EDITORIAL

En el último día de este 2014, ya está disponible el número doce de Tardes amarillas. Este número, que cierra un venturoso año en lo relacionado con la literatura viene recargado.

Por supuesto, comenzamos con un sucinto repaso por nuestros blogs asociados. El blog La Poesía de Tardes Amarillas, publica un con junto de poemas del catamarqueño Luis Franco, un poeta que dejó una inmensa huella en la provincia vecina. Por su parte, En los esteros, sitio dedicado en exclusiva al microrrelato, nos permite conocer la narrativa de un experto en microrrelatos: Rodolfo Lobo Molas. Los textos de su autoría que damos a conocer hoy, han llegado a nuestras manos enviados de manera generosa por el propio autor.  Aunque peque de obsesivo, les recuerdo que ambos sitios Web pueden visitarse de manera independiente o a través de los enlaces que figuran en nuestra página.

La revista esta vez viene con “propina”. A las tradicionales columnas de nuestros colaboradores permanentes, debemos sumarle algunas colaboraciones recibidas sobre la hora. Desde Colombia, Guillermo Bustamante Zamudio  nos envía un texto muy interesante acerca de la importancia del análisis literario, mientras que Umberto Senegal nos seduce con un artículo sobre Lalla y la Mística Iluminada de la India.

A su vez Rony Vásquez Guevara, desde su querida Lima, nos hace llegar su aporte generoso con su artículo “Conociendo a las sirenas de Perucho” y el mexicano Jaime Muñoz Vargas oficia de vocero de Ricardo Forster quien se explaya sobre  un tema “caliente”: El papel de los medios de comunicación y sus características en ambos países.

Desde Córdoba, nos llega un fascinante resumen acerca de la Novela Negro-criminal que tuvo la deferencia de enviarnos Fernando López que, como saben aquellos que lo conocen, es un experto conocedor del tema.

El Dr. Armando Pérez de Nucci que ya ha colaborado con Tardes amarillas nos acerca su postura sobre la Bioética y la Cultura, mientras que otro tucumano, nuestro querido amigo Rogelio Ramos Signes nos deleita nuevamente con uno de sus ensayos breves que fuera publicado originalmente en El ombligo de piedra. El texto elegido esta vez  es “Darwin, Paracelso y nosotros”.

Quienes lean este número, también podrán apreciar la muestra de poesía visual “Los olvidados de Dios” que reúne una serie de poemas escritos por Eduardo Belloccio sobre fotografías que fueran realizadas por Eduardo Pin.

A todo esto debemos agregarle dos textos de mi autoría. Por un lado, a raíz de algunos acontecimientos que nos movilizaron, me atrevo a opinar sobre la banalización de la cultura y de paso, después de mucho tiempo pude sacarme una espina que me molestaba; tras un largo proceso de relectura y reescritura (acompañadas ambas por el corte y la corrección) pongo a consideración de los lectores  una breve semblanza sobre Emir Kusturica.

Para el final, comentarles que, después de haber leído el artículo de Rony, con los chicos de la revista, casi como un bonus track, agregamos una microantología de textos brevísimos sobre sirenas (personajes misteriosos como ninguno) y que quienes gustan de la poesía podrán leer poemas de la santiagueña Isabel Salvatierra.

La mesa está servida y los manjares son varios, así que espero que puedan disfrutar de ellos.

                                                                                    Antonio Cruz (Director)