Get Adobe Flash player

POESÍA DE CLAUDIO ROJO CESCA

 

 

CLAUDIO ROJO CESCA N

 

JOHN CONNOR NO FUE UN ACCIDENTE

Me chocaste con tu auto
y me di de cara
contra el parabrisas.
Volaron mis dientes
la sangre
un poco de bilis,
volé yo, huracanado,
los brazos sueltos
como un hombrecito
de tela
relleno de harina
leudante.
Te veía
y no te veía
y volvía a verte
girando en espiral.
Después veía
un celeste vacío
colgado de mis pies
un chico que chupaba coca cola
del popote, como de un pezón tenso.
Después vi la calle
mis zapatillas,
las zapatillas que compré
con el primer sueldo del año
porque a mi novia
le daba vergüenza
que sólo usara las topper
cuando salíamos a trotar
en la Sarmiento.
Y mirá lo que son las cosas:
mi novia no está conmigo
justo la tarde
en que vos me chocas
con tu auto
y yo vuelo por el cielo
como hubiese volado
una hoja reseca
por un soplido de tus labios.
Cómo le explico a ella
este accidente
que no debió ser y sin embargo
ocurrió,
igual que todo lo que es
inevitable: un color de ojos
el sabor de la mostaza
el encuentro amoroso
de Sarah Connor
con un gringo que viajó en el tiempo
para salvarla del futuro.
Cómo le explico a mi novia,
la hinchazón de mi boca
los huesos quebrados
el saldo de la renguera
durante el próximo invierno.
Y cómo le digo a mi analista
que no sé si me agarraste distraído
cuando cruzaba la calle
o simplemente
vi que estabas vos
al volante
y me dejé chocar.

 

 

TEXTO ESCRITO AL DORSO DE UNA PUBLICIDAD DEL IAC

El chico que me dio este papel podría llamarse Horacio.
"Horacio" me recuerda a alguien que conocí en la escuela y era buena persona.
Igual que el chico del papel, tenía el pelo muy corto a los costados
y un buzo azul oscuro con letras blancas.
La mayoría de la gente que conozco tiene
o tuvo, en algún momento de sus vidas, por lo menos un buzo azul oscuro
con letras blancas.
Cuando los veo con el buzo puesto
pienso que son buenas personas, como Horacio de la escuela,
e imagino que el mundo es
un lugar menos brutal y mezquino
de lo que nos quieren pintar.
Gracias, Horacio de la escuela, por estos lindos castillos
en el aire.Y gracias, papelito del IAC, por esta viñeta de tinta.

Del Libro Horas que pasé dentro del frasco antes de la mutación (Minibus ediciones - 2016) 
 
CHONGA

Mi chonga tiene
lindas manos
lindos pies
lindos ojos
lindo pelo
linda frente
lindas tetas
lindas rodillas
lindo culo
lindos dientes, un poco
serpadamos, pero
muy lindos dientes.
Linda voz
lindas ganas de hacer cosas
con su vida,
lindo gusto por la música
linda manera de llegar a casa
y tocar la puerta.
Se mueve
lindo cuando garchamos,
transa lindo, con toda la boca
queriéndose meter
a mi boca.
Me hace reír lindo,
me cuenta, lindamente, qué cosas anda escribiendo
o cómo le va
en la academia donde baila.
Porque mi chonga baila muy lindo. Se mueve
como si volara
lindo, lindo
como cuando garcha,
porque también garcha como si volara
y gime lindo
diciendo cosas lindas
al oído, derretida
su voz de caramelo,
linda y
pegajosa,
como su pelo, mojado
y negro y muy largo
que se me pega a los hombros
y al pecho
cuando nos abrazamos
desnudos.
Y acabamos lindo, casi siempre
a destiempo
porque a los dos nos gusta
que ella acabe primero
soltando todo: la tensión
de sus piernas
de sus manos
de sus ojos
que se rompen, un poquito, como
soñándome, rota por dentro,
muñeca rota, Wonder Woman
sin el lazo
sin el avión invisible
sin el amor de Supermán,
solamente con su chongo,
SU chongo,
que soy yo
a veces, cuando se le
canta
un polvo
o conversar
sobre cómo viene la mano
con el cine coreano dosmildoce
o las expectativas
de que por fin
alguien haga un buen Batman
desde Michael Keaton
o también
cuando me dice que
ya no puede más
con la facu,
con su padre,
con el novio
y se sienta en el colchón,
el pelo largo
negro
y mojado
cubriéndole toda la cara
y yo imagino que se mira
los pies
o las rodillas
que, como ya dije
son tan, tan
lindas.

De la plaqueta de poesía Fotos de mi chonga desnuda dentro de una nave espacial (Larvas Marcianas Editorial, 2015)

 

CHARLES BRONSON NO ESCRIBIÓ ESTE POEMA
Yo no pienso en la muerte,

pero esto es mentira.
Mentira que no piense
en la muerte.
Pienso todo el tiempo.
Me puede chocar un auto
por no saber mirar,
me puedo caer
de la escalera,
me pueden asaltar
mañana
a la tarde
camino a casa
y tajearme la panzuca
con un classic tramontina.
Me puedo suicidar
con pastillas
y no avisar a nadie
para que venga
a rescatarme.
Me puedo morir de la nada
por un infarto
o, no sé,
capaz que me ahogo
de repente
comiendo medialunas
o una ataque una alergia
voraz, un dolor
que me desmaye,
me golpeo la cabeza
y rest
in
peace.

¿Ven que sí pienso
toda la hora en la muerte?

Con el terror de quien
cree que no hizo
nada
en su paso por
la vida.

Pienso con miedo
que me voy a morir
sin llegar a ateo,
sin confirmarme creyente
sin dudar
de cosas que valgan la pena.
Me puedo morir
y no verlos nunca
más,
no saber
lo que es el hambre
no sentir mejores besos
aunque no me los merezca.

De morir tengo terror.
De saber que me estoy muriendo
mientras me muero.
De no haberte dicho
que eso que dije
sobre cómo te quedaban los anteojos
fue un piropo trucho
para que chapemos
un rato
porque salvo esos anteojos
que elegiste
todo lo demás que sos
y tienes
me gusta un montón.

(inédito)

 

Claudio Rojo Cesca Santiago del Estero 1984. Es psicoanalista y escritor. Publicó la plaqueta de poesía, Fotos de mi chonga desnuda dentro de una nave espacial (Larvas arcianas Editorial, 2015). Su libro de cuentos, Viñetas del insomnio no resuelto (Ministerio de Cultura de la Nación, 2015), fue editado para la colección Leer es Futuro. Sus textos fueron incluidos en las antologías Picados-Antología Lata Peinada (Editorial Bellas Alas, 2015) y Jardín 16, antología poética (Minibus Ediciones, 2016). Escribió las columnas para la página cultural de Nuevo Diario (Santiago del Estero) y colaboró numerosas veces con la artículos de cine en Tardes Amarillas. Sus cuentos y poemas fueron publicados en las revistas literarias Los inquilinos y en los fanzines Larvas Marcianas, El megáfono y Quince minutos con vos (Alma de goma Ediciones). Actualmente es miembro de Larvas Marcianas Eitorial.

 

La bio-bibliografía de Claudio fue extraída de la contratapa de su último libro y tiene un solo agregado por quienes hacemos esta revista. La foto que ilustra la presente nota fue tomada del muro del autor en la red social Facebook