Presentación2

      INÉS SE TURBA SOLA Y LOS LECTORES NOS TURBAMOS CON INÉS


Por Hugo Horacio Soria

Especial para Tardes Amarillas


Trabajar en una revista de cultura suele tener una serie de ventajas; entre las más importantes, por llamarle de alguna manera, está la posibilidad de leer un montón de libros que están en la biblioteca de nuestro director y, por qué no decirlo, también tener acceso a las últimas novedades en edición de libros ya que muchos autores envían de obsequio a Antonio, sus nuevos hijos literarios y este, lejos de ser egoísta, no solamente nos permite su lectura sino que, muchas veces, en la lectura del material que tenemos que hacer para cada número, puede ocurrir que alguno de nosotros, (en este caso y por primera vez este servidor) quede encargado de hacer la reseña de alguno de los libros que recibimos y que quieren que les diga... Es un hermoso desafío. 


En esta oportunidad, el libro a reseñar es Inés se turba sola del mendocino Ricardo Bugarín. Por supuesto, que nadie piense que haré consideraciones académicas acerca del microrrelato. He leído tantos artículos desde que estoy en la revista que doy por sentado que las cuestiones canónicas ya han sido tratadas con suficiente autoridad por otros escritores. Entonces pues me referiré con exclusividad a las cuestiones inherentes al libro.
Ricardo Bugarín, nacido en 1962 en general Alvear, Mendoza, Argentina es dueño de una vasta trayectoria en la literatura. Desde que publicara Bagaje (Poesía-1981) pasando por la edición de Bonsái en compota (Microficción, Macedonia ediciones 2014) hasta este Inés se turba... han pasado muchas cosas. Por ejemplo, que ha sido incluido en numerosas antologías, que ha publicado en periódicos y revistas especializadas y que textos de su autoría han recorrido otras geografías como Ecuador, España, USA, Venezuela y Uruguay pero se me ocurre que lo que más llama la atención es que, además de escritor es investigador y promotor cultural.
Inés se turba sola, el libro en cuestión, es un conjunto de microrrelatos en el que, la principal característica es que, sin perder un gramo de su sentido canónico como microcuento o minificción o como quiera llamársele, no se queda abrazado a las formas más tradicionales en las que generalmente los autores (al menos la inmensa mayoría de los que he leído) juegan permanentemente con la intertextualidad. Los microrrelatos de Bugarín tienen mucha más relación con el devenir cotidiano. Prácticamente no recurre a textos antiguos y no tan antiguos para ir gestando sus propios textos sino que aborda con una mirada crítica no exenta de humorismo unan serie de temas que van desde el francamente satírico hasta algunos que se manifiestan con mayor mordacidad y mucho sarcasmo. De manera alguna significa que Bugarín renuncie a la intertextualidad. Lo que digo es que recurre con menos frecuencia que otros autores porque los temas que trata, tienen mucho que ver con el devenir cotidiano.. Con los avatares de muchos de nosotros en cada día de nuestra vida y, obviamente, no necesita recurrir de manera frecuente a dicha figura retórica. Inés se turba sola
Los más de cien microrrelatos que componen el libro, prácticamente, no dejan ningún tema sin tratar, desde el amor al odio, desde la rutina a la sorpresa, desde una mirada al alma a la superficialidad sutil y muy bien manejada, en fin, todas aquellas cosas absoluta y totalmente cotidianas rutinarias en la vida de los hombres. Pero si creemos que todo termina aquí estamos demasiado lejos de la verdad, porque el mayor mérito no está determinado por la elección de temas, sino, fundamentalmente por la pericia en el manejo del lenguaje, para exigir la reflexión del lector cuando corresponde y arrancar esa sonrisa cómplice cuando él lo cree necesario.
Esto, que a prima facie parece una entelequia, o una mirada excesivamente benévola acerca del libro queda demostrado desde el título mismo. Lejos de las infinitas denominaciones que han usado miles de autores a lo largo y ancho del mundo para advertir al lector de la brevedad de sus textos, Bugarín hace una mínima (valga la concisión de mi expresión) digo, hace una mínima referencia en una casi escondida pestaña a la izquierda y arriba en la que apenas cita: Microficciones.
Párrafo aparte para la edición del libro. A pesar de que no tengo edad para decir este tipo de frases hechas y caer en lugares comunes, Macedonia Ediciones se parece mucho a Gardel... Cada día edita mejor. En la biblioteca que hemos ido armando para la revista, predominan las editoriales independientes y de baja tirada (la peruana Micrópolis, la chilena Sherezade, la de Tucumán Aguja de Buffon) y por supuesto Macedonia, ya que siempre es preferible el circuito under al de las grandes editoras que se quedan con la parte del león y dan a sus escritores los dientes del ratón y he aquí que hemos notado un crecimiento muy sostenido en calidad de edición y por supuesto en la elección del material a publicar en todas ellas.
Inés se turba sola tiene una presentación impecable, muy bien cuidada, con una prolijidad digna de elogio, sin dejar de mencionar que la ilustración de tapa del artista Osvaldo Chiavazza y el diseño deportada, exceden con largueza lo que podría esperarse de editoriales independientes.
En conclusión... Un libro que no solamente sirve para leer una vez y colocarlo de adorno en nuestra biblioteca sino para releer de vez en cuando y disfrutar de esos pequeños textos de terminan siendo grandes... Muy grandes.

 

Inés se turba sola (Microficción) Ricardo Bugarín, Macedonia Ediciones 2015

 

Ricardo BugarínRicardo Bugarín Nació en 1962 en general Alvear, Mendoza, Argentina, donde reside actualmente. Es escritor, investigador y promotor cultural. Publicó Bagaje (Poesía, 1981) y Bonsái en compota (Microficción, 2014, Macedonia Ediciones). Textos de su autoría han sido incluidos en antologías argentinas e internacionales. Diversas publicaciones periódicas y revistas especializadas han publicado trabajos suyos como es el caso de Suplemento Literario de Diario La Prensa de Buenos Aires y la revista Letras de Buenos Aires dirigida por Victoria Pueyrredón, entre otras ediciones argentinas. También ha sido publicado en Ecuador, España, USA, Venezuela y Uruguay.