Get Adobe Flash player

 

 MARIANA LUCATELLI

 

          PSICOLOGÍA Y LITERATURA

Por Mariana Lucatelli*

Especial para Tardes Amarillas.

 

Los estímulos fueron varios. Primero la conversación durante la internación de mi esposo en un sanatorio santiagueño con una estudiante avanzada de psicología que está realizando su trabajo final para su Licenciatura, cuyo título presuntivo es (o sería) "Psicología y Literatura". Apenas pocos días después un artículo que él encontró en la Web del diario El país de España y que me leyó para que dialogáramos sobre el tema. La pregunta a responder en esta primera entrega es ¿Hay entrecruzamientos entre Psicología y Literatura? 

A pesar de que este tema no es nuevo para nosotros (en el V Congreso Internacional de Minificción, realizado en Neuquén en 2008, ya habíamos presentado una ponencia en la que uno de los ejes era la interpretación psicológica de los textos brevísimos que se conocieron en la tradición oral de Santiago del Estero los que posteriormente fueron llevados a la literatura por diferentes autores transformándose, tras su recopilación en textos cuasi fundacionales de la literatura santiagueña(1)) charlamos largo y decidimos investigar más sobre el tema..
En este punto se nos plantearon varias cuestiones. La primera es, cuánto de la psicología del autor se manifiesta en sus textos y si la construcción literaria de la personalidad de los protagonistas de una historia puede llegar a darnos pistas certeras sobre la propia personalidad del autor. La segunda es hasta qué punto los escritores, aunque no sean versados en psicología, terminan, muchas veces, haciendo una descripción de las características psicológicas de los personajes que crean y si eso permite realizar alguna intervención que nos habilite a "descifrar" que esconde la psicología del autor. .
Como los lectores comprenderán, no es una tarea sencilla ni se agota en una sola nota o artículo, no obstante lo cual, en este primer trabajo, trataré de dar un pantallazo general sobre el tema en discusión. Dejo constancia que, por la amplitud del tema y lo complejo que resulta, por ahora, mis opiniones son absolutamente parciales y que mi único interés es, a través de una serie de artículos, acercar datos que ayuden a esclarecer este asunto.
En su libro Gog, Giovanni Papini describe una "visita" a Freud en la que el creador del psicoanálisis afirma que el mismo no es nada más ni nada menos que la forma de ejecutar la vocación literaria a través de los términos empleados en psicología y patología (2). A su vez, el reconocido crítico y teórico literario estadounidense Harold Bloom sustenta la postura de que el Freud escritor nos permite considerar al psicoanálisis como literatura (3) , en tanto la escuela psicoanalítica fundada por Jacques Lacan propugna la teoría de que el sueño está estructurado como una frase; por ello, se asevera que el psicoanalista no puede ni debe tomar al pie de la letra lo que dice el paciente sino que debe hacer una "lectura" de su palabra; según Lacan, «el ser humano casi siempre dice más de lo que se propone; por ello, quien habla, nunca es dueño absoluto de lo que dice y, aunque no lo desee, la realidad indica que termina diciendo más de lo que quiere, expresando otra cosa».
Aunque no siempre resulta sencillo, puede ocurrir que, al realizar una lectura profunda de cualquier texto, podamos observar una estrecha relación entre ese texto propiamente dicho y pautas, normas de conducta, prohibiciones y tabúes expresados de manera metafórica y que están relacionados con el pasaje de la naturaleza a la cultura, entendiéndose como tal a la construcción de un determinado modelo de comportamiento colectivo.
En realidad, y a fuer de ser sinceros, lo que buscamos con las interpretaciones que realizamos de los textos escritos por terceros, es tratar de aplicar algunos conocimientos de Freud sobre las explicaciones de fenómenos psicológicos a través de los relatos míticos.
De cualquier manera, no se trata de una ecuación sencilla ni exacta. Por un lado, debemos tener en cuenta que la literatura contiene diferentes géneros; por ello, podemos afirmar sin temor a equivocarnos que en la literatura caben todas las manifestaciones del comportamiento humano, ya sea como manifestación visible o solapada de la psicología del autor y, por supuesto, el comportamiento de los personajes que el autor crea sin que esta acción lo involucre necesariamente desde el punto de vista psicológico. Hilando un poco más fino, la lectura de ciertas tendencias literarias, debería darnos, aunque sea aproximadamente, pistas sobre el comportamiento de ciertos pueblos y culturas a partir de la mirada más amplia de la Psicología Social.
Con el único ánimo de hacer más comprensible el párrafo anterior, me parece prudente en este punto, mencionar que la Psicología, como ciencia que estudia el comportamiento de los hombres, está constituida por diferentes ramas como la Psicología Clínica, la Psicología Social, la Psicología Jurídica, la Psicología Laboral y otras ramas que ahora mismo no es necesario mencionar.
Lo que debemos preguntarnos entonces es ¿Nos permite la lectura de textos conocer de manera profunda y desde nuestra apreciación como lectores el perfil psicológico de los personajes literarios? Por otro lado, esta especulación ¿puede trasladarse a la posible o probable caracterización psicológica del autor?
Carlos Castilla del Pino, en el artículo mencionado al comienzo de esta nota afirma «La posibilidad de que de la obra literaria se obtengan inferencias acerca del autor está desacreditada. Hay su razón. La mayoría de las veces tales deducciones son de una gratuidad y ligereza absolutas; o bien responde a interpretaciones derivadas de doctrinas psicoanalíticas que se aplican de modo estereotipado y mecánico, sin que se ofrezcan los pasos que hagan convincente la interpretación» (4)
Sin embargo, no estoy de acuerdo. Aunque no se pueda realizar una caracterización definitiva e irrefutable, los textos siempre dan pistas sobre la personalidad y la psicología de los autores.
Creo de manera ferviente (aunque la Literatura no sea mi fuerte) que, para poder crear un personaje literario, de manera consciente o inconsciente, el escritor trata de establecer un perfil psicológico para él y en base a él determinar cuál será su conducta en la historia.
Por último, creo menester recordar que, a lo largo de la historia de la literatura, hay una enorme cantidad de obras que ahondan en la psicología del ser humano. En un artículo que rescatamos de Internet, el Dr. Belisario Rodríguez Garibaldo sostiene que «A lo largo de la historia de la literatura existen obras literarias que ahondan en el examen psicológico de la condición humana. En la obra "Crimen y Castigo" de Fedor Dovtoiesky existe una compleja trama del hombre y su destino, al igual que la personalidad del autor es tema para un estudio psicológico a cabalidad» y «En la obra literaria "Psicopatología en el Arte" de José Ingenieros tenemos un estudio de la influencia del perfil psicológico del artista y su obra» (5).
Creo que esta nota es solo el primer paso y debería servir de disparador para abordar este tema con seriedad e intentar de esta manera establecer conclusiones con mayor fundamento y en procura de buscar claridad en un asunto tan complejo, como es de compleja el alma humana.

 

_____________________

1) "MITOS Y LEYENDAS ABORÍGENES. La narrativa oral como fuente de inspiración para los primeros textos brevísimos en Santiago del Estero. Una mirada desde el psicoanálisis" Lucatelli Mariana y Cruz Antonio. Ponencia leída en V Congreso Internacional de Minificción, Neuquén, Argentina, 2008.

2) Papini Giovanni, Gog, Ed. Plaza & Janés, 1979, segunda edición

3) Bloom Harold, El canon occidental, Ed. Anagrama, Barcelona, 1995

4) Castilla del Pino, Carlos: "Literatura y Psicología", Diario El país versión digital, http://elpais.com/diario/1989/01/19/opinion/601167611_850215.html}

5) Rodríguez Garibaldo, Belisario, Psicología y Literatura, recuperado desde el siguiente link de Internet donde puede leerse: http://www.ellibrepensador.com/2009/05/24/psicologia-y-literatura/

 

*Mariana del Valle Lucatelli. (Santiago del Estero, Argentina, 1967) es Bachiller con orientación en Letras, Licenciada en Psicología por la Universidad Católica de Santiago del Estero, Especialista en Salud Social y Comunitaria por la Universidad nacional de Tucumán, Diplomada Superior en Bioética por la Universidad Nacional de Santiago del Estero. Ha escrito en colaboración con Antonio Cruz el artículo MITOS Y LEYENDAS ABORÍGENES La narrativa oral como fuente de inspiración para los primeros textos brevísimos en Santiago del Estero. Una mirada desde el psicoanálisis y ha colaborado en diferentes espacios culturales.

 

Este artículo fue escrito para Tardes Amarillas. Los derechos de propiedad intelectual son patrimonio exclusivo de la autora. Para citar este artículo, se ruega mencionar fuente y autor.