Get Adobe Flash player

DANIEL GIGENA

 

 

   GENERACIÓN Y: ¿qué leen y qué escriben los sub 30?

Daniel Gigena

 

 
Es un segmento importante del mercado, que consume con avidez y, en general, valora el género más que al autor; otros se inclinan por los sellos independientes
¿Se puede definir una época por las lecturas de sus jóvenes? Si así fuera, los años 60 estarían signados por Rayuela y los cuentos de Abelardo Castillo; los 70, por las novelas de Silvina Bullrich; los 80, por Los pichiciegos y el rescate de la poesía de Alejandra Pizarnik; los 90, por la colección dirigida por Juan Forn (que incluía títulos de Rodrigo Fresán, ¡Jorge Lanata! y Alicia Steimberg), y en la primera década de 2000, El pasado, de Alan Pauls. ¿Qué leen hoy los menores de 30?

"Los chicos eligen una lectura más contemporánea; libros acompañados por un mercado que los impulsa con películas, series y juegos virtuales", dice Paula Novoa, docente de escuela secundaria y escritora. En los últimos años, los alumnos lectores de Novoa (la mayoría lectoras) eligieron títulos de John Green, sagas como Los juegos del hambre, Divergente o Crepúsculo y Yo antes de ti, Yo después de ti, los best sellers de Jojo Moyes. "Los nombres de los autores los desconocen -comenta la autora de Hija de mala madre-. Los tuve que googlear porque sólo me mencionan los títulos." Es decir, los adolescentes leen libros de género y no de autor. "Lo que les interesa es que sean novelas protagonizadas por jóvenes." Sin embargo, después de 18 años de dar clases hizo una selección literaria que sus alumnos disfrutan: Oscar Wilde (El fantasma de Canterville), Robert Louis Stevenson (El extraño caso del doctor Jekyll y el señor Hyde), Mary Shelley (Frankenstein). ¿Quién se podría resistir?
"Quedó atrás la sentencia de que los jóvenes no leen -afirma Cristina Alemany, editora, colaboradora de la Fundación El Libro y especialista en literatura juvenil-. Superado el bajón de los 90, surgió un fenómeno que cambió el panorama: Harry Potter." Alemany señala una curiosidad en los hábitos de lectura de los sub 30. "Hay una franja que va de los 13/15 a los 25/30 que consume lo mismo. Los grandes no quieren abandonar ser chicos y los chicos no quieren crecer. Como Peter Pan."
¿Es necesario validar esas lecturas o habría que alarmarse? "Además de ofensivo, resulta injusto criticar a los chicos que leen por la calidad o cantidad de los libros -dice Alemany-. Todo libro encierra una enseñanza y moviliza. Y el listado de sus lecturas se completa con Orgullo y prejuicio, El retrato de Dorian Gray, Matar a un ruiseñor, La metamorfosis, 1984 y obras de Shakespeare, que descubren y se van recomendando por redes."
Leandro Martínez Bela y Axel Barcelone, libreros de Factotum, en Berazategui, organizan una feria del libro juvenil de la que participan librerías de la zona sur, sellos grandes y medianos y mucho público. "Los best sellers se piden aunque nuestro perfil no sea ése. Y si bien muchos prefieren sagas, libros de youtubers y recomendaciones de booktubers, otros desandan un camino distinto. Hay una franja de 20 a 30 años que consume el catálogo de las editoriales independientes nacionales y que está atenta a sus novedades -cuentan-. Se venden mucho las ediciones de Kurt Vonnegut y las novelas negras de La Bestia Equilátera, los autores nacionales que edita Eterna Cadencia (Falco, Cabezón Cámara), Mardulce (Almada, Harwicz), Interzona (Cucurto, Incardona, Fogwill) y los policiales de Aquilina."
Otro grupo de esa franja incluye estudiantes universitarios de humanidades que incursionan en libros de ensayos publicados por Caja Negra, Godot, Tinta Limón, Cactus. Otros lectores de 20 a 30 años siguen a los autores locales exitosos, como Gabriel Rolón, Jorge Fernández Díaz, Viviana Rivero, Mariana Enriquez. Débora Yanover, de la librería Norte, coincide con sus colegas sureños y aporta una sofisticada lista de autores que los sub 30 reclaman. "Nos piden poesía, novelas gráficas, libros sobre anarquismo -detalla-. Los autores que buscan son Hernán Casciari, Boris Groys, Patti Smith, Alejandra Pizarnik, Fabián Casas, Romina Paula, Sergio Bizzio, Pablo Ramos. Les interesa todo el catálogo de música de Caja Negra."
Los que leen y escriben

En la última edición de la Feria del Libro de Guadalajara, se invitó a más de veinte escritores que habían nacido junto con la FIL (1987). Entre estas nuevas voces latinoamericanas estaban Mauro Libertella y Camila Fabbri.
Existe siempre un interés de las editoriales para contratar la obra de un autor joven que promete. Fabbri (1989), autora de tres obras de teatro y un volumen de cuentos, dice: "Somos de la generación que pasó de la videocassettera a Netflix sin escalas. Consumimos ficción literaria, pero la acompañamos de otras plataformas". La autora de Los accidentes encuentra nuevos nombres en suplementos culturales y blogs. "La mayoría de las veces son cuentistas. Creo que el género está tomando un rol cada vez más importante en el mundo de las letras."
Los resultados de la última encuesta nacional de hábitos y prácticas de lectura, del Sistema de Información Cultural de la Argentina (Sinca), ya en 2011 le daban la razón a Fabbri. La literatura, después de la historia, era el material favorito de los lectores de 12 a 25 años. Ese público lee en distintos formatos: celular, tableta, libro físico o digital, revistas de papel o virtuales.
Alan Ojeda (1990), docente de lengua y literatura en la escuela media, periodista y editor de la revista especializada Equis, opina que los gustos literarios se definen por objetivos. "No sé qué lee mi generación -dice el autor de El señor de la guerra-. Uno va delineando qué quiere leer acorde con lo que le interesa escribir. Yo leo Laiseca, Fogwill, Vian, Borges, Di Benedetto, Stendhal, Victor Hugo, Kerouac, Faulkner, narrativa japonesa, sci-fi, poesía, manga y mucha filosofía."
Sellos y nombres jóvenes
Dakota publica nueva narrativa y muchos de los autores de su catálogo tienen menos de 30 (Valeria Meiller, Megan Boyle y Fernando Montes Vera son algunos de ellos). Julieta Correa (1989) opina que también entre los menores de 30 hay distintas maneras de circular. "Hace diez años apareció la plataforma de autopublicación Wattpad, que ya tiene 40 millones de usuarios activos, 150 millones de historias originales subidas y fenómenos que trascendieron la frontera al papel y son un éxito de ventas." En Wattpad se publica por entregas y son muy importantes los puntajes y los comentarios de los usuarios. "Por otro lado, está el circuito independiente. Hay muchas editoriales (y siguen apareciendo) que publican obras de autores jóvenes: Fantasma, Editorial Municipal de Rosario (EMR), Sigilo, Notanpüan", dice.
En la edición de este año del Filba hubo una residencia de autores menores de 30 de todo el país. La organización exigía que hubieran publicado un libro con ISBN. Se presentaron 107 escritores y quedaron 13 seleccionados: Francisco Bitar, Clara Anich, Martín Felipe Castagnet, Daiana Henderson; todos llegaron al primer libro antes de los 30.
La literatura que leen y escriben los jóvenes trasciende redes sociales, talleres literarios y plataformas digitales para llegar a editoriales grandes, medianas y pequeñas. En los catálogos de los sellos locales vuelven a despuntar los escritores del porvenir.

 

*Este artículo fue incluido en el suplmento Ideas, del diario La Nación, sección literatura, el día 16 de diciembre de 2016. Se reproduce con autorización expresa del autor que tuvo la gentileza de permitir a Tardes Amarillas su publicación.

 

Daniel Gigena nació en Buenos Aires en 1965. Estudió en el Instituto Superior del Profesorado Dr. Joaquín V. González. Desde 1997, coordina el área de traducciones y correcciones del Grupo Editorial Planeta Argentina. Con Mercedes Güiraldes, editó y prologó Antología esencial de Silvina Ocampo para el sello Emecé, y colaboró en la edición de Poesía completa, de la misma autora. Integra el equipo del suplemento Ideas, del diario La Nación. También colabora en los suplementos Las 12 y Soy, de Página/12 y, ocasionalmente, enRadar Libros, del mismo diario, en la Revista Ñ y en publicaciones digitales como Damiselas en Apuros y Revista Aglaura. Desde octubre del 2013 forma parte del proyecto Exposición de la Actual Narrativa Rioplatense, que publicó su libro Estados, armado en conjunto por las editoriales Alto Pogo, El 8vo. Loco y Milena Caserola.