Bentivoglio

 

 

De Rimbaud a Rambo 

Alejandro Bentivoglio*

 

Quizás se crea que entre el poeta que revolucionó el arte del verso al personaje mainstream que se coló en la cultura popular mundial desde hace décadas existe una distancia insalvable. Pero lo cierto es que el nombre de John Rambo, no es otra cosa que la deformación de la pronunciación de Arthur Rimbaud, tal es el homenaje que el autor de la novela que dio origen al fenómeno de masas quiso hacer. David Morrell es un escritor de best sellers, una especie de subgénero despreciado por aquellos que existe una alta y una baja literatura, pero también es un lector de poesía y por eso bautizó a su hijo pródigo como Rimbaud.
Y lo hizo en una novela que hizo historia al adaptarse al cine con Sylvester Stallone en el papel principal. Quizás la película, enfocada en la acción dejó pasar algunas cosas, quizás los prejuicios hicieron que se perdiera el foco de la novela y que hace que muchos no se quieran acercar a ella. Perdiéndose en el camino, una historia de lo más interesante. Y aquí es donde subyace lo importante. La literatura no se llena solo de un estilo elevado, sino también de buenas historias. Y eso es lo que es Rambo. Una buena historia. 

Hagamos un breve repaso. La novela no se llama Rambo en realidad, sino Primera Sangre (First Blood), en su original y trata sobre un veterano de la guerra de Vietnam que vaga por su país buscando a ex compañeros de su escuadrón. Al llegar a un pequeño pueblo se encuentra con un Sheriff con muy pocas pulgas, fruto de sus prejuicios y de sus problemas maritales que lo expulsa del pueblo. John Rambo ha sido expulsado de muchos pueblos por su aspecto. Pelo largo, ropa de baja calidad, una mochila donde guarda sus pocas posesiones. Porque Rambo se ha convertido en un vagabundo sin destino. Un hombre que vive en bosques y que camina de un sitio a otro. Muchas veces ha sufrido humillaciones y siempre ha callado. Rambo es un boina verde (grupo de elite del ejército) condecorado, que sufrió numerosas torturas al ser capturado por el vietcong y que logró salir vivo. Un patriota que dio su sangre y su cordura por su país. Pero su país lo desprecia. Por eso, cuando es expulsado por el sheriff, Rambo decide que será la última vez. Y regresa al pueblo, donde es arrestado. Allí se desata su furia y fugándose de la comisaria inicia una cadena de consecuencias que serán terribles para el pueblo. La guerra personal entre Rambo y el Sheriff traerán muerte y destrucción.
Lo interesante de la novela, lo que Morrell nos plantea es el enfrentamiento entre dos hombres, entre dos visiones de mundo, entre dos guerreros de guerras diferentes (Rambo estuvo en Vietnam y el Sheriff en Corea). Una épica en un reducido pueblo, un retrato de almas humanas en conflicto. Y es cierto que no necesita de un lenguaje profundo o literario, son las acciones, es la trama la que nos trae la tragedia. Primera Sangre
Mientras la película quizás se concentra un poco más en la acción e incluso altera el final de la novela, el libro se mueve más en la personalidad de ambos hombres, haciendo que nos demos cuenta que ambos enemigos son el mismo. Que la historia que está detrás es qué hacemos con esos que han luchado, qué hacemos con nuestras pequeñas miserias. Cómo lidiamos con nuestros demonios.
Y si los demonios azotaron a Rimbaud forzándolo a exiliarse y volverse un traficante de armas e incluso de esclavos, será la sociedad y los demonios de Rambo los que lo llevarán a su cruel y triste final. Porque, la novela no tiene un final feliz para nadie, la novela es una historia que concluye de forma violenta, quizás porque, como dicen, como se vive es como se muere.
El coronel Trautman, que vemos en la película llevándose a un Rambo a un destino mejor, en la novela es quien comprende con enorme tristeza que Rambo ya no puede vivir en este mundo, es un máquina de matar que la sociedad no se puede permitir, una máquina de matar que ya no sabe cómo funcionar, lejos de todo, de sus amigos y de quienes lo convirtieron en lo que es ahora. Por eso, luego de la destrucción del pueblo, el coronel toma la decisión de acabar con el sufrimiento de Rambo con un disparo, una muerte a la cual Rambo no se resiste, sino que abraza con el alivio de quien ya no puede luchar.
El cine daría secuelas y Morrell escribiría las adaptaciones, pero ya no serían como esta primera novela, no tendrían esta más que interesante historia de hombres, de guerras, de almas y demonios que fue Primera Sangre, un best seller, sí, pero, en el fondo, una gran novela para tomar en cuenta.

 

*Alejandro Bentivoglio (Avellaneda, provincia de Buenos Aires, Argentina, 1979) Poeta y microficcionista argentino es un apasionado del cine y de la música. En su rol de escritor ha publicado numerosos libros de microrrelato entre los que podemos destacar Revólver Y Otras Historias Del Lado Suave (2006, Letras del Sur Editora), Dakota/Memorias de Una Muñeca Inflable (2008, Letras del Sur Editora), Mágico Histérico Tour (2011, Macedonia Ediciones), Vértigo Verbal del Suicida Reincidente (2011, Macedonia Ediciones). Además integró más de una docena de antologías relacionadas al género, entre las que se destacan: El Límite de la Palabra (Antología del microrrelato argentino contemporáneo), España, Editorial Menoscuarto, 2007 (Edición de Laura Pollastri), Grageas, 100 Cuentos Breves de Todo el Mundo, Buenos Aires, Ediciones Instituto Movilizador de fondos cooperativos C.L., 2007. (Selección de Sergio Gaut vel Hartman), Comitivas Invisibles, Buenos Aires, Ediciones Instituto Movilizador de fondos cooperativos C.L., 2008. (Selección de Raúl Brasca y Luis Chitarroni).

Los derechos de este artículo son propiedad del autor. Los datos biográficos del autor se obtuvieron de la página de Internacional Microcuentista en el siguiente link: http://revistamicrorrelatos.blogspot.com.ar/2013/02/breve-entrevista-alejandro-bentivoglio_14.html

La imagen que ilustra esta nota es la portada de una de las primeras ediciones de First Blood en Argentina.