Get Adobe Flash player

 

EDITORIAL 

 

En el penúltimo mes del año y a pocos meses de cumplir nuestro tercer año de vida, ponemos a consideración de los lectores el número treinta y siete de nuestra publicación.
El equipo que hace Tardes Amarillas siente el inmenso orgullo de seguir transitando este camino que comenzamos a recorrer junto con ustedes en 2014. No pocas veces hemos discutido sobre la posibilidad de discontinuar la entrega de Tardes Amarillas. El bajo número de integrantes del equipo, la dura competencia y algunas otras circunstancias hacen que nuestra supervivencia sea difícil. Sin embargo seguimos en la red y con bríos renovados pues, mientras acometemos la tarea de subir este número a Internet, ya estamos seleccionando el material de lo que será nuestro último número del 2016.
Decimos bríos renovados. En este marco, se inscribe la convocatoria que realizamos junto a la gente de Editorial Albigasta para compilar una antología de historias médicas brevísimas escritas por médicos.
También tenemos novedades en algunos otros aspectos. Se han agregado algunos nuevos colaboradores que han comenzado a enviar sus aportes de manera regular los que se suman a las tradicionales columnas de Rogelio Ramos Signes, Guillermo Bustamante Zamudio, Jaime Muñoz Vargas, Carlos Vitale y Gabriela Aguilera Valdivia, entre otros.
Agradecemos especialmente a ellos en especial a Fernando Fabio Sánchez, Pablo Albornoz y Krasiah Alawad que de a poco se van transformando en contribuyentes muy importantes para nuestra publicación.
Como puede apreciarse, lejos de dejarnos llevar por el desaliento, estamos en la búsqueda permanente de aquellos mecanismos que nos permitan crecer y poder brindar a los lectores una revista de calidad y que, en definitiva, termine por ser algo que valga la pena leer.
También me parece oportuno recordar a quienes nos leen que Tardes Amarillas es una publicación de cultura general y que una de las premisas fundamentales es que en nuestras páginas tienen cabida todos aquellos autores de artículos y notas que sean de interés en el campo de la cultura. Tardes Amarillas no excluye a nadie por razones políticas ni religiosas. Nuestra única y fundamental preocupación es la calidad literaria o el valor artístico de cada uno de los que colaboran con nosotros ya que, en definitiva, nuestro objetivo es llegar a la mayor cantidad de lectores para generar un intercambio que sea fructífero para todos artistas.
Por último y a raíz de algunas consultas (y hasta quejas) reitero nuestra política editorial. Tardes Amarillas no publica colaboraciones individuales por sí mismas. En este sentido, quienes tienen textos de producción literaria y nos los envían para su publicación, deben tener paciencia pues desde nuestro primer número hemos privilegiado las compilaciones que hace nuestro propio equipo ya sea con el objeto de difundir la literatura regional argentina o con fines de estudio. También preferimos artículos de opinión, reseñas de libros y todo lo que esté relacionado con nuestro punto de vista. Esto no significa en manera alguna que desechemos los textos de producción literaria individuales o colectivos. Siempre los leemos y, si el equipo considera conveniente, los incluye en alguno de nuestros números.
Para el final, solamente agradecer por la enorme cantidad de consultas en privado y las colaboraciones que llegan y comprometernos a seguir procurando conseguir un producto de calidad que sea satisfactorio para quienes visitan nuestra página.


Antonio Cruz
Director.