Adriana Rodríguez

 

 

ABC de José Juan Aboytia

Por Adriana Azucena Rodríguez

 


José Juan Aboytia es autor de los libros de cuentos Todo comenzó cuando alguien me llamó por mi nombre (FETA, 2002), Contiene escenas de ficción explícita (Relámpagos en el pantano, 2006) y De la vieja escuela (Artificios, 2016), y la novela Ficción barata. Es coeditor de Manufractura de sueños. Literatura sobre la maquila en Ciudad Juárez (Colectivo Zurdo Mendieta, 2013), Desierto en escarlata. Cuentos criminales de Ciudad Juárez (Nitro-press, 2018). Su obra ha sido incluida en las antologías Nada podía salir mal (Artificios, 2017) y Cortocircuito. Fusiones en la minificción (BUAP, 2018). También es tallerista y ha recibido diversos reconocimientos por su obra creativa. De minificción, es autor de Pretextos para una literatura inadjetiva (NorEstación, 2015) y de ABC de la XYZ (NorEstación, 2018). Ha organizado encuentros de minificción en la fronteriza Ciudad Juárez y conduce, junto con Ana Paula González, el programa radiofónico semanal "Farenheit" en el que comentan autores y obras inquietantes y, tal vez por eso, banalizadas o excluidas del canon.
Este último libro, ABC de la XYZ, está lleno de humor desde su dedicatoria. Compuesto de microrrelatos que van de una línea a veinte —aunque son una minoría—, organizados a partir de las letras del alfabeto y en el que cada letra funciona como un eco para historias llenas de referencias a otros escritores, reflexiones sobre la escritura y la lectura, situaciones sugerentes y juegos del lenguaje y el espacio gráfico. Buena parte de las ideas que confluyen en este libro se perciben en la entrevista que José Juan Aboytia tuvo la gentileza de concedernos.

Leer más...

 

WILFREDO CARRIZALES 

 

 

   Calma final*

Wilfredo Carrizales

 

Nota: "Calma final", del escritor venezolano Wilfredo Carrizales, es el sexto volumen de la colección "Este mar narrativo", de la Coordinación de Literatura de la Secretaría de Cultura del estado Aragua, Venezuela. Presentamos aquí cuatro relatos extraídos del libro. Jorge Gómez Jiménez (editor).

Leer más...

 

Patricia Nasello

EFEMÉRIDES DE ENERO

 

-El 2 de enero conmemoramos el 92º cumpleaños de RAÚL GUSTAVO AGUIRRE (Buenos Aires, Argentina).
Amamos algunas poesías porque nos maravillan o estremecen; porque nos impulsan a revelarnos, a vivir, a confiar; porque nos envuelven en la tortuosa pero también dulce niebla de la melancolía o en ese sueño lúcido, que con tanto empeño deseamos brillante, del futuro. Pero qué pasa cuando una poesía, una sola, es todo eso a la vez. Lo que viene en camino y el pasado y dejarse llevar y poner toda nuestra energía en este instante y decir basta y enfrentar y disfrutar el terror que aún agobia y permitir que aquella realidad que nos excede se concentre, sin embargo, en un solo punto, en un único poro, el más sensible. Una sola poesía, esta:

Leer más...

 

el ombligo de piedra 

 

 

 

     EL OMBLIGO DE PIEDRA
La columna de Rogelio Ramos Signes
Esa otra literatura 

Kenneth Owen, en su ensayo Camino hacia el maestro que llevamos dentro, defiende la idea del hombre como ser naturalmente religioso. «Al igual que la palabra, al igual que el sonido articulado, el ser humano lleva potenciada en las moléculas que inciden en el hipocampo del cerebro la idea de Dios» asegura el autor, sin hesitar. Cuesta creerlo, pero así son estos libros de presunta divulgación científica. Jessica Haig en el epílogo de Milagro en el jardín de la manzana, en estilo directo y despiadado, y Paloma Irene Labarta en Vacaciones inteligentes de mister Swamp, algo más sutil; se ensañan con este promocionado autor británico.

Leer más...

 

El ombligo de piedra 

  

 EL OMBLIGO DE PIEDRA

La columna de Rogelio Ramos Signes   

Sin SOS hasta SDM es HDP

Con la vertiginosa carrera del tiempo (potenciada de manera desaprensiva en estos últimos años) el lenguaje escrito, y hasta el hablado, han sufrido numerosas modificaciones. Esto no sólo se debió a la incorporación de lunfardismos, barbarismos, neologismos y germanías de toda laya, sino también a la adopción de siglas y de cifras por parte del periodismo, en primer lugar, y de la lengua con la que a diario nos comunicamos.

La sigla («letra o signo que se emplea como abreviatura de una palabra» según los diccionarios de figuras filológicas) se ha incorporado a la lengua activa como símbolo de premura en las comunicaciones. Así lo aceptamos, así lo entendemos y, por supuesto, lo decimos mal. Mencionamos algo tan simple como una SRL (Sociedad de Responsabilidad Limitada) y damos por sentado que es «una sigla», cuando en verdad deberíamos hablar de «siglas», ya que SRL está compuesta por tres siglas: la ese, la ere y la ele.

Leer más...

 
Más artículos...