Get Adobe Flash player

 Diana Beláustegui

 

 

 

 

     Lunar Park - Bret Easton Ellis
(o la búsqueda de la oscuridad en un ranking)

Por Diana Beláustegui

Lunar Park
Bret Easton Ellis (2007)
Nº de páginas: 384 págs.
Encuadernación: Tapa blanda bolsillo
Editorial: DEBOLSILLO
Lengua: CASTELLANO

 

Voy a comenzar contando la historia desde el origen de los tiempos... hubo una vez un ente buscando algún título de terror para leer, el ente entró a los famosos rankings y tras aburrirse mirando títulos que ya había leído comenzó a fijar su atención en los comentarios de lectores que recomendaban libros que a ellos los habían movilizado, asustado, entusiasmado, sobrecogido, excitado. He aquí el origen de la luz.

Tras mirar varios comentarios y guiarme sólo por el instinto leí La chica de al lado de Jack Ketchum, dejé pasar un par de días como para descontaminarme y comencé con el título que da la patada inicial para esta reseña: LUNAR PARK de Bret Easton Ellis.
Lunar Park es el mismo Bret hablando sobre si mismo y creando una historia en torno a su personaje.
Tras googlear al autor me lleve una desilusión, era el creador de American Psycho, libro que en algún momento (varios siglos atrás) había intentado leer sin demasiado éxito. La serie de bostezos que me atacaban no hablaba bien de la historia y algo similar estuvo por pasar con este título.
Bret comienza hablando con tanta vehemencia de si mismo que su megalomanía comienza a relajar, daba vuelta las hojas con una desilusión casi palpable, se me notaba en las huellas dactilares que iba dejando, cada una más aburrida que la otra, hasta que el ambiente cambia y pasa de ser una simple historia de ricos abusando de los medicamentos a la hecatombe plena, es como si Bret se hubiese parado y tras abrirse el pecho nos permitiese ingresar a su mundo turbio, en un viaje en tren fantasma al terror de una función muy bien pensada.Lunar Park

Lunar Park está narrada en primera persona, de manera que nosotros somos Bret y el escritor es tan intenso y lleva las riendas con tanta seguridad que nos cede el placer de sentirnos parte de su cerebro. Nos metemos en adicciones de toda índole, nos asqueamos de nosotros mismos ante la derrota, nos duele el padre que nos arruina la vida, intentamos sobrevivir ante la mujer que nos quiere dar un hijo que no necesitamos en nuestro horizonte y caemos con él hasta sentir la asfixia de un pozo que pareciera no tener fondo.
Luego emergemos y vemos la luz en esa familia que lo acepta a regañadientes.
Jayne (la madre de su hijo) intenta unirlo para que forme parte de ese hogar y que el primogénito negado, Robby, lo acepte. Un niño que para ese entonces es un preadolescente y lo odia.
La historia está tan bien narrada que uno debe darse una ducha después de salir de los capítulos para dejar de ser Bret y convertirnos en nosotros mismos, pero mientras uno realiza la rutina perezosa no deja de pensar en que el conjuro está a un manotazo de distancia: dentro de la mochila o al costado de la cama.
En su nueva vida Bret cree ver una salida pero Patrick Bateman, el personaje principal de su propia novela (American Psycho), se presenta para torturarlo y la historia se torna compleja e intrigante. Se mezclan las desapariciones de niños con este asesino que va descubriendo un mensaje que inmiscuye su pasado y todo sucederá con tanta velocidad que Bret y el lector deberán salir a respirar bocanadas torpes de aire antes de regresar nuevamente a la oscuridad de esta historia que va de un simple borracho a una casa encantada, un hijo amado y unos espíritus que nos causarán pánico y convertirán el final de la novela en un auténtico festín gore.
Después de leer esta novela, no puedo dejar de pensar que tal vez no le dí el tiempo suficiente a American Psycho y que me perdí de una historia potente, Patrick Bateman, como asesino serial, promete.
Me fascinó ser Bret y colarme en su ADN, si me hiciera un examen estoy segura que aun compartiríamos cromosomas.
Lunar Park: altamente recomendada.
(Deber para la casa: darle una segunda oportunidad a American Psycho)

La ilustración que acompaña la nota fue obtenida de: 

https://www.casadellibro.com/libro-lunar-park/9788483463024/1124551

Aunque ella misma ha dicho en varias oportunidades que no se asume como escritora («No soy escritora, me gusta escribir y soy mejor lectora que escritora» sostiene en un reportaje de 2016), Diana Beláustegui (Santiago del Estero 1974) es considerada, por la crítica y la academia, como la voz más potente del género negro en Santiago del Estero.
Diseñadora gráfica, escribe desde su adolescencia, pero recién desde hace pocos años comenzó a difundir sus textos. Cinco cuentos suyos fueron incluidos en antologías de la editorial Raíz Alternativa de Buenos Aires (2006, 2007 y 2009), y obtuvo dos menciones especiales en certámenes de esta misma editorial. Fue distinguida en 2006, 2007 y 2008 en concursos organizados por la Fundación Cultural de Santiago del Estero. También tiene publicaciones en diversos blogs y revistas virtuales, como Arte libertino, Descritos, Químicamente impuro, Penumbria y Zona literatura, y en diarios locales. Relatos suyos forman parte de la Antología jetona (2010), libro de edición artesanal del grupo La Jeta Literaria, del cual fue integrante; El microrrelato en Santiago del Estero (2011) de Antonio Cruz; la Antología literaria 2011 - SUMMA Colectivo de Arte; el e-book 10 Historias de Navidad (2011) de Zona Literatura; el Nº 4 de la revista electrónica Infame (2012) y Lo mejor de Paracuentos 2013. Participó en la Feria del Libro local entre el 2010 y el 2013, como lectora y disertante. Además, administra desde el 2009 su propio blog: 67 Diana Beláustegui: El género del terror en Santiago del Estero El blog de Escarcha, donde difunde todos sus trabajos.