POEMAS DE RUBÉN ANÍBAL COSTILLA

                  Selección de textos: Verónica Sotelo

 

 

CURACIÓN DE LA FIEBRE DE SER SANGRE

 Acierta mi cerebro

a encontrar el mapa del miedo
de no tenerte.
Inauguración del sacrificio
al borde de la delectación,
soñando entre los senos del silencio
de tu ausencia despierta.

 

Mi queja me viene a buscar
en el camino acuchillado.
Yo quería bajar por tu sangre mensual
para liberarme de mí,
y abrir los ojos levemente...

 

Llego al silencio
para enterrar tu muerte poquita.

 

Y entonces soy saliva
de esa herida tuya,
una fuente de perfume
entre los muertos.

 

 LA HISTORIA ALEGRE DE LAS REINAS

Ahí vienen mis amantes,

mis negras floridas:
babean a destiempo su sopita del mediodía elástico,
huelen pucheritos sin grasa, sin malas ideas,
babean sus risitas de dibujos animados,
sus culos internéticos postean mojadas pecas veraniles.
Son niñas mis negras, son colegialas, son modelos,
flacas máscaras de la novela de la siesta,
desmayos polvorientos acordes a la estéril edad simiesca.

 

Ahí llegan mis negritas buenas
moteadas de luna sus claras polleritas;
son bellas como la sarna de los perros que mueren en las avenidas,
limpiaparabrisas de la visión ciudadana,
son mascaritas de mi fiebre adolescente abatida.
¡Cuánto las amo a mis reinas,
negras bandoleras de mi suertudo corazón!

 

Desfilan, modelan cinturitas televisivas dibujadas al carbón
sobre los campos muertos, sin árboles, sin pájaros redentores del viento,
sin savias delirantes y sin aromas;
coronitas de soja sobre sus cabezas de abejas proletarias,
mueven sus ojillos lechosos y ríen,
carcajean la desnutrición danzante
en el muladar campesino.

 

Cuánto las amo mis sapas negras,
enviolinados gorriones del día gigante.
Cuánto las amo, garrapatas de mi lujuria otoñal.
Cuánto las amo mis chuecas olorosas,
estudiantes del baile epiléptico.

 

Ahí vienen mis negras
cantando la historia alegre.
Ya vienen las negras,
encarcelados carbones de la fortuna nuestra.
Ya vienen las negras:
- A un lado secos del olvido.
¡A un lado! ¡Pasen, pasen, adelante las Reinas!

 

Yo cerraré los ojos
hasta que pase el desfile,

  

IRREVERENCIA DEL SER CEGADO DULCEMENTE

 Ella es

una angelical posibilidad
de adornos:
indescifrable contemplación.
Un relámpago de agua
en la noche salada,
una rosa llorona
y permanente.

 

Ella es la luz
de mi ceguera apocalíptica.
Y en este instante buscador
mis manos se adentran en la cordura
de las cóleras.

 

Resignado este anhelo de gloria
se me verá por los cielos.
Los lechosos ojos abiertos como días,
olvidado de mí,
bellamente vivido.

  

VOLVER DE DÓNDE 

Cómo volver a ser niño.
Perdí mis sueños: un gusano me arrastró hasta la melancolía,
arenosas manos quemando mis instintos,
un mar como un vino hirviendo en la flojera de mis anhelos,
manjares de la risa, un idiota hermano de mi sino,
una buena estrella creciendo para afuera de mis nervios,
alegre adoctrinamiento de las penas que vuelven risueñas.
Cómo volver del delirio.
Siempre volvemos para la injusticia,
precaria añoranza de la bondad,
Inocente patraña este infantil recuerdo.
Cómo volver desde nosotros.
Venimos rodando hasta el presente veloz.
Venimos muriendo desde la nada.

  

A RESGUARDO DE MIS SÚPLICAS 

Tienes un corazón que es una boca de fuego
adherida al dolor y a las leyes esquivas de la siesta,
y sale tu cuerpo en peregrinación
por la senda libre de la sustancia,
vuelve grácil y se desliza por el contorno azul de la muerte,
es una locura y un deleite
toda la incertidumbre
de solo ser
una fatiga recorriendo el universo.

 

 

 

ANÍBAL COSTILLA

Rubén Aníbal Costilla nació en El Mojón (Departamento Pellegrini, Santiago del Estero, República Argentina) el 14 de noviembre de 1980. Es Licenciado en EGB y escritor. Ha incursionado en poesía y cuento. Textos de su autoría figuran en diversas antologías santiagueñas y argentinas. Recibió importantes distinciones por sus escritos en la provincia y el país. También escribe letras para canciones folklóricas relacionadas con problemáticas campesinas. Publicó Mojonerías (poesías) en 2008, Historias del Vacío (2009), El árbol de los pájaros secos (2011). Tiene textos inéditos entre los que podemos mencionar Escritos para la noche azul (poesías) y Mojonsúpay (narrativa sobre mitos y leyendas pellegrinenses).