POEMAS MAURICIO GONZÁLEZ FAILA

Selección de textos: Mariano Cuevas

 

La Paz

Vuelvo en el ómnibus,
allá lejos han quedado Pozo del Castaño, Puesto de Santos Lugares...
...atrás el día,
ahora la noche me recibe en La Banda,
se asoman ya las luces de la ciudad,veo:
nueve y media de la noche marca mi reloj,
y el cansancio me invade.
Bajo del ómnibus,
tomo el que me lleva hasta casa,
con los ojos entreabiertos percibo:
los carteles con propagandas,
los kioscos,
el encanto del casino,
el rodeo de la Plaza Belgrano,
y lejos ya el Puente Carretero,
el río Dulce,
y fuera de ésta dimensión,
vos:
el fuego que abriga.

 

señales en el laberinto
es caminar,
en el centro y los márgenes,
encontrar un signo,
una fuente,
la palabra con que nombrar ésto:
el fuego recorriendo todo,
la tormenta mojando mi tierra,
el papel,
la pared,
la piel que te nombra,
los ojos que te recuerdan,
y ésta inquietud,
mensaje constante en las cartas.

 

un par de cuestiones(breve lista)
escribirás el poema y seguirás andando,
mirarás el cielo,
la tierra,
el libro,
un amigo,
el cigarrillo,
y ahí va a estar ella:
toda oscura,
luminosa,
desbordada de tranquilidad e impaciencia,
diciéndote al oído,
poemas del viento,
verdades del fuego en tu mirada.

 

la función

por una calle sin luz camino
voy silbando
levanto el cierre de mi campera
me detengo
en el pasado
un río caudaloso
en el presente
afiche de la película de siempre
intemperie
ilusionismo en palabras.

 

Vital
El fuego que nos ha encontrado
en éste punto del universo
dejamos los miedos
somos esencial y eternamente nosotros
los amados por el tiempo
derribando paredes podemos vernos
esto que somos
los unos dentro del todo
las luces
tenues
oscurecidas por tu mirada:
la única verdad.

 

redes de un posible paraíso
Palabras como las paredes
cayéndose todas
las órdenes celestiales
las aguas universales
apenas un arroyo
el recuerdo de lo que no es
ni será
la realidad del mar
y el sueño de una voz
en la proa de la vida:
el fuego,
la dulce fruta juventud.

 

lo tuyo y algo más.
qué ciudades,
qué mundos hay,
en esa mirada:
un puente y la calle,
los oscuros sótanos del alma,
una sonrisa escondes,
grácil estatua,
fotografía de lugares lejanos,
veloces casas de un barrio inmóvil,
agua sos,
viento norte en el monte.

 

Bienvenida

la luz del fuego,
la eterna sensación de estar planeando en el cielo,
de contemplar ésta ciudad,
tu corazón, a través de la mirada,
paisajes,
infinitos:
mares,
salinas,
llanuras,
ríos, cerros,
el monte...

...vos,
la parte,
del todo,
la variante y la regla.

 

circunstancial eterna
es fuego y agua,
el cielo y los confines de la tierra,
los ojos más tiernos,
los diabólicos,
días celestes de horas infinitas,
las hojas donde escribes:
el poema,
el ser de las cosas.

 

1

te recuerdo,
apoyada en la pared
(y a la sombra)
fumando,
mirando la calle,
el sol que nos quema,
nos desarma:
la piel,
el alma,
viaja,
se desata,
regresa a la trama en un punto,
se clava en tus anteojos,
el verso,
bendición,
fórmula clara,
lo que es,
lo que recuerda,
del sueño,
del insomnio,
del aljibe,
agua fresca trae,
memorias del futuro.

 

 

 

MAURICIO GONZÁLEZ FAILA

 Mauricio González Faila, nacido en Santiago del Estero en 1982. Cursó sus estudios primarios en secundarios en la misma ciudad. Es docente del área de filosofía ytrabaja en los departamentos Moreno y Loreto. Integró diversos grupos literarios, ha publicado en medios locales: Nuevo Diario, El Liberal, El punto y la coma. Administra desde 2007 los blogs: www.poemascasigrises.blogspot.com y www.ciudadpoema.blogspot.com, donde publica obras propias y de otros autores. Asimismo, participó de Antología del microrrelato y de Antología Literaria 2011. Para promocionar sus poemas publica los folletos en una serie titulada "Poesía a la intemperie", que se reparte en forma gratuita en bares, universidades y en la calle, y que en dos números fue ilustrada con fotografías de Daniel Auatt.