Get Adobe Flash player

Pablo Raúl Trullenque compositor (pero por sobre todo, poeta)  

 Por Mariano Cuevas

Especial para Tardes Amarillas

 

 

Pablo Raúl Trullenque

 

Poco tiempo atrás, el mundo de la literatura se vio conmovido por el otorgamiento del Premio Nobel de Literatura al poeta y músico Bob Dylan. Más allá de los debates que se generaron y que, se me ocurre, sirvieron solamente para establecer numerosos juicios apriorísticos sin que haya uniformidad, o al menos cierto consenso sobre el mensaje que enviaba la Academia Sueca al mundo acerca de sus nuevas concepciones literarias, lo más trascendente, según mi modesta mirada, fue que por primera vez se discute, en un nivel académico como este, los entrecruzamientos entre la Literatura y la Música.

Esta anécdota (no es nada más que eso) viene a cuento porque el pasado 13 de enero se cumplió un nuevo aniversario del nacimiento de Don Pablo Raúl Trullenque. Debo suponer que, habida cuenta de sus logros, no es necesario que lo presente pero, para aquellos lectores de otras geografías, diré solamente que es considerado el compositor más exitoso y talentoso en la historia de la música folklórica de Santiago del Estero y esta nota, está dedicada a enmendar algunos equívocos relacionados con sus pergaminos.
Pablo Raúl Trullenque, bandeño de pura cepa, fue uno de aquellos seres que influyeron para que alguien tenga la idea de convertir en verdad incuestionable, el eslogan "La Banda, cuna de poetas y cantores".
Injustamente recordado más como compositor de temas musicales que como poeta, tengo la certeza de que ha llegado el momento de agregarle a la etiqueta de folklorista, con que ha sido catalogado, la de poeta, (ojo, no dudo que fue un folklorista, pero también fue poeta, compositor y algunas otras cosas) y aceptar que, por sobre todas las cosas, Trullenque fue una de las voces poéticas más representativas de Santiago del Estero y que se encuentra en el exacto lugar al que han logrado llegar Dalmiro Coronel Lugones, Blanca Irurzun, Horacio Germinal Rava, Carlos Artayer, "Pocho" Nassiff y Adolfo Marino "Bebe" Ponti entre muchos otros que no acuden a mi mente en este preciso momento.
Probablemente, esta postura mía parezca algo extrema, pero la única verdad es la realidad. En los últimos días, he leído muchos artículos y notas sobre el hombre en cuestión y, esa lectura, me permite sostener que en nuestra provincia es más recordado como compositor de letras para canciones folklóricas que como poeta. Pruebas al canto.
Susana Alonso, en su artículo Significaciones identitarias y tradiciones santiagueñas expresa «¿Qué significan/representan/ las composiciones de Pablo Raúl Trullenque a Santiago del Estero? Tal vez sea posible encontrar en la letra de sus canciones una fibra para comprender las significaciones identitarias de las tradiciones santiagueñas.»(1)Libro Trullenque 1
No es la única; Alfonso Nassiff, escribe: «Pablo Raúl Trullenque, asume el canto visceral del pueblo. Sabe del estremecimiento del espíritu humano. Su vos es la palabra de la tierra. El latido. La síncopa del tiempo.»(2)
En contraposición (aunque no se note porque, de alguna manera, todos apuntan al inmenso talento de Trullenque) Oscar Secundino Díaz afirma: «Consustanciado intrínsecamente con el paisaje, nuestro Pablo Raúl Trullenque no pone al hombre como bien domina el entorno. Lo sitúa como parte del mismo. Esta es su aportación más valiosa a la poética regional.» (3)
Por su parte, José Félix Luna sostiene: «A partir de su humanismo a ultranza, concibió un arte poético donde caben su naturaleza de hombre santiagueño, su amor por la tierra, su convicción de que lo tradicional es la fuente natural para la fisonomía de un pueblo, sus ideas de poeta, su estilo y su técnica de creador de canciones populares y la pauta de su fundamental gravitación en el proceso de jerarquización literaria de nuestro folklore.
Es evidente, porque se evidencia en su obra y en su conducta intelectual, que jamás renunció a su condición de poeta para convertirse en letrista de canciones. Entrevió, más bien, que si escribía sus poemas sólo para la revista o el libro, condenaba a su obra a una supuesta circulación de élites.»(4)
Esta aparente digresión acerca de las características de los textos de Trullenque, que podría sonar a discusión bizantina, no es menor. En su doble rol de compositor y poeta, el autor debería recibir otro tipo de consideración de los estudiosos y no lo digo al azar. En casi todos los ámbitos donde se estudia la tradición literaria de Santiago del Estero no se lo tiene encuentra, mientras que en los que tiene incumbencia en el folklore provincial, es un nombre omnipresente, probablemente mucho más que otros compositores.
No conozco en profundidad los criterios para elegir a los autores que se habrán de estudiar en el Instituto del Profesorado ni en la Licenciatura en Letras de la UNSE pero he conversado con no pocos alumnos de ambas instituciones y me he quedado sorprendido con sus respuestas. Como el folklore tiene un amplio predicamento en la sociedad santiagueña, a la pregunta si han leído la poesía de Trullenque, de manera casi invariable, contestan «Pero él no era poeta; era letrista.» Yo me pregunto. ¿Una cosa invalida la otra? De ninguna manera. Al ejemplo que referí al comienzo de esta nota puedo agregarle otros como el de Leonard Cohen, un poeta exquisito que muestra su mejor poesía en su libro "Flores para Hitler" y mucho más cerca de nosotros, los salteños Manuel J. Castilla y Jaime Dávalos que son valorados no solamente como compositores de letras folklóricas sino también como poetas. Para sustentar mi posición sobre la importancia que se le da a Trullenque como compositor de temas musicales en desmedro de sus esencia de poeta, baste decir que, la antología más completa y nutrida de poesía santiagueña no lo menciona y al menos dos estudios medulosos de las letras santiagueñas, tampoco lo tienen en cuenta a la hora de valorar los merecimientos literarios. 
En definitiva, mi única y real pretensión es llamar la atención sobre como por no establecer parámetros adecuados para estudiar nuestra literatura, a veces cometemos la torpeza de restarle méritos a quienes se lo ganaron con talento y trabajo.

 

___________________________________________

! Susana Alonso Significaciones identitarias y tradiciones santiagueñas Revista Trazos, Mayo, 2016 recuperada de la página http://revistatrazos.ucse.edu.ar/index.php/2016/05/04/significaciones-identitarias-tradiciones-santiaguenas-2/

2. Trullenque Pablo Raúl, La pucha con el hombre, Poemas, Antología, Editorial Edigrab, Buenos Aires, 1996.
3. Ibid.
4. Nota de José Félix Luna, publicado por la revista El Punto y la Coma, extractado del sitio "Santiagueños"

http://sgodelest.blogspot.com.ar/2011/08/pablo-raul-trullenque.html

Lecturas recomendadas:

La pucha con el hombre (Antología de poemas) Pablo Raúl Trullenque (1996)  Editorial Edigrab Ediciones

Santiagueños (http://sgodelest.blogspot.com.ar/2011/08/pablo-raul-trullenque.html)

Significaciones identitarias y tradiciones santiagueñas (Susana Alonso en Revista Trazos 

http://revistatrazos.ucse.edu.ar/index.php/2016/05/04/significaciones-identitarias-tradiciones-santiaguenas-2/

Historia de la Biblioteca Popular Pablo R. Trullenque

http://bibliotecafolc.blogspot.com.ar/2011/09/historia-de-la-biblioteca-popular-pablo.html

La fotografía que ilustra esta nota fue tomada del blog Santiagueños mencionado más arriba.