Get Adobe Flash player

Las minificciones de El hacedor de Jorge Luis Borges

Dóra Bakucz*

 

 Borges 1

 

J. L. Borges además de ser una figura clásica de la literatura argentina y universal del siglo XX, es considerado también uno de los precursores –o según otros uno de los primeros clásicos– latinoamericanos del género de la minificción . Los críticos suelen destacar el volumen titulado El hacedor –publicado en 1960– como el libro más significativo del autor respecto al proceso de la formación de esta modalidad textual que aparece en la crítica literaria como género independiente desde el año 1981. Existen diferentes aspectos y características propias de la minificción que están presentes en estos –y en otros– textos borgianos, de los cuales esta vez nos dedicaremos al grado de la presencia de elementos narrativos ya que los textos del género en cuestión en la mayoría de los casos parten de una narración –en muchas definiciones es uno de los requisitos– aunque esta sea la más mínima.
El libro en cuestión contiene, además de una serie de textos en verso, 23 escritos en prosa, los cuales en su mayoría no sobrepasan la extensión de una página impresa y que mayoritariamente contienen elementos narrativos en medida y formas distintas. 


Hablando de Borges como creador de microrrelatos o minificciones, David Lagmanovich llama la atención a la proximidad que hay entre las formas ensayísticas y narrativas en su obra. Según él es una característica que sigue la tendencia iniciada en la literatura argentina por Leopoldo Lugones, pero que aparece de una manera intensificada en Borges. Puesto que es un rasgo que es propio no solamente de sus textos verdaderamente breves, sino también de sus cuentos, podemos decir que en la obra de Borges los géneros se distinguen mucho más por criterios formales –como la brevedad, la tipografía, o la versificación– que por criterios conceptuales. Con las palabras del crítico mencionado, en la producción de Borges «el microrrelato es una manera más de transmitir los significados que articulan sus cuentos, ensayos y poemas: los enigmas de la personalidad, los laberintos, el tiempo y la eternidad, la irrealidad fundamental del universo.» (Lagmanovich, 201)
En cuanto a la clasificación genérica de los textos en prosa de El hacedor dice José Miguel Oviedo al constatar que no existe una conciencia rígida de géneros en Borges: «¿Qué es, por ejemplo, un texto paradigmático como Borges y yo? Es un cuento que es un ensayo que es un poema.» (Oviedo, 16)
La cuestión que plantea esta afirmación es, si el texto mencionado no es un ejemplo único –que no es el caso–, en qué medida es posible forzar el sistema de reglas genéricas tradicionales si lo característico de estos escritos es justamente que no se adaptan a la preceptiva clásica. Según dice el crítico mexicano, Lauro Zavala: «El estudio de estas formas de escritura no sólo lleva a replantear las fronteras entre géneros literarios tradicionales [...], sino también a reconsiderar las estrategias de la lectura literaria. La distinción entre un género y otro no se reduce a la adopción de una preceptiva u otra, ya que hasta la fecha éstas se han limitado a establecer distinciones generales entre las formas canónicas [...]». (Zavala)
Aunque coincidamos perfectamente con su opinión, para el estudio de las proporciones de los elementos de los distintos géneros tradicionales seguimos aplicando las categorías clásicas, pero conscientes de que esto sirve exclusivamente de método descriptivo.
Repasando los 23 textos en prosa que forman la primera parte de El hacedor se puede observar algunos esquemas que se repiten en lo que se refiere a la aparición –o justamente al modo de ocultarse– de la narración, esta vez veremos el grado mínimo y el grado máximo: un texto en el que solo hay una narración mínima, o quizás hasta podamos decir que falta la historia, la anécdota, la fábula.
Hay textos en prosa en el libro de El Hacedor en los que la narración –si la hay– aparece en un grado mínimo, lo que domina en ellos es lo ensayístico–lírico, por lo tanto es el tipo de minificción en Borges que más relación tiene con el poema en prosa aunque en estos escritos el carácter descriptivo–ensayístico–reflexivo es mucho más fuerte. Veamos el ejemplo del texto titulado Las uñas, uno de los menos complejos tanto conceptual– como estructuralmente, y que sería difícilmente encasillable como narrativa. El texto se basa en una personificación pero tampoco podemos decir que fuera una obra lírica que transmita ideas, emociones o impresiones únicas, se trata más bien de una reflexión irónica ante la condición humana. Las otras minificciones de este tipo son mucho más complejas (por ejemplo El Hacedor, Dreamtigers, o Borges y yo), lo que queríamos mostrar con esta elección es la falta de narración y el carácter lúdico, otro rasgo genérico de la minificción, que muchas veces convierte el texto en juego por lo que parte de los críticos sigue considerando el género de la minificción como una serie de textos que no son más que puros faroles.
Los textos en los que en cambio sí dominan los elementos narrativos, realmente no son muchos, pero veamos un ejemplo también: Parábola del palacio. En el primer párrafo del texto aparece el Emperador y el Poeta, protagonistas de la historia, que recorren un palacio que paulatinamente se convierte en un laberinto. Van por habitaciones, patios, bibliotecas, torres, una isla, etc. En la segunda parte de la narración llegan a una serie de torres, al pie de la penúltima el Poeta recita un poema por lo que tiene que morir pero que al mismo tiempo le concede la inmortalidad. Hasta este momento nos fiamos del narrador que cuenta la historia pero luego, en el tercer párrafo nos enteramos de que de lo que se trata es una leyenda, algo que cuentan otros y que es pura ficción. El poema mágico o la palabra mágica y poderosa, capaz de destruir o de cambiarlo todo e incluso de matar, aparece en una serie de textos del autor, de la misma manera como el fenómeno de concentrarse el mundo en un objeto –como el Alef– o en una creación como el poema del Poeta en esta historia. En este texto encontramos casi todos los elementos de una narración propiamente dicha (personajes, espacio, acontecimientos, narrador, etc.), aquí tampoco falta la reflexión subjetiva que convierte el narrador en un sujeto que de alguna manera –gracias a sus comentarios– llega a entrar en el interior de la ficción que va creando de la misma manera como dice de sus personajes: «Lo real se confundía con lo soñado o, mejor dicho, lo real era una de las configuraciones del sueño». (Borges, 801) Y la misma idea se repite en otro nivel, al final de la narración cuando resulta –el narrador lo confiesa– que se trata de una historia que tiene distintas versiones, además, todas inventadas.
Lauro Zavala en el artículo ya citado en el que propone crear nuevas estrategias de lectura dice: «a lo largo del siglo XX encontramos minificciones que pueden ser leídas alternativamente como poema en prosa, ensayo, crónica, alegoría o cuento, de tal manera que un mismo texto es incluido en antologías de cada uno de estos géneros. Este hecho bien conocido revela una vez más la insuficiencia de la preceptiva genérica tradicional para dar cabida a textos que se resisten a ser reducidos a uno u otro canon de lectura.» (Zavala)
En este sentido los textos del libro El hacedor y el género que nace de esta modalidad textual no es algo que sea al mismo tiempo cuento, poema y ensayo, sino una formación nueva que integra elementos de dichos géneros de la clasificación tradicional, pero que realmente no son ni cuentos, ni poemas, ni ensayos. Son, como los llamamos desde el 1981, año simbólico del bautizo del nuevo género: microrrelatos o textos de minificción.

Obras citadas
BORGES, Jorge Luis. Obras completas I. Barcelona: RBA, 2005.
LAGMANOVICH, David. El microrrelato. Teoría e historia. Palencia: Menoscuarto, 2006.
OVIEDO, José Miguel. Historia de la literatura hispanoamericana 4. Madrid: Alianza, 2001.
ZAVALA, Lauro. "Para estudiar las series de narrativa breve". Nueva Revista del Pacífico [en línea]. 2006/51. [Valparaíso, Chile] Disponible en Web: http://creal.upla.cl/humanidades/Revista_pacifico/files/p_n51_lit06.pdf Última consulta: 30–05–2010.

 

*Dóra Bakucz, PhD - Senior Lecturer - Pázmány Péter Catholic University - Faculty of Humanities and Social Sciences - Institute of Romance Studies Department of Spanish Studies H 2087 Piliscsaba, Egyetem u. 1.
Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla