Bentivoglio

 

   The Atticus Institute

 

Alejandro Bentivoglio*

Especial para Tardes Amarillas

 

Dirigido por: Chris Sparling
Producido por: Peter Safran
Guión de: Chris Sparling
Protagonistas: William Mapother, Rya Kihlstedt, John Rubinstein.
Usa.
92 minutos.
2015.

 

Chris Sparling, quien fuera en 2010 guionista de la genial Buried, escribe y se pone al mando de la dirección de este film mockumentary o falso documental. En este caso, se muestra la actividad del ficticio Instituto Atticus, el cual se dedicaba al estudio científico de lo paranormal. 


Pese a que no ha tenido gran repercusión, resulta ser una de las mejores películas de este subgénero del terror que no ha parado de crecer desde el éxito en 1999 de El Proyecto de la Bruja Blair (resulta poco relevante la distinción entre mockumentary y found footage ya que con el devenir de los años ambos subgéneros se han casi fusionado tanto en sus recursos cinematográficos como en la denominación que críticos o aficionados le dan a los films de estas dos vertientes del terror).
A diferencia de otras películas que pretenden ser falsos documentales pero apenas si logra recrear la atmósfera de un documental, The Atticus Institute, sí se muestra como un documental que podría ser perfectamente real. Usando recursos fílmicos que bien podrían verse en uno del Discovery Channel y recurriendo al uso de datos y videos que no son ficción, el resultado final es de una enorme verosimilitud. Cualquier interesado en la parapsicología que usa métodos científicos y, que no recae en la superstición, notará que la terminología y los experimentos que se muestran son los usados en la década del 70 (la película transcurre durante 1976), además de casos reales como el de Nina Kulagina, una psíquica rusa que ha sido estudiada durante años por científicos del todo el mundo sin que se pueda saber con certeza, hasta el momento, si realmente poseía los poderes que aseveraba o si se trataba de un elaborado fraude. De hecho, alcanza con poner su nombre en youtube.com para encontrar los mismos videos que se muestran en la película (tal como hizo la película Shadow People, otro falso documental que recurrió a intentar la mayor veracidad posible para crear una atmósfera específica).
Para el argumento de la película se usa un personaje ficticio que será el centro de la atención de los investigadores. Judith Winstead una mujer que es ingresada por su hermana para una evaluación. Al principio aparentará ser una psíquica con poderes más allá de lo imaginable, pero luego, sus actos y revelaciones mostrarán que algo más se oculta en su interior.
Será allí cuando uno de los investigadores recurrirá a los militares y pronto el propio gobierno de los Estados Unidos participará de los experimentos. Como anticipa el afiche de la película, los poderes de Judith provienen de una posesión, que el gobierno intentará dominar para usos militares.
La película va mostrando cómo crece el poder de Judith y cómo esto transforma, perturba y degrada a los investigadores, especialmente al director del instituto, Henry West.
El gran acierto de la película es el realismo documental, el uso de fotografías y videos que recrean la década del 70 y la inquietante y sobresaliente actuación del personaje de Judith. El cual, va de menor a mayor, aumentando la atmósfera perturbadora que se transmitirá a los espectadores sin necesidad de grandes efectos visuales, sonoros o golpes bajos de guión. El mal, inespecífico, sin nombre (algo que Sparling desarrolló en dos películas anteriores: Buried, donde apenas se tienen datos de quienes secuestran al protagonista, o ATM, donde un misterioso serial killer anónimo persigue a un grupo de amigos sin que se sepa nada de su naturaleza o propósito), termina acaparando la pantalla, dominando las sensaciones y emociones de todos los personajes, creando una película correcta, que no decae en su clima y que mantiene la atención del espectador durante su duración.

 

*Alejandro Bentivoglio (Avellaneda, provincia de Buenos Aires, Argentina, 1979) Poeta y microficcionista argentino es un apasionado del cine y de la música. En su rol de escritor ha publicado numerosos libros de microrrelato entre los que podemos destacar Revólver Y Otras Historias Del Lado Suave (2006, Letras del Sur Editora),Dakota/Memorias de Una Muñeca Inflable (2008, Letras del Sur Editora), Mágico Histérico Tour (2011, Macedonia Ediciones),Vértigo Verbal del Suicida Reincidente (2011, Macedonia Ediciones). Además integró más de una docena de antologías relacionadas al género, entre las que se destacan: El Límite de la Palabra (Antología del microrrelato argentino contemporáneo), España, Editorial Menoscuarto, 2007 (Edición de Laura Pollastri), Grageas, 100 Cuentos Breves de Todo el Mundo, Buenos Aires, Ediciones Instituto Movilizador de fondos cooperativos C.L., 2007. (Selección de Sergio Gaut vel Hartman), Comitivas Invisibles, Buenos Aires, Ediciones Instituto Movilizador de fondos cooperativos C.L., 2008. (Selección de Raúl Brasca y Luis Chitarroni).

Este artículo fue escrito para su publicación por Tardes amarillas. Los derechos son propiedad del autor.

 Los datos biográficos del autor se obtuvieron de la página de Internacional Microcuentista en el siguiente link:

http://revistamicrorrelatos.blogspot.com.ar/2013/02/breve-entrevista-alejandro-bentivoglio_14.html