAMAMA

E. Jorge Abastoflor Frey
Politólogo e Historiador

 

 

Acabo de terminar la novela Juana Azurduy, La Furia de la Pachamama, de la escritora Sisinia Anze, con ese sabor agridulce que queda cuando debes abandonar un mundo de ficción bien logrado, en el que te has compenetrado tanto con los personajes como con las circunstancias que forman parte del relato. En el caso de la obra de Anze, esta sensación es particularmente viva para mí, que soy un apasionado de la Historia de Bolivia, debido a que la narración se refiere a personajes históricos que tienen importancia trascendental en el nacimiento de Bolivia; y el tratamiento de los mismos ha sido realizado con apego escrupuloso a los sucesos históricos que hacen a la Guerra de Independencia y a la gesta heroica que protagonizaron los combatientes de la Republiqueta de la Laguna, comandada por Manuel Asencio Padilla y su esposa -y protagonista de la novela-, Juana Azurduy.

Leer más...

 

Elton Honores 

 

         Claudia Cortalezzi. Escritos entre mate y mate.

Reseña de Elton Honores

Claudia Cortalezzi. Escritos entre mate y mate.

Antología de microrrelatistas argentinas.

Lima: Micrópolis, 2017. 141 p.

La editorial Micrópolis, dirigida por Beto Benza, ofrece esta nueva antología del género en Argentina, a cargo de Claudia Cortalezzi (Buenos Aires, 1965). La antologadora, en su presentación, establece de modo sumario algunas características del microrrelato como el tratamiento particular del lenguaje (dada la brevedad), la sugerencia, la importancia del título, la concentración en el "nudo" de la historia que a veces es el clímax de la historia, o la necesidad de un lector activo para completar el sentido. Asimismo sostiene que por lo dicho, el microrrelato es uno de los géneros más difíciles (¿?), lo que parece más un prejuicio "a favor" del microrrelato, ya que esta idea se puede extrapolar a todos los géneros de la literatura.

Dada la tradición argentina del microrrelato en general, Cortalezzi selecciona a diversas autoras del género, destacando como "puntas de lanza" a Ana María Shua y Luisa Valenzuela, presencias indiscutibles en una antología, a las que agregaríamos a Rosalba Campra y Sylvia Iparraguirre. Pero quisiera centrarme en cuatro autoras quizás menos difundidas: Norah Scarpa, Ildiko Nassr, Gilda Manso y Caro Fernández.

Leer más...

 

Liliana Massara 

Palabra alucinada de Ariadna Chaves

Liliana Massara*

 

La poesía sale de un oscuro rincón
me enfrenta
me mira desde sus ojos sin párpados...
Glaude Baldovim

 

La percepción de un poema nunca está acabada, nunca está congelada. El poema sugiere siempre algo más, y el receptor escucha impalpables rumores, al son de un tenue registro musical que lo mantiene en la expectativa de esa palabra múltiple, que viaja y se desvía, tanto o más que una narración.
El poeta, un artista, es el equilibrista de la palabra, que ha heredado del conocimiento de la realidad y de las experiencias, el don de la sensibilidad, de abrirse a las sensaciones más sutiles, para que las palabras que elige, que, probablemente no pueden alcanzar los significados que la creación misma pretende, sí pueden representar, refractar y recomponer estados emocionales como las carencias, las pérdidas, el amor, el dolor, la muerte, porque las palabras nos acercan a nosotros mismos, o nos alejan cuando nos traducen, pues nos ofrecen la variante de una mirada frente la espejo.
Tal vez, porque la vida cambia, y se transforma: tanto el poeta, que escribe como el lector que recepta, pueden modificar su aprensión del mundo y del texto; las circunstancias cambiantes en cada uno, hacen del poema una especie de luminosidad imperfecta, también intensa, a veces casi divina, por la irradiación de la escritura cuando se amalgaman lenguaje y mundo vivido; entonces cada verso, cada estrofa logra el efecto turbador e inquietante que se dice "poesía".

Leer más...

 
Más artículos...