Mario Cerón

 

  

 

 ELARTE ES ALGO SUBJETIVO 

               Por Mario Cerón (Especial para Tardes amarillas)

 

Hace algún tiempo, el director de Tardes amarillas, Antonio Cruz, con quien me une una gran amistad, me visitó para realizar una entrevista que fue después publicada en la prestigiosa revista que se edita on line.

En un momento de nuestra conversación hablamos de la subjetividad en el arte. Inmediatamente, le leí un artículo llamado “El subjetivismo en el arte” que había escrito para la revista de la Fundación Cultural Santiago del Estero y le dije que podía publicarla, bajo mi autorización, en su revista. Pues bien, Antonio, que es sumamente respetuoso de  los derechos de copyright, me pidió que reescribiera el texto ya que no quería lesionar las licencias de la mencionada publicación. 

Leer más...

 

Claudio

 

 

 

 

 

  

ALIENISTA (Claudio Rojo Cesca)

Siempre fui un oyente alienista de Cerati. Su poesía me distancia y fascina por partes iguales, posiblemente por la impronta porteña, tan marcada, pero despojada de la urbanidad, más cercana a las abstracciones que supone una capital que al color percudido del cemento y las luces brillantes.

Para mí, Soda es Buenos Aires. Es el puerto lejano, imposible, descorrido del barandal por un infinito vórtice de rutas argentinas. Es, también, una frialdad oclusiva, extraordinaria, como la fortaleza de la soledad donde Superman va a pasar el tiempo, a pensar qué significaba salvar el mundo.

Encontré, creo, una ternura más desnuda en algunos pasajes de Dynamo y Sueño Stereo, cuando sonaba “En Remolinos” o “Zoom”, y Gustavo escribía cosas como: “Florecer mirándote a los ojos, perfección”.ALIENISTA

 Asocio libremente y recuento todo lo que he ido acomodando en estas líneas: Cerati, Alien, Superman, Hielo, Ternura, “Perfección”. Y mientras escribo, suena, en los auriculares, una canción que dice: “después de tanto andar, vuelves al mismo lugar”.

Esto que es la música se me escapa siempre, de los poros y los dedos, y flota, como hubiese dicho Freud, más allá del principio de placer. 

 

                 PROXÉMICA 3                          

 

 

 

 

   AFICIONANDO NUESTRO RITMO A LA IMAGINACIÓN

         L. Ramón G. del Pomar.

 Sonia Estévez Pico.

      Según el pensamiento de Rolando Toro:  La base conceptual de Biodanza surge del deseo de renacer que hay en nuestros gestos desplazados, en la vacía y estéril estructura de represión. Cierto que proviene por nostalgia de amor. Por la separación entre Naturaleza y Cultura, con una valoración excesiva de la cultura en detrimento de la Natura y el predominio exacerbado de la razón sobre el instinto.

Leer más...

 

POMAR

 

 

 

 

 

 

 

Proxémica. Las distancias humanas que establece el pensamiento. (L. Ramón G. del Pomar.)

Obra presentada el 29 de agosto 2014, en el Museo de Arte Carrillo Gil, México DF, inaugurando la exposición Proxémica, proyecto de Pancrazio de Padova y Bárbara Chiloiro, comisariado por Guillermo Santamarina, 

                       

               Antes de adentrarme en mi subjetividad sobre la proxémica, hagamos un breve repaso sobre la ciencia que estudia al ser humano de un modo integral, la Antropología.

                La antropología demanda distintas instrucciones, instrumentos y conocimientos rigurosos. Para ello contamos con  la experiencia que aportan las ciencias sociales y las naturales, siempre tratando de producir enseñanzas sobre el ser humano en su evolución biológica, el desarrollo, los modos de vida, las estructuras familiares y sociales, los recursos utilizados para la comunicación y la diversidad de nuestras expresiones culturales y lingüísticas. Facetas de una especie, nosotros, que ha venido necesitando de distintas especializaciones. Ciencias independientes, de diálogo continuo entre ellas, que a su vez se han diversificado en numerosas ramificaciones, tal vez solo por la necesidad de descubrir al monstruo que cada cual lleva adentro.

Leer más...

 

UMBERTO SENEGAL

 

 

 

 

 UN PIONERO DEL MINICUENTO LATINOAMERICANO

 
Umberto Senegal

La Perorata y otras historias (Medellín, 1967) del escritor calarqueño Jaime Lopera Gutiérrez, fue el primer libro de minificciones publicado en Colombia.

Uno de los primeros en Latinoamérica también, con amplia y cíclica serie de minicuentos demarcando la base del texto no superior a la página o con menor extensión que esta. Sin rodeos, lo enunciaría décadas más tarde el teórico mejicano Lauro Zavala: "Minificción es la narrativa que cabe en el espacio de una página". Dividido en siete secciones: Primeras historias, Los hombres, Los animales, Horizontes, Charadas, Los órganos y Otras historias, reúne cuentos integrados de concisa unidad estructural o ciclo cuentístico, según lo denomina Forrest Ingram. O secuencia cuentística, como define a este tipo de estructura Gerald Kennedy. Su único antecedente fue el libro de otro calarqueño, Luis Vidales, quien bajo el nombre de Estampillas incluyó en su libro de poesía Suenan timbres (Bogotá, 1926) 20 minificciones. Con La Perorata y otras historias, de manera palmaria Lopera Gutiérrez se erige como el más representativo pionero de la minificción colombiana, al publicar una obra consagrada en alto porcentaje a dicho género con 52 cuentos, de los cuales cuatro exceden la anotada longitud propia de la minificción. En esta reedición, primera que se hace 43 años después de ser impresa por Ediciones Papel sobrante, de Medellín, Colombia, bajo la dirección de John Álvarez García y con un consejo editorial encabezado por los escritores antioqueños Manuel Mejía Vallejo y Darío Ruiz Gómez se excluyen, con autorización del autor, diez cuentos por razones de adaptamiento formal y de paginaje a las exigencias editoriales de Cuadernos Negros.

Leer más...

 
Más artículos...