El ombligo de piedra

 

 

    EL OMBLIGO DE PIEDRA
La columna de Rogelio Ramos Signes

Música del cielo. Música del infierno

 

Hay mucha información adquirida en la infancia que nuestra memoria archivó para siempre: tal vez los nombres de los picos que componen algún cordón montañoso de la región cuyana; posiblemente la mestización en el Río de la Plata, que no sólo dio mestizos sino también mulatos y zambos; con toda seguridad las tablas de multiplicar, que ya casi ni practicamos; quizá el nombre de los planetas por orden y a partir de Mercurio, o las características del suelo mesopotámico, o las arterias, aurículas y ventrículos que componen el corazón, e inclusive algunas definiciones muy recitadas y poco analizadas. ¿Qué es una familia? «Familia es un conjunto de individuos que tienen alguna condición común y que son regidos por la autoridad de uno de sus miembros». ¿Qué es el aire? «El aire es un fluido necesario e incoloro que forma la atmósfera de la Tierra». ¿Qué es la música? «Música es el arte de expresar algunos sentimientos combinando los sonidos y el tiempo».

Leer más...

 

El ombligo de piedra

 

 

 

     EL OMBLIGO DE PIEDRA
La columna de Rogelio Ramos Signes
Y vagón es vagono esperanto por ti

 

Se sabe que el esperanto es una lengua artificial inventada por el médico polaco Lejzer Ludwik Zamenhof, sobre la que trabajó arduamente durante mucho tiempo y que recién dio a conocer en 1887, a los 28 años de edad. A la vez es muy poco lo que conocemos, los no iniciados, de este curioso sistema de comunicación.
Esperanto era la palabra que usaba el propio Zamenhof como seudónimo de sí (Dro Esperanto). Su finalidad, al inventar esta lengua, fue hacer un aporte a nivel internacional para que las insalvables barreras idiomáticas no atentaran contra la comunicación entre los hombres del mundo; para que los «hermanos» pudieran entenderse, deberíamos decir. El sueño utópico de Raimundo Lullio, de Nicolás de Cusa, de John Wilkins, estaba otra vez en carrera; lo que ya suponía un fin loable. La idea era que el esperanto se convirtiese en una «segunda lengua» para todos, por detrás del idioma propio. En aquellos años, inclusive, el propio Zamenhof tradujo La Biblia, para demostrar que su invento, aunque novedoso, no estaba reñido con los clásicos de la literatura universal.

Leer más...

 

Gloria Ramírez 1

 

 

    Julio Torri, un cuentagotas:

brevísimo acercamiento a su obra microficcional

Gloria Ramírez Fermín*

Exclusivo para Tardes Amarillas

 

Quizá uno los microrrelatos más reconocidos por parte de la crítica sea "A Circe" de Julio Torri (1889-1970). Dicho texto es considerado como uno de los primeros prototipos del género breve en México y, por tanto, la labor literaria del también abogado significó mucho para el desarrollo de este formato breve dentro y fuera del territorio azteca.
El oriundo de Saltillo pertenecía al Ateneo de la Juventud mexicana, grupo conformado por el dominicano Pedro Henríquez Ureña –principal guía–, Alfonso Reyes, Mariano Silva y Aceves, Carlos Díaz Dufoo Jr., Antonio Castro Leal, Genaro Estrada, entre otros intelectuales sobresalientes de la escena cultural de la época, quienes consideraban que la forma de construir un mejor futuro para el país después del porfiriato era por medio del conocimiento. Por lo tanto el estudio de la obra de los clásicos conformaría parte de sus bases literarias. No es de extrañarse que "A Circe" sea una de las prosas breves más representativas de Torri en la que podemos hallar gran influencia de la mitología homérica. Asimismo, se pude observar que la constitución de este relato breve se compone de diversas estrategias literarias: el mito, el poema en prosa, la oda y la narrativa, experimentación que el escritor desarrolló a lo largo de su producción literaria.

Leer más...

 

Fedosy Santaell 

  

     La biblioteca de mi casa*

Por Fedosy Santaella

 

Mi papá fue un hombre que llegó hasta primaria. Era de origen humilde y no pudo seguir estudiando porque su padre, mi abuelo, murió, y entonces él se tuvo que poner a trabajar. Pero papá siempre se preocupó por seguir aprendiendo, y se puso a leer, y a ver cine, e incluso se fue a vivir un tiempo a Trinidad con el fin de aprender a hablar inglés. Mi papá no paró de estudiar toda su vida, no paró de leer. Cuando nos mudamos a la casa donde hoy día viven mi mamá y mi hermano, papá guardó uno de los espacios, una habitación entera, para su biblioteca. Era, eso sí, una biblioteca muy particular, porque en ella también hizo lugar para el televisor. En mi opinión, no hay nada erróneo, nada monstruoso, en esa conjunción. Yo veo al televisor y a los libros como parte de una misma lectura. Uno lee películas, uno lee televisión, uno lee radio, uno lee cómics. Legere viene de seleccionar, escoger, leer es cosechar. El lector recoge imágenes, recoge palabras, recoge historias. Curiosamente, la palabra legere está emparentada con lignum, aquello que se recolecta para hacer fuego (de allí leña, leño). Leer es recolectar para crear un fuego, un fuego interno que nunca se apaga. Mi papá tenía ese fuego, de allí que nunca dejó de leer. De allí que en la casa de Puerto Cabello y ahora en la mía de Caracas, haya biblioteca.

Leer más...

 

Jaime Muñoz Vargas  

 

    El primero de Los viernes

Jaime Muñoz Vargas

 

 

En 2010 asistí a la Feria del Libro de Buenos Aires y entre otros pabellones encontré el de Página/12, periódico que además del diario edita suplementos y libros. Allí compré dos libros de Osvaldo Bayer, dos de Juan Sasturain, uno de Sandra Russo y una novela breve, titulada Corazones, de Juan Forn (Buenos Aires, 1959). Sobre él tenía sólo una referencia, la más visible en internet: que los viernes publicaba un texto espléndido en la contratapa de "Página". Ahí fue donde comencé a leerlo y, lo digo desde ahora, a admirar su calidad no tanto de escritor, que la tiene en alto grado, sino de lector, de hombre vinculado visceralmente a los libros y curioso buceador en la vida de sus hacedores, como lo evidenciaba con total solvencia cada contratapa de los viernes.

Leer más...

 
Más artículos...