NATALIA INGRID LAINI


                     Comentarios: Antonio Cruz

Especialpara Tardes amarillas

                                                    

 

                                                                    naty Laini

 

 



Cada vez que tengo que hablar o escribir acerca de la poesía joven de Santiago del Estero, no puedo dejar de recordar tres cosas y por supuesto termino hablando siempre de lo mismo, así que a riesgo de aburrir a los lectores, recordaré esas tres cosas. La primera es un artículo periodístico que escribí para uno de los matutinos de Santiago del estero que generó varias polémicas a raíz de la posición de algunos poetas de generaciones mayores acerca del valor de la poesía joven. Yo terminé aquella disputa con una conclusión. El mundo cambia, la sociedad cambie, los lenguajes poéticos evolucionan y la poesía que se escribe por estos tiempos utiliza códigos lingüísticos diferentes por lo que no puede no ser comprendida en su totalidad por los lectores mayores de cuarenta o cincuenta años. La segunda es haber leídos dos notas que me impactaron, una de las cuales sostenía (probablemente con justa razón) que la principal causa del renacer de la poesía en este primer período del siglo XXI es la difusión en Internet. No creo que quienes sostengan eso, aunque personalemnte creo que hay varias razones más.
Natalia Ingrid Laini (su nombre de pila) escribe de manera regular en las redes sociales y, a pesar de que, es prácticamente el único espacio donde se la puede leer, su poesía ya merece ser tenida en cuenta. Bajo los seudónimos de Nastenka de Fiodor o Polina Suslova, circula cotidianamente por las redes dando a conocer entre otros muchos avatares, sus textos, algunos de los cuales (de excelente) factura pueden llegar a conmovernos y sin ninguna mojigatería se le anima hasta a escribir prosa poética llena de sentido. En esta nota, una breve muestra de sus poemas.

 

 
CUERPO I :
Como un fénix derrotero
un voraz sentimiento de fracaso.
Mi cuerpo:
Decrépito y cansado,
prisión intrínseca, voraz.
Quiero escapar.
No hay alas.

 

CUERPO II:

Cambiar:
La boca por intenciones,
las manos por ilusiones,
los pies por alas,
la belleza por quebranto
y quemar lo manso.
Tantear los tejados, el cielo,
La distancia.

 

LLUVIA:
Cuando llueve inesperadamente en la noche
lluvia que se desprende de algún acuario latiente,
de alguna cisterna criptohìdrica

y flores bucean claroscuras con aroma a tinta de humedad...
Lluvia desesperada,después de la vuelta,
cerca de entrar al sueño,
en el ventiluz del baño, en el incendio de las sombras.
Lluvia sintonizando el radioactivo silencio
arrasado en la tierra, perimido en el cielo
en audio ciudadana de radio aerobrisa
y trayendo noticias naturales.
Lluvia que se presenta y acaricia,
cosquillea, perfora, agujerea, filtra.
Entonces dejo las ventanas abiertas
de mi cuarto oscuro vulnerable a su pleamar
y el xilofòn de la lluvia me re pinta los cuadros
Los árboles lamen de frescura mis ojos
ensangrentàndolo de oxigeno y natura.
Ya el pecho rosado encandila con sus clarines de nubes
una sinfonía oceánica en la saciedad baldía.
Menguàndose,la purpurina de agua satinea la grisitud senecta y dolida de los muros.

 

MÁSCARA:
("Yo no postergo mi amor ante ninguna plaga moral")
Lástima las mentiras distraídas,
mentiras bostezantes, incógnitas
mentiras concupiscentes, mentiras coito.
Asco las mentiras trastornadas, enfermas
las débiles, cobardes deshonestas.
Mentiras silenciocito de complicidad,
silenciocito de mimo.
Mentira pornográfica, pobre mentirita
de cabello largo, corto y nalgas con perfume aguamar.
Las mentiras maquilladas, mentiras collage,
mentiras de farándula, películas de mentiras
que se mueren de excusas, olvido
gangrenadas e intranquilas mentiras
sin conciencia, sin antídoto que les limpie el almita,
pobres bípedas ambulantes, franeleadas hasta el éxtasis.
Prostitutas re fornicadas y amadas
mentiras araña con cánceres de alcohol
en alguna casa abandonada, sanatorio fundido
sin poder sacar los tumores, los lunares, los artilugios literarios.
Yo las amo, las vacuno
porque mentiras, yo también les miento.

 

DESTETE:
Nunca llegué a su corazón. Nunca descongelé esa fría vianda de microondas. Cuando se me ocurría llorar, me miraba, desconcertado, con ojos de pollo de granja. Mis reacciones estaban fuera de su repertorio. Amar, creer en algo, tener coraje eran verbos inconjugables en su paradigma de egoísmo. A veces me daba pena. Vivía en un bucólico paisaje de porcelana. Admiraba las poses y los detalles vacuos. Las personas que vivían en portarretratos aguantando la respiración para que el corsé de humanidad no reventara en tripas de modales, eran su debilidad. Le gustaba hablar de él mismo, sobre todo admirarse. Pero nunca elogiar, nunca ser sensible al dolor o al triunfo ajeno. Supe después, que se debía a que sus anchuras tenían sangre de pato. Nunca discutimos; mis monólogos recibían oídos amables y lacónicos; mientras traspiraba hedores nauseabundos .Nunca pudo conmigo; era demasiado alboroto para su pétreo yeso.(Yo buscaba a Hércules y me encontré con Paris).Lo que más me molestaba era su interés en hablar del clima y que fuera feliz en un corral de gallinas perfectas. Supongo que era inocuo y el error, netamente mío. Lo suyo era descongelarse a fuego lento. Y por eso no se quedó conmigo.

 

JAULA PARA RATAS:

Tengo esta
jaula para ratas
en donde
sòlo puedo correr.
Ciudad sin esquinas
con abrazos mutilados.

Aullidos filosos.
La jaula, cerrada.
Habitada por sueños ajenos,
bordes ansiosos
como las manos
de un ciego.

 

MUDANZA:
Lo decidió el mismo día que desempolvó su micromini roja y fastidiada se puso las botas largas (qué mierda importaba que sea verano, que no combine con su remera y ligas negras): iba a ser una mala escritora. No. Mejor: iba a poner todo su empeño en escribir sólo cagadas dignas de nombrarse en una antología de cagadas.
Se había hartado de sus compañeros de carrera, con sus miradas intelectualoides, de su madre que esperaba lo mejor de sus letras, de su hermana y esa enferma competencia, de ella misma y esa morbosa exigencia que la entregaba a un vacío aterrador e insoportable. Se iba a cagar en La Gramática, en La Retórica y La Estética. Le importaban tres pitos si su ortografía no estaba en perfecta armonía con El Orto de algún lingüista francés amargado. Simplemente iba a escribir diarreas abominables, hipérbatos detestables, comparaciones endémicas.
No sabía por qué se había empeñado tanto en gustar, gustarse, gustar...le, al fin y al cabo mientras se miraba al espejo descubrió que detrás de esa imagen de puta liberada había una venganza , un corte de manga para el imbécil al cual ella, ciega de amor, antaño había escrito los más bellos poemas, había entregado su alma de fiesta, su vida, sus horas lacias.
Miró otra vez el espejo, deslizó una mano hacia su pubis y clavó su mirada en su dopelgänger, sos hermosa te cogería entera ahora...Realmente no servía para esto. Ser puta era un laburo respetable y enérgico no apto para mediocres; en fin, trataría con lo de escribir bien feo y mandarle sus poemas de protesta para destacarle que ella también podía ser bien bruta como una col, o como él que era lo mismo.

 

MICROPOSTALES INSANAS

I

La niña escarabajo se desperezó y sacó su piloto. Afuera llovía y tenía miedo de que el frío le congelara la conciencia. Salió y empezó a empaparse. Los recuerdos se habían podrido.

II

Él quería algo especial y al fin se decidió por un cuchillo de cocina. Era un regalo de bodas asi que no tuvo reparo en comprar el mejor acero que encontró en todo el bazar. Cuando llegó a su casa sacó el cuchillo y lo observó. Realmente entraría con facilidad en su esposa.

 

 

Nastenka por Polina
Gregorio Samsa vive dentro de ella desde el 25 de septiembre de 1981.A veces sale, a veces no. Gitana de diversas carreras, finalmente se recibió de Profesora de Lengua y Literatura para nivel medio. Odia contar ovejas. Ama la etimología y los días soleados con frío. Es madre casi todo el tiempo. Cuando está en paz, no sirve. Es caos y le gusta.