foto 2 Gabriela Aguilera 1 

        CON TINTA SANGRE 

Gabriela Aguilera Valdivia*

Especial para Tardes Amarillas

 
EL COLECTIVO SEÑORITAS IMPOSIBLES

Escritoras chilenas de Narrativa Negra

 

Si la narrativa negra ha recibido críticas de todos los frentes llegando incluso a ser calificada como "género estercolero", las escritoras que escriben negra se han visto doblemente cuestionadas y esto puede apreciarse en las frases discriminatorias, la invisibilización (tanto de ellas como de sus escrituras), la farandulización de sus opiniones y propuestas estéticas, la segregación de los espacios, etc. Quizás porque, en general, la gente sabe poco del género negro. Quizás porque en una cultura patriarcal se espera que la mujeres escriban acerca de "cosas lindas", historias de familia, (por supuesto, reforzando conceptos tradicionalmente correctos), poesía en la que abunden las mariposas, los rayos de sol y los trinos de los pájaros en primavera, textos calmos, (o violentos...para terminar siendo calmos), y creen personajes que se ajusten física, psicológica y socialmente a los modelos patriarcales, independiente incluso, de la variable étnica o cultural. 

Todas las escritoras de género negro hemos sentido la censura social. Sufrimos el prejuicio doblemente agresivo: porque escribimos y porque escribimos género negro.
En el I Festival Santiago Negro, (en el que, por cierto, había solo cuatro escritoras), los organizadores dispusieron una mesa llamada "Las Mujeres También Matan". Me negué a participar en una mesa que a mi parecer, era discriminatoria puesto que segregaba el espacio total del festival con algo así como "para muestra un botón" y porque ese "también" me parecía insultante: evoca "las mujeres también escriben", "las mujeres también piensan", etc. No dudo de la buena intención tras el hecho pero el efecto final puede ser más pernicioso que aquello que lo provocó. Durante ese festival y los que siguieron, he puesto el tema en el escenario cada vez que tuve interlocutor, micrófono y audiencia, respondiendo a frases como "En Chile no hay mujeres que escriban negra"; o "no conozco a ninguna"; o "dame un nombre que sea". Y, al parecer, no importaba que diera una lista de nombres, que hablara de sus libros y de su presencia en antologías, talleres, carruseles o conversatorios. Por mi insistencia, me colgaron la fama de "feminista y peleadora". A estas alturas, los dos calificativos me parecen adecuados.
Desde la convicción y la experiencia de que sí existe la segregación de las escritoras de negra, (que es además un micromachismo), y asentadas con firmeza en la sororidad, es que surge el Colectivo Señoritas Imposibles, escritoras chilenas de narrativa negra, que no tiene precedentes en nuestro país.
Fue idea de Fernanda Cavada y Francisca Rodríguez, que asistían a mi taller de negra 2015 y a partir de las discusiones que manteníamos acerca de estos temas. El London Detenction Club y Sisters in Crime, dos organizaciones que nacieron de los esfuerzos y convicciones de escritoras del género, dieron pie para que naciera el Colectivo Señoritas Imposibles. A partir del 11 de noviembre de 2015, ha funcionado de manera impecable en la construcción de un espacio literario y social, una tarea, una reivindicación, un desafío, un símbolo. Nace de la exclusión, el prejuicio, la discriminación, la segregación. También de la certeza acerca de la ignorancia del género que existe en Chile.
El colectivo está formado por las escritoras Fernanda Cavada, Francisca Rodríguez, Karla Zúñiga, Gabriela Aguilera, Claudia Farah, Lorena Díaz y Bela García, unas más conocidas que otras, con distintas profesiones, edades y trayectoria. Se llama, irónicamente, "Señoritas Imposibles" porque somos mujeres, la mayoría solteras, y calificadas como "insoportables", o sea... imposibles.
La once shilensis que es una adaptación cultural del té inglés, ha sido tomada por las escritoras del colectivo como parte formal de las reuniones que se realizan miércoles por medio en una rotación de casas. Luego del té, acompañado por bocadillos y pastas dulces, desarrollamos la sesión que en cada oportunidad está a cargo de quien presta la casa. Esa señorita planifica una actividad que incentiva la escritura de un texto negro in situ y la posterior crítica, intercambio de ideas y planteamientos. En el tiempo transcurrido desde la primera reunión hasta ahora, registramos el nombre, adquirimos el sitio web (que está en construcción), tenemos FB, una orgánica de funcionamiento, correo institucional, un manifiesto, pendón, estamos trabajando en nuestra primera publicación conjunta y tuvimos la primera lectura grupal de micros negros el 28 de mayo en el Café Literario de Parque Bustamante, programada en la modalidad del carrusel.
La discusión literaria que toca los temas del feminismo, la escritura de mujeres, la lucha por los derechos, los espacios, la publicación, las lecturas, la preparación e investigación, también nos ha llevado a sabrosos intercambios acerca de venenos, armas de fuego, asesinos en serie, distintas formas de matar, leyes, investigaciones forenses, psicología del criminal, victimología, análisis de los clásicos del género y de los que no lo son tanto... Cada reunión es un momento feliz en el que escribimos y asumimos este desafío con todas las ganas y la creatividad. Somos un equipo de mujeres escritoras de narrativa negra, dispuestas a aparecer en el escenario de la literatura chilena como tales. Siete escritoras chilenas cultoras del género negro.
Que nadie diga que no existimos y no estamos.

 

GABRIELA AGUILERA V.
MAYO, 2016

 

*GABRIELA AGUILERA V. Escritora y tallerista. Estudió Antropología en la Universidad de Chile e hizo un Diplomado en Estudios Mexicanos en la UNAM, México. Fue panelista estable del programa literario de radio USACH, De Tomo y Lomo, en 2005 y 2006. Desde 2007 es miembro del Comité Editorial de Asterión Ediciones. Ha participado como ponente y tallerista en distintos eventos nacionales e internacionales, en proyectos relacionados con el fomento del libro y la lectura financiados por el Consejo del Libro y en lecturas públicas y conversatorios tanto en Chile como en el extranjero. En 2009 obtuvo la Beca a la Creación Literaria del CNCA. Desde 2007 formó parte del directorio de la Corporación Letras de Chile, organización que presidió en 2011 y 2012. Ha publicado: Doce Guijarros, (cuentos, 1976), Asuntos Privados, (cuentos, Asterión Ediciones, 2006), Con Pulseras en los tobillos, (microcuentos, Asterión Ediciones, 2007), En la Garganta, (cuentos, Asterión Ediciones, 2008), Fragmentos de Espejos, (microcuentos, Asterión Ediciones, 2011), Saint Michel, (micronovela, Asterión Ediciones, 2012), Astillas de Hueso, (microcuentos, ed Scherezade, 2013). Sus cuentos han aparecido en diversas antologías de Ergo Sum desde 1992 y en antologías en España, Chile, Argentina, Estados Unidos, Francia, Venezuela y México. Su nuevo libro está en etapa de edición.