UMBRAL3

 

 

 

 

umbral y LAS actuales revistas peruanas literatura fantástica[1]

 

Por CARLOS ENRIQUE SALDIVAR

 

 En el año 2006 el editor y escritor Jorge Luis Obando y este servidor dimos a luz una interesante propuesta denominada “Argonautas”, una revista impresa de fantasía, misterio y ciencia ficción. Nos habíamos inspirado en otras publicaciones de ese entonces, presentes en nuestra universidad (UNFV), como la legendaria “Caleidoscopio”, que cobijó algunos cuentos fantásticos e insólitos, algunos muy buenos, firmados por Luis Cangalaya, Joe Montesinos Illesca y el mismo Jorge Luis Obando. A veces los proyectos surgen de manera súbita, se diseñan en la mente, se programan y se coordinan de manera oral (es recomendable que sea de modo presencial), pero es mediante una intensa reflexión que se llega a un acuerdo y se les da luz verde. Hubo muchos temas a solucionar para la salida de Argonautas, algunos se resolvieron de inmediato, por ejemplo, se necesitaba un conocimiento amplio de la corriente fantástica, el cual implicaba una lectura extensa de revistas, libros y otras publicaciones dedicadas a la vertiente, así como algunos textos dirigidos a la crítica de Literatura Fantástica. Teníamos eso. Otro punto a revisar era quién seleccionaría, corregiría y distribuiría los textos y los espacios dentro del volumen. Resolvimos ese tema pronto.

El tercer factor fue el económico. Solicitamos un apoyo a nuestra universidad y nos fue negado, aunque nos propusieron otro tipo de ayuda, de diseño y diagramación, la cual agradecimos, mas no llegamos a solicitarla llegado el momento pues los gestores podíamos encargarnos de tales aspectos. No nos quedó más remedio que solventar el primer número de la revista con nuestro propio dinero. Así lo hicimos y en noviembre de 2006 tuvimos cien ejemplares, que luego serían reeditados. Decidimos que este servidor asumiera la dirección y a esa labor me aboqué. Es pertinente reconocer el apoyo de varios jóvenes escritores, quienes aportaron excelentes relatos, ideas, algún dinero previo, además compraron de ejemplares e hicieron comentarios constructivos. También es necesario reconocer el apoyo del profesor Dimas Arrieta, quien nos guió en nuestro quehacer desde el inicio, orientándonos y presentando la publicación; además nos brindó cierto apoyo económico. Con esto queda claro que sacar una revista es una labor conjunta, es un proyecto que no puede realizar una sola persona, es cierto que se necesitan uno o dos líderes que tengan un talento especial para construir volúmenes de modo formal y eficiente, pero una revista cuenta con un editor, un corrector, un diagramador, un impresor, colaboradores físicos, económicos y literarios. A la fecha han salido cuatro números físicos de Argonautas. De momento se halla congelada, pero aguardo con firmeza a que salga el número 5. Mucho tiempo ha pasado desde entonces, el comité editorial ha cambiado, pero el formato, la esencia y los métodos siguen siendo los mismos. Confío en que saldrán más números en un futuro cercano.

Luego de Argonautas, en otros países de Latinoamérica aparecieron nuevas revistas en papel dedicadas a los temas fantásticos, me da gusto haber sido uno de los iniciadores de esta oleada.

También surgieron revistas peruanas en físico de la vertiente, como la suspendida (esperamos que regrese) “Hydra”, dirigida por Felipe Alcor y dedicada a la crítica de Literatura Fantástica.

Con Argonautas muchos autores peruanos que escribían fantasía, terror y ciencia ficción encontraron una plataforma adecuada para colocar sus relatos. En la red estaba en boga la constante publicación de sendas revistas dedicadas a la corriente, en formato virtual. En internet existían otras plataformas, pero quizá por lo difícil de incluir textos allí (por las exigencias perfección literaria), por no ser autores conocidos, por la preferencia del papel o porque sus textos no eran adecuados para otras revistas (las cuales se enfocaban en el realismo y en la literatura general) Argonautas se convirtió en un excelente medio para cobijar nuevos autores. No obstante, como dije, quedó suspendida, y cuando ello sucedió, estos nuevos escritores necesitaron un espacio para publicar y dar a conocer sus trabajos. Es así como en noviembre de 2010 surge “El Horla”, fanzine físico de fantasía, terror y ciencia ficción. Un fanzine es una revista de aficionados para aficionados hecha con costos bajos, generalmente grapada y fotocopiada. Es importante dar las gracias a los gestores del proyecto: Julio Meza Díaz y Luis Antonio Bolaños De la Cruz, sin ellos el fanzine nunca hubiera sido posible. Quien les habla asumió la dirección de esta plataforma y al día de hoy continúo al frente. Al igual que Argonautas, esta publicación fue autofinanciada, pero los costos se abarataron debido a los mecanismos de producción y al formato. El primer número gustó mucho y a la fecha han salido cinco números. La idea surgió cuando este servidor vio algunos modelos de pasquines y fanzines, me sorprendió lo barato y efectivo de su producción, además los fanzines siempre gustan, debido a su formato son de fácil lectura, y se me ocurrió que una cubierta impresa a color no se vería simple sino todo lo contrario. No me equivoqué, con cinco números, de los cuales se han tirado hasta doscientos ejemplares, muchos autores han encontrado una plataforma alternativa, y siempre hay cuentos, muchos de ellos de gran calidad. Los escritores fantásticos surgen a cada instante y es necesario brindarles un espacio para que coloquen sus primeros trabajos y, de este modo, conozcan la experiencia de la publicación y de la recepción lectora. El Horla es a la fecha el más importante fanzine físico peruano de Literatura Fantástica. Me han comentado algunos amigos del extranjero y del interior del país que les gustaría ver una versión virtual de cada número. No es mala idea, en el futuro serán digitalizados. Esto demuestra que, bajo unas condiciones adecuadas, una publicación impresa rara vez puede reñir con una versión virtual, sobre todo si son la misma.

Hoy en día, en Perú, han surgido nuevas plataformas de difusión, boletines, fanzines de cómic, blogs. Sobre todo estos últimos han sido espacios constantes que han incluido textos de ficción y no ficción insertos dentro de la vertiente fantástica, algunos de ellos han tenido resonancia internacional y gozan de un gran prestigio. Volviendo al tema, ante la desaparición de la importantísima “Velero 25”, publicación virtual que editó 55 números entre 2003 y 2010, era necesaria una plataforma virtual que diera a conocer en el extranjero a nuevos escritores. Es así como surge en 2012 el fanzine virtual “Agujero Negro”, un proyecto que ya había aparecido en formato físico hacía algunos años. A la fecha ha sacado cuatro números y ha cobijado textos de autores mayores y jóvenes, de esta manera, dicha publicación, dirigida por el escritor y crítico Isaac Robles, se constituye en la más importante publicación periódica peruana en el mundo, ha sido mencionada en varios blogs como una de las diez mejores revistas gratuitas y descargables en idioma español y como uno de los mejores espacios de difusión. Realizar una publicación digital implica esfuerzos diferentes, aunque la concepción estética primaria es similar a la de las revistas impresas, hay que saber diagramar en diversos formatos (PDF, Epub, Mobi, etc.), utilizar nuevas estrategias de promoción y reforzar el material elegido pues una publicación digital tiene un alcance internacional y las críticas son más profesionales. Ya se ha proyectado un quinto número y se concretará, con toda seguridad, en poco tiempo.

Llegamos así al proyecto peruano más reciente de difusión y tratamiento de la Literatura Fantástica: “Umbral”, una revista impresa en formato cuaderno, nacida a fines del año 2012, una nueva alternativa para escritores, comentaristas y críticos nuevos, junto a otros de amplia trayectoria. Umbral también publica autores extranjeros, lo cual refuerza ese carácter mundial que es necesario, muchas veces, en una revista de la corriente fantástica. La publicación es dirigida por Sheila Rodríguez Rocha, quien se encuentra acompañada por otros jóvenes de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos. Umbral nació como parte de un proyecto de un curso de taller editorial. La distribución de los temas es efectiva, incluso se ha escogido en esta oportunidad un tópico central: el vampiro, lo cual es bastante oportuno porque es una figura representativa a la cual es importante mostrarla y estudiarla tal cual es, a fin de romper con ciertos estereotipos mundiales procedentes de obras sin calidad que desmerecen al monstruo, un elemento recurrente de lo sobrenatural. Como ha comentado el crítico literario Elton Honores, en un texto sobre esta revista, en Perú estamos viviendo un nuevo boom de la Literatura Fantástica, una segunda Eda de Oro (la primera se dio en los años cincuenta del siglo pasado). ¿A qué se debe esto? Hay que dejarle esta pregunta a los analistas. Lo cierto es que con nuevos autores, es necesario que nazcan nuevos espacios, y, de este modo, se satisfará la necesidad de una legión de nuevos lectores, a la vez que se contagiará a otros el placer de leer estos temas. Una revista física siempre es disfrutada de una manera especial. Parafraseando una vez más a Elton Honores, el proyecto es ambicioso y, en mi opinión, triunfa. Se ha abierto una nueva senda y se atisban grandes logros. Esperemos que los amigos de Umbral produzcan nuevos números en el futuro y mantengan la calidad. Y ojalá surjan nuevas plataformas, físicas o virtuales. Lectores siempre habrá. Siempre.

Lima, abril de 2013



 Este trabajo fue leído en el Primer Encuentro de Iniciativas Estudiantiles Universitarias 2013 el 18 de abril de 2013 en la Universidad Nacional Mayor de San Marcos.

 

 

 Carlos SaldívarCarlos Enrique Saldivar (Lima, 1982). Es director de la revista impresa Argonautas y del fanzine físico El Horla. Es miembro del comité editorial del fanzine virtual Agujero Negro, publicaciones que están dedicadas a la Literatura Fantástica. Es coordinador del fanzine impreso Minúsculo al Cubo, dedicado a la ficción brevísima. Ha sido finalista de los Premios Andrómeda de Ficción Especulativa 2011, en la categoría: relato. Ha sido finalista del I Concurso de Microficciones organizado por el grupo Abducidores de Textos. Ha sido finalista del Primer concurso de cuento de terror de la Sociedad Histórica Peruana Lovecraft. Ha publicado los libros de cuentos Historias de ciencia ficción (2008), Horizontes de fantasía (2010) y el relato El otro engendro (2012). Compiló las selecciones Nido de cuervos: cuentos peruanos de terror y suspenso (2011) y Ángeles de la oscuridad: cuentos peruanos de demonios (2013). Correo de contacto:  Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla Blog: www.fanzineelhorla.blogspot.com