Claudio

MI HÉROE ES LA GRAN BESTIA POP (Claudio Rojo Cesca)

Godzilla (2014); Dirigida por Gareth Edwards


Todos esperábamos a un monstruo enorme, pesado, con la piel dura y fría de los reptiles y cierta cualidad entrañable de oso de peluche. Todo en una misma cosa. Ahí estaba, de pie, la canción del caos envuelta en rugido, y funcionaba, porque nos quedamos un poco mudos.
Sin embargo, aunque el Godzilla modelo 2014 piensa (se lo ve piola, que entiende cómo viene la mano), su película intenta algo que consigue a medias. Pensar, sí, aunque otra cosa más, que ya les cuento. Leer artículo 

En 2010 Gareth Edwards parió Monsters, una película sobre (¡adivinaron!) monstruos filmada con muy poca plata y mucho corazón. Por ese entonces, la gente andaba con resaca por Cloverfield (2008), el intento de J.J. Abrams (el cerebro detrás de la serie Lost) de crear un monstruo a la medida de Godzilla para la Norteamérica post 11 de Septiembre. Cloverfield tuvo sus aciertos: recuperó la seriedad del género, era mucho más oscura y desesperanzadora que el resto de las películas del género, sobre todo porque se alimentó de la paranoia en la que sumergió Estados Unidos luego de los atentados. Tuvo la osadía, en términos de implicancia política, de descentrar del relato la respuesta militar de USA y contarnos, en su lugar, las peripecias de un grupo de amigos correteando por una Nueva York en estado de emergencia. Entonces, cuando el logro asoma incuestionable, el Monstruo gigante (una amenaza desproporcionada e innombrable) libera un montón de parásitos de apariencia arácniday del tamaño de los perros. Todo se vuelve medio Alien, los túneles de la ciudad, el silencio sostenido a la espera de los bichitos, la idea rota de lo gigante como una potencia que no se puede aniquilar.
Monsters iba por un camino diferente; atendía a la respuesta humana frente al desorden inabordable causado por enormes bestias que prácticamente no aparecen en pantalla. Una bellísima escena, la única donde se puede contemplar a las criaturas durante extensos planos, muestra a dos colosos seduciéndose en una danza de colores eléctricos. Edwards descubría la paradoja de que eso que se avecina y destruye también respira, vive y se reproduce a partir de rituales amatorios. El (ligeramente fallido) rompecabezas del horror de Cloverfield se transforma en una canción de amor que no prescinde de la violencia.
El Godzilla de Edwards hace un poco de ambas cosas. El horror llega bajo la forma de dos seres aberrantes, los M.U.T.O, con una fisionomía más cercana al monstruo aracnoide de Cloverfield. Se alimentan de radiación y se comportan como animales que pretenden sobrevivir. Eso significa que comen y cogen, lo que básicamente hace cualquier otro bicho, incluido el humano. El problema es que también destruyen. El llamado de las criaturas despierta una antigua fuerza del mundo, el tal Gojira, a quien acaban llamando Godzilla, por sus rasgos de gigantesca divinidad. Ken Watanabe, el hombre-expositor de esta fábula, se la pasa diciendo que Godzilla encarna la fuerza natural que pone en equilibrio todas las cosas. Es, en cierta medida, una especie de quimioterapia: destruye la amenaza pero también aniquila lo que encuentra a su paso, aunque sin maldad. Godzilla 2014 March 20 Poster
En el clímax de la película, las bestias se encuentran y desatan en una lucha a muerte. Los humanos sólo pueden dejar el camino libre para el combate, por lo que la lucha militarizada ocurre fuera de campo, casi sin interés. No hay espacio (ni tiempo) para las cosquillas propinadas por misiles y metralla.
Entre los aciertos de esta nueva versión del monigote, en especial si la comparamos con la infame película de 1998 dirigida por Roland Emmerich, se cuenta el retorno a la seriedad. Digo retorno porque no hay, en la Godzilla de 1954, un solo plano destinado al chiste. El respeto a lo bestial se respira en cada secuencia, y eso, en un mundo gobernado por los números de la taquilla, es digno de mención. Edwards se puso serio, sí, pero también mezquinó la imagen del monstruo todo lo que pudo, como el Spielberg de Tiburón, aunque sin el mismotacto para pensar a sus personajes.
Ocurre algo especial con esta película: el monstruo acaba siendo entrañable, pero no así el resto del despliegue. Hay buenas ideas (la puesta en escena, por ejemplo, rinde mucho con elecciones más bien precarias), pero escasa exploración de aquello que se vislumbra como la madre de todas las amenazas. Cuando la promoción del filme comenzó en el primer cuarto del 2013, todo parecía indicar que íbamos a ver (¡por fin!) una salvajada descomunal, la versión completa de aquello que en Cloverfieldy Monsters no era más que un ensayo: violencia y desesperación ante la presencia de algo más grande que la vida misma.
Aquí, en Godzilla, la pequeña escala de la vida se respeta demasiado, y eso, en una película donde tres monstruos más grandes que el Golden Gate se reparten chirlos a mansalva, es una verdadera pena.

Les Etats-Unis et les champions en titre Japon europeenne de l’Allemagne vaincue, respectivement leurs antagonistes et l’Angleterre et s’affronteront dans quelques jours afin de determiner qui des deux aura l’honneur de voir son nom grave sur la base la Coupe du monde 2015 et le retour le livre d’or des Etats-Unis en quatre ans, plus http://www.edrxfr.com/cialis-fr.html cialis france acheter precisement depuis la derniere Coupe du monde final a l’histoire de la competition dans une attente finale jouee en Allemagne en 2011. Meme dans ce cas l’Amerique et Asie se sont battus sans hesitation le droit de gagner la Coupe du monde. Il a gagne le Japon apres un vigoureuse sur jeu 2-2 apres extra temps et termine dramatiquement aux tirs au but.

Así pues, con toda esta situación negativa precio viagra soft 50 mg que envuelve al problema, enfrentarse a la relación sexual puede ser de lo más complicado.

Le chiedo perche ha avuto piu rapporti e tutti senza tutela e mi dice che voleva essere accettata perche si vede brutta e invece con il sesso viene scelta e si sente importante. Ripristinare un’ intesa sessuale nella normale generic propecia comprare online vita di coppia e oggi non solo possibile in moltissimi, se non tutti, casi del genere, ma e anche doveroso nei confronti di se stessi e del proprio partner.