RETRATO DE TOÑO EN CHACO 

 

 

 

   

 

      LA PROFUNDA LITERATURA DE IVO MARROCHI

 Antonio Cruz*

 

A nadie escapa que, en este mundo fugaz, apresurado, veloz y fragmentario en que vivimos, el minimalismo se ha vuelto una manifestación muy importante de la literatura. Y al hablar de minimalismo no hacemos referencia solamente al microrrelato (o la minificción o como quiera llamársele) que ha logrado ganarse un espacio importantísimo sino también a otros tipos de textos breves como los haikus (que han vuelto a la palestra poética de este tiempo sino también a los aforismos que, si bien nunca perdieron su importancia, a la luz de las nuevas tendencias en las redes sociales se ha vuelto a posicionar como una forma literaria que tiene no solamente cuantiosos cultores sino también un número cada vez mayor de lectores. En realidad, se desconoce la causa más importante de este renacimiento del aforismo. Algunos estudiosos no dudan en afirmar que la llegada de Twitter (con su limitada cantidad de caracteres para escribir), sería una de las razones de mayor peso pero curiosamente, yo me quiero referir a un autor tucumano, que, si bien es reconocido en su provincia, no cuenta con el predicamento que merece en otras geografías: Ivo Marrochi. 


Comencé a interesarme en Ivo Marrochi, cuando en unas jornadas realizadas en San Miguel de Tucumán, en el año 2011, en la mesa de venta de libros, observé con sorpresa que los dos únicos ejemplares que había del autor (Uno de COEXISTENCIAS, una colección de prosas poéticas que, a pesar de que presentan en su estructura los elementos necesarios de la poiesis para ser reconocidas como tales, también pueden ser interpretadas como verdaderos aforismos escritos en clave poética lo que hace más sugestivo y más interesante su lectura. El otro, de un pequeño libro de apenas 74 páginas HOMOGRAMAS II que contiene textos que para Oscar Caeiro serían «Ejercicios de observación, ejercicios de pensamientos, ejercicios de lenguaje» y remata diciendo «Un escritor que conversa en frases breves, que se queda pensando y deja pensando»
Por supuesto pude comprarlos por un precio más que accesible y su lectura devino en una valoración superlativa ya que ambos libros, más allá de la forma escrituraria que ande en su corpus, los textos que contienen no pueden sino ser catalogados como aforismos.
No haré en esta nota consideraciones académicas acerca del aforismo sino de manera muy general para orientar al lector desprevenido. De acuerdo a una de las definiciones que más me han gustado, un aforismo es una expresión sucinta que se realiza para enunciar un principio o una opinión. Por lo general, esta opinión o este principio son comprendidos y aceptados como si se tratara de una verdad universal.
Según varios textos a los que he podido acceder en la red, un aforismo, puede ser una sentencia, un proverbio y hasta una máxima cuyo objetivo primordial es inculcar cierto sentido de sabiduría.
Otra de sus características es que los aforismos son, generalmente, ingeniosos y lacónicos y frecuentemente, subyace en ellos cierto tono autoritario.
Pero más allá de las consideraciones de estudiosos y eruditos, los principales objetivos de esta nota, pasan por rescatar la figura de Marrochi por la profundidad de sus textos y rescatar su figura como escritor de fuste y tratar, mediante mi humilde aporte, de que se rescate la obra de Marrochi y se le dé mayor difusión a su obra.

 

Textos de Homogramas II

 

 100 7401

 

Nadie más parcial que un totalitario.


Toda discusión sobre la caña hoy ya suena a hueca.


No hay peor premio que recibir un consuelo


Con una poetisa novel nace una nueva temática


Ciertos historiadores han superado la relatividad: Contraen el tiempo universal en 80 páginas.


Entre Mahoma y la Montaña hay litigios de visitas.


Paradoja cultural: A certamen concurrido, primer premio desierto.


No joven: "El Alcalde de Zalamea" nada tiene que ver con un alcalde salame.


Una huelga de peluqueros es un acto a contrapelo.


Bíblica I. ¡Que la Drerecha no sepa que la izquierda la añora!


Bíblica II ¡Que la Izquierda no serpa que la Derecha la Precisa.


Descripción: Toda descripción se coloca fuera de las palabras.


Creador auténtico: Aquel que imagina mucho de o que ha vivido y que vive mucho de lo que ha imaginado.


Toma de conciencia: Término pomposo con el que designamos la extensa facultad de excusarnos de nuestros actos a posteriori.


Ventana: Ojo abierto al mundo, actualmente reemplazado por la Televisión.

 
Resultados a la vista: No hay otra forma de mirar el mundo que como el remordimiento de los hombres.

 

 

TEXTOS DE COEXISTENCIAS

 

COEXISTENCIAS 1 


Verbales

 

 
navegar aguas torvas
curvando el presente

 

exigirle a la luz
su misterio de sombra

 

trabajar al guijarro
hasta pulirlo en gota

 

llenar el ánimo
despoblando el vacío.

 

crearse un minotauro
en el fondo del tímpano.

 

 

Tercetos

 
Unir los puntos
dispersos en el espíritu
y crear presencias.

 

Deshabitar la sangre
demasiado densa
que demora a los peces

 

Medir con el vértigo
las honduras que abarcan
las parábolas

 

Eternizar la magia

descubriendo los símbolos
que tallará el futuro

 

Agotar las vetas
de la luna prístina
hasta lavar ausencias.

 


Ivo Marrochi2 Héctor Ivo Marrochi (Santa Fe- Argentina (1933) Tucumán - Argentina (4 de octubre de 2009) fue un escritor de sólida formación intelectual. Durante su larga trayectoria, publicó numerosos libros, orientados a diversos géneros. Además, fue editor y jurado en concursos literarios. Incursionó en la poesía, el cuento, y el ensayo. Ganó numerosos Lauros, tanto en Tucumán como en el resto de la geografía nacional y también en el extranjero. Entre sus sus libros destacados podemos mencionar a "Lord Cachorro", "Los habitantes del siglo", "Cuentos de sombra y luz", "Coexistencias" y "Homogramas". El autor recibió en 1982 la medalla al mérito de parte de la filial Tucumán de la SADE y en 1994 fue declarado "Escritor del año, por la Dirección de Cultura municipal.

 

 

*Antonio Cruz: Director de tardes Amarillas