Jaime Muñoz Vargas

 

 

 

 

 

   LLENAR LOS VACÍOS

 

Jaime Muñoz Vargas

 

Ese tipo de verbos no me gusta, pero qué se le puede hacer; alguien los acuña y entran a la conversación o al periodismo sin que haya poder humano capaz de detenerlos. El más feo de todos fue el usado en una campaña de empadronamiento: "fotocredencializar". Espantoso y por supuesto ya extinto. El que me detiene aquí es "ciudadanizar", que es igualmente feo aunque trata de expresar algo digno: la suma y la participación de los ciudadanos en espacios antes sólo cupados por los gobernantes y sus aparatos. 


En países como los nuestros, con lastres atávicos, "estructurales", dejar todo en manos del gobierno ya es inviable. La participación ciudadana es fundamental por varias razones: no sólo porque supone el planteo de demandas nacidas en el seno de la propia ciudadanía, sino porque las viabiliza y muchas veces las opera, esto en todas o casi todas las áreas de la vida comunitaria, como la cultural.
Pongo un ejemplo recién vivido. Ahora que estuve en Buenos Aires fui invitado a varios "ciclos" de literatura. Esa modalidad, llamada genéricamente así, "ciclo", consiste en la organización de lecturas, presentaciones de libros y algo de música. Grupos de amigos arman cada mes una mesa. Los dos conductores dirigen y tienen invitados. Las sedes son cafés, bares, hoyos de la ciudad, espacios privados donde no faltan el trago y la cenita. Ese es el arreglo con los dueños de los establecimientos: el ciclo les acarrea clientes un viernes o un sábado de cada mes. Las convocatorias caminan por las redes sociales y los ciclos más acreditados ya casi ni las necesitan, sólo quizá el recordatorio.
Lo fundamental en este caso es que no son pocos ciclos y que todos son emprendimientos ciudadanos. Para mí es evidente que en materia de presupuesto para la cultura, México es una potencia, de ahí que acá no existan ciclos así como no es tan alto el número de autores que se autoeditan. En el caso de los ciclos que vi en Buenos Aires, es obvio que llenan una zona sin cobertura gubernamental.
Pero aquí y allá, los ciudadanos deben participar de alguna manera en el espacio público, cada uno según sus intereses o apetitos. Es el caso del ciclismo visible aquí, en La Laguna. No se trata sólo de una práctica deportiva y/o recreativa, sino de una respuesta ante el secuestro del espacio público debido al miedo provocado hace poco por la hiperviolencia. De una manera abierta, contundente, los ciudadanos hicieron su parte, se organizaron, salieron a la calle y allí siguen. Es una pequeña pero muy significativa victoria en una realidad atestada de males.

Publicado en el blog del autor Ruta Norte Laguna (http://rutanortelaguna.blogspot.com.ar/) el día 8 de agosto de 2015

 

JAIME MUÑOZ VARGAS 3*Jaime Muñoz Vargas. Escritor. maestro, periodista y editor mexicano. Entre otros, ha publicado El principio del terror (novela, 1998), Juegos de amor y malquerencia (novela, 2003), Filius (poesía, 1997) El augurio de la lumbre (cuento, 1989), Tientos y mediciones (periodismo, 2004), Monterrosaurio (cuento, 2008), Nómadas contra gángsters (periodismo, 2008), Leyenda Morgan (cuento, 2009) y Parábola del moribundo (novela, 2009); algunos de sus microrrelatos aparecen en la antología La otra mirada (2005) publicada en Palencia, España. Ha ganado los premios nacionales de Narrativa Joven (1989), de Novela Jorge Ibargüengoitia (2001), de cuento de San Luis Potosí (2005), de cuento Gerardo Cornejo (2005) y de novela Rafael Ramírez Heredia (2009); Textos suyos se han publicado en México, Argentina y España. En la actualidad administra su blog http://rutanortelaguna.blogspot.com