Get Adobe Flash player

 

 

LA POESÍA PROSCRIPTA

Consideraciones acerca de la Poética Peronista


Por Antonio Cruz*

 

Que la poesía peronista es poco o nada conocida y que muchos poetas valiosos, que dejaron una huella profunda, han sido ignorados por la industria editorial argentina y, por qué no decirlo por la academia, por el simple hecho de haber adherido a la Doctrina Nacional Justicialista, es algo no demasiado difícil de demostrar. Es verdad que algunos pocos tuvieron la suerte de ser tenidos en cuenta pero son los menos.
Cualquier argentino que haya leído buena literatura nacional reconoce enseguida los textos de Borges o de Cortázar o los poemas de Alfonsina Storni o Alejandra Pizarnik; También es posible que se planteen discusiones académicas acerca de las polémicas entre el grupo de Florida y Boedo pero hay una enorme cantidad de poetas injustamente olvidados y condenados a la exclusión de los circuitos editoriales tradicionales. Son aquellos que en su momento habrían de militar o simpatizar con el peronismo y que, cuando Perón fue desalojado del poder, fueron condenados al ostracismo más allá de su talento, salvo algunos casos excepcionales como Marechal (que además era filósofo y a quien se trató de desmerecer como poeta y todo alrededor de él giró sobre su condición de novelista, dramaturgo o precisamente filósofo) o como Homero Manzi, a quien se trató de encasillar en su calidad de creador de letras de tango (¡Bah!... letrista y encima de tango, esa música de los compadritos del suburbio y el arrabal) para esconder una poesía que tiene mucho de profunda. Homero Manzi fue conocido en los círculos de la música popular pero tengo la certeza de que nunca, ni siquiera en su provincia natal, han leído en una escuela poesía de su autoría.

Otro caso paradigmático es el de Enrique Santos Discépolo (Discepolín) de quien Nicolás Sosa Baccarelli en su artículo "Discépolo, el mártir espiritual del peronismo", publicado por Unidiversidad, dependiente de la Universidad Nacional de Cuyo (http://www.unidiversidad.com.ar/discepolo-el-martir-espiritual-del-peronismosostiene que «La pluma de Enrique Santos Discépolo fue una de las más lúcidas e incisivas de nuestro país.» Discepolín, es más conocido por sus letras de tango que por su calidad de poeta excelso y artista integral ya que fue actor, dramaturgo, compositor y cineasta y, algo que muy pocos mencionan, guionista de letra punzante como lo demostró en su programa radial: ¿A mí me la vas a contar?, un retrato mordaz de "Mordisquito", compendio de una sociedad trivial, regida por lo pueril, las apariencias y el lugar común (las semejanzas de ella con la que retratan algunos programas de la televisión argentina actual no es casualidad). 

Antología MarechalEn este punto vale la pena preguntarse si hubo una poesía que pueda ser englobada en la categoría "Poesía Peronista". En un artículo publicado en el sitio Web La Tecl@ Eñe, Rubén Liggera (poeta y periodista) contesta esta pregunta. «Podríamos afirmar que sí. ¿Por qué razón? Porque tanto en la etapa fundacional, como en la resistencia, el peronismo no pasó ni pasará desapercibido para la sociedad, y en especial, para la intelectualidad argentina ya que no se puede ser indiferente ante los cuestionamientos al poder que obliga a tomar partido, tanto en lo ideológico como en lo político o cultural.» Y concluye «Ya sea por la exposición política del artista, por el contenido de su obra o por el artificio literario, en una contextualización histórica, podemos observar la evolución, con marchas y contramarchas, de una serie de poetas afines al movimiento de masas que cambió las relaciones de poder en el siglo XX.» (el artículo completo puede leerse en el siguiente link (http://www.lateclaene.com/ruben-liggera). ¿Es Liggera el único que ha investigado acerca de este hecho con cierta seriedad? Por supuesto que no. En 2011 Gito Minore, Bajo el sello "Editorial Punto de encuentro" publicó POETAS DEPUESTOS (Antología de poetas peronistas de la primera hora). En el libro, se incluyen textos de más de una veintena de poetas que adhirieron al peronismo entre los que se destacan el propio Marechal, José Castiñeira de Dios, Homero manzi, Julia Prilutzky Farny, Nicolás Olivari, Fermín Chávez, Arturo Jauretche, y María Granata que son medianamente conocidos por el gran público pero también hay autores menos conocidos o que al menos para mí, son omitidos y de muchos de los cuales no había leído nada (y sigo sin leer porque son difíciles de conseguir) como Raúl Rosarivo, Raúl Bustos Fierro, Santiago Ganduglia, Virgilio Marino, Juan Francisco Giacobbe, Anselmo Landajuela, Ofelia Magariños Pinto y otros tantos.

Homero ManziMe parece oportuno recalcar algo de suma importancia para quien escribe esta nota. Entre 1989 y 1999 hubo un gobierno de signo político peronista, que se prolongó apenas dos años más tarde en un nuevo gobierno de origen peronista con la caída de De La Rúa y La asunción de Duhalde como presidente y la posterior elección de Néstor Kirchner. Lo curioso es que en esos casi 25 años de gobiernos identificados con la ideología peronista, salvo algunos casos puntuales y que representan la excepción a la regla, no se hayan impulsado estudios serios acerca de las características genéricas de la poesía peronista ni se haya promovido una reedición de poetas de la talla de los mencionados. Debo aclarar que si existió esto que desconozco, no se hizo a nivel masivo ni tuvo la prensa de la poesía "Antiperonista". Creo qe hubo iniciativas valiosas (como el caso de Gito Minore o el del colectivo Poetas peronistas) pero, por ejemplo, el Plan Nacional de Lectura que se promovía en las escuelas (un proyecto valioso por cierto) resultó insuficiente y parcializado porque hubo muchos exclentes autores del interior que fueron excluidos de manera arbitraria como también se omitió, entre los autores tradicionales, a reconocidos poetas peronistas. Por otro lado, creo que no existió ningún proyecto impulsado por el Ministerio de Cultura que propusiera la reedición de la obra de los escritores que adhirieron al peronismo.
Así como creo que hay una etapa de la historia del país que debe ser estudiada tratando de despojarnos de las heridas que ha dejado una dictadura militar genocida, tengo la convicción de que el estudio de la literatura peronista y en particular la poesía, son una deuda pendiente para quienes investigan la literatura nacional desde sus albores.
En la página Web de la revista Anfibia (http://www.revistaanfibia.com/) revista digital de crónicas, ensayos y relatos de no ficción creada y sustentada por la Universidad de San Martín, he podido leer un artículo titulado "Peronismo y Literatura, La prosa plebeya" firmado por el ensayista Rodolfo Edwards, autor de Con el bombo y la palabra, que «... La literatura argentina tiene problemas con el peronismo.»... «Para buena parte del campo literario, el peronismo aparece como la fuente de todos los males y deformidades estéticas y políticas.». Poetas despuestos 2
Párrafos más adelante, hace una consideración que estremece por su precisión casi quirúrgica: «No caben dudas de que existe una literatura antiperonista pero ¿existe una literatura peronista? Es la pregunta del millón. Mientras que en el antiperonismo literario revistan las plumas argentinas más prestigiosas del siglo XX, el peronismo pone sobre el tapete la prosa afiebrada de un puñado de ensayistas (Arturo Jauretche, John Wiliam Cooke, Raúl Scalabrini Ortiz, Juan José Hernández Arregui), sus inspirados poetas populares (Enrique Santos Discépolo, Cátulo Castillo, Homero Manzi) y la prosa extraordinaria de Leopoldo Marechal. La escritura peronista está hecha de interferencias e intercambios entre la voz y la letra, aparece como un caldo espeso y humeante donde se maceran una sociología plebeya, la poesía épica, los documentos de la resistencia, discursos, entrevistas, chicanas, cintas magnetofónicas, cuadernillos clandestinos, folletines involuntarios.» (Lo resaltado en cursiva es de mi propia cosecha... Cualquier parecido con algunos de los argumentos esgrimidos para saludar o cuestionar la obtención del premio Nobel por parte de Bob Dylan, no es coincidencia sino inevitable) 

El lector que haya llegado hasta aquí, se preguntará, con sólidos fundamentos, cual es el objetivo final de este artículo. Bueno, en realidad, no hay un objetivo específico sino varias ideas. Leí un artículo en la revista cultural de una corporación mediática y descubrí que, lo que escondía en su corpus no es otra cosa que aquello qué, de manera mucho más desembozada planteara Borges (más allá de su talento literario Borges fue un disciplinado militante de la cultura de derecha, esa cultura antipopular y gorila) de desperonizar la cultura y, sobre todo la literatura argentina. Eso me impulsó a investigar con cierta dedicación y tengo la convicción de que uno de los temas pendientes más importantes, consiste en estudiar de qué manera se recupera esa inmensa y valiosa porción de las letras vernáculas que permanecen aún exiliadas del campo cultural de la Nación y de paso indagar, de la manera más completa posible, los criterios estéticos en que se basaron el sistema y sus medios para "ningunear" la literatura peronista. Esto no representa la tradicional discusión acerca de "el escritor comprometido con el tiempo que vive y el encerrado en su torre de marfil", sino que tiene un "mar de fondo" mucho más complejo que consiste en averiguar de qué manera, los que administraron el poder en los últimos sesenta años, han logrado encubrir todo esbozo de cultura peronista sin haberlo conseguido totalmente.

DiscépoloEste tema no se agota aquí por supuesto. Mi ambición es poder estudiar en el futuro cuales son los mecanismos de rescate de la poética peronista.
Es una tarea difícil y larga, pero en algún lugar, en alguna biblioteca personal o en algún espacio (bien escondido) o en alguna biblioteca pública siguen los textos de nuestros poetas; solamente tenemos que bucear debajo de la ola y recuperar esos textos para demostrar que el placer estético de la poesía no es patrimonio del antiperonismo. Ojalá que este artículo sirva como disparador para concretar estudios más profundos y que, de una vez por todas, reconozcamos que la Doctrina Nacional que creara Perón, no está peleada con la cultura y mucho menos con la poesía.

 

La ilustración de la Antología poética de Marechal fue tomada del sitio Web La Pluma Libros y está disponible en la siguiente página:

http://laplumalibros.blogspot.com.ar/2016/06/antologia-poetica-1950-leopoldo-marechal.html

La fotografía de Homero Manzi fue tomada de la página www.elforjista.com y está disponible en http://www.elforjista.com/manzi.htm

la portada de la Antología "Poestas depuestos" fue extractada de la página oficial de Editorial Punto de Encuentro y puede encontrarse en el siguiente link: http://editorialpuntodeencuentro.mercadoshops.com.ar/poetas-depuestos-antologia-poetica-gito-minore-286xJM 

La imagen de Discépolo fue tomada del artículo DISCÉPOLO, EL MÁRTIR ESPIRITUAL DEL PERONISMO, publicado por Unidiversidad (Universidad Nacional de Cuyo) que puede leerse en el siguiente enlace: http://www.unidiversidad.com.ar/discepolo-el-martir-espiritual-del-peronismo

 

*Antonio Cruz: Director de Tardes Amarillas.

 

Puede leer poesía de autores peronistas en el siguiente link. Leer