foto 2 Gabriela Aguilera 1

 

                              

                  CON TINTA SANGRE


Por Gabriela Aguilera*

Especial para "Tardes amarillas"


Con el desarrollo de la corriente inglesa, surgieron escritores que por juego, desafíos escriturales o tentativas de explorar un espacio nuevo, publicaron cuentos y novelas que pueden adscribirse al género negro. 

En 1929 ocurrió el crack económico que casi desbarató a Estados Unidos como sistema sociocultural. La especulación de los grandes empresarios e industriales de la época llevó al país a un quiebre institucional sin paragón en su historia. Los hechos de 1929 y las consecuencias posteriores, (listas negras, crímenes, prohibiciones, mafias, corrupción de políticos, jueces y policías, ráfagas de balas, racionamiento, hambre, desconfianza, ineficacia del Estado, cesantía, ollas comunes, muertos a dólar la pieza, etc... ¿les recuerda algo?), fueron acicates para que un grupo de escritores, algunos de los que escribían textos de enigma, pusieran su escritura en un espacio de denuncia y marginalidad. La marginalidad era real: el papel alcanzó precios exorbitantes y los escritores debieron imprimir libros y revistas abaratando costos. Usaron la pulpa de la madera con que se hace el papel, lo que se veía como otra muestra de lo mal que estaba el país. Estas publicaciones estaban al alcance de cualquiera por 10 centavos y se llamaron genéricamente "pulps", precisamente por el material tosco con el que estaban hechas. Más allá de la concreción de una realidad económica en forma de pulps, en la escritura de estos autores había una mirada estética, una postura ideológica y una militancia social. Esta corriente fue denominada Hard Boiled (duro y en ebullición).
La violencia, el cinismo y la derrota fueron leit motiv de las historias publicadas. El detective del Hard Boiled es un looser, un reventado. El David del sistema norteamericano, corrupto y corruptible. El detective/héroe es sarcástico, cínico y un desilusionado. No cree en la justicia pero lucha para que la realidad no sea tan cruel para aquellos inocentes con los que se cruza. No cree en el amor. Cuando le atrae una mujer siempre decide despedirse para seguir su camino en solitario. Arrastra un pasado doloroso en el que no pretende bucear, tiene contactos en el hampa y en la policía corrupta, a veces es alcohólico. La ciudad es el escenario, todo ocurre allí. Los estereotipos femeninos son la femme fatale y la muñeca, abismalmente separadas por una visión machista, las que sabemos, (sobre todo lo sabemos las mujeres), que son dos caras de la misma medalla. El requerimiento básico y clave del éxito de esta corriente es la verosimilitud más que la veracidad. Ésa es la impronta que alcanzó a toda Latinoamérica e influyó a escritores de tiempos posteriores. En el afán por lograr la verosimilitud, los escritores del Hard Boiled usan un lenguaje sencillo y directo, y recogen el slang validando su uso en un contexto determinado.
Así, el Hard Boiled da cuenta de una realidad constatable para cualquiera, (puesto que todos la sufrían cotidianamente), y dejaba en claro que el ciudadano común estaba inerme frente al monstruo devorador encarnado en el sistema. Esa propuesta escritural impactará al género, al cine, teatro, series de televisión de fines de los 50' hasta los 80' y las series y películas del nuevo siglo.
Dashiell Hammett, (ex policía de la agencia Pinkerton y por lo tanto gran conocedor en primera persona de la brutalidad de un sistema injusto), es el escritor más venerado de este grupo y quien crea al detective Sam Spade. Le sigue Raymond Chandler, creador del detective Philip Marlowe y quien se abre con mayor éxito a una escritura en variados soportes: novela, cuento, guión cinematográfico y teatral, radionovela, ensayo, investigación, etc. Chester Himes (ex presidiario y afroamericano), crea sus héroes Ataúd Ed Johnson y Sepulturero Jones, abre un espacio narrativo impensable para la época relevando la problemática racial y deja una huella literaria en la lucha por los derechos civiles que se revitalizará 30 años después. Earle Stanley Gardner crea al abogado/detective Perry Mason introduciendo la formalidad de la ley, cuestión que también relevarán escritores posteriores. Mickey Spillane, (sindicado como el autor de las historias más violentas), crea al detective Mike Hammer, llevado a la televisión en los 80' y sacado del aire por la violencia extrema de sus escenas. Ellery Queen, escritor y personaje creado por dos escritores emparentados entre sí, pone en sus textos el toque identitario.
Estos escritores optan por un contacto genuino y permanente con la realidad social, aunque algunos incursionan en otras formas escriturales. A partir de estas escrituras, se ha dicho que la narrativa negra se constituye como la nueva novela realista con marcada tendencia social.
El Hard Boiled, en mi opinión, es la corriente literaria denunciante que cuenta con la panorámica más amplia, diversa e inclusiva. Releo estos autores y cada vez me gustan más. Desearía que algunos de los modernos y que son best sellers alcanzaran siquiera la mitad de su magistralidad. Lectura indispensable son los cuentos de Chandler y Hammett así como las amenas historias de Ellery Queen. Y por supuesto, las películas en blanco y negro del Hollywood de los 40' y 50' para una tarde de sábado de cualquier fan del género negro que se precie de tal.

 

* GABRIELA AGUILERA V. Escritora y tallerista. Estudió Antropología en la Universidad de Chile e hizo un Diplomado en Estudios Mexicanos en la UNAM, México. Fue panelista estable del programa literario de radio USACH, De Tomo y Lomo, en 2005 y 2006. Desde 2007 es miembro del Comité Editorial de Asterión Ediciones. Ha participado como ponente y tallerista en distintos eventos nacionales e internacionales, en proyectos relacionados con el fomento del libro y la lectura financiados por el Consejo del Libro y en lecturas públicas y conversatorios tanto en Chile como en el extranjero. En 2009 obtuvo la Beca a la Creación Literaria del CNCA. Desde 2007 formó parte del directorio de la Corporación Letras de Chile, organización que presidió en 2011 y 2012. Ha publicado: Doce Guijarros, (cuentos, 1976), Asuntos Privados, (cuentos, Asterión Ediciones, 2006), Con Pulseras en los tobillos, (microcuentos, Asterión Ediciones, 2007), En la Garganta, (cuentos, Asterión Ediciones, 2008), Fragmentos de Espejos, (microcuentos, Asterión Ediciones, 2011), Saint Michel, (micronovela, Asterión Ediciones, 2012), Astillas de Hueso, (microcuentos, ed Scherezade, 2013). Sus cuentos han aparecido en diversas antologías de Ergo Sum desde 1992 y en antologías en España, Chile, Argentina, Estados Unidos, Francia, Venezuela y México. Su nuevo libro está en etapa de edición.