dicroica amarilla

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

CINCO MICRORRELATOS DE AUTORES CORDOBESES

 

 (Seleción: Patricia Nasello)

 

 

                                        Inalcanzable (por Ana María Torti)

  

Está allí ¡tan cerca! detrás de la vidriera. La caja abierta ofrece una reluciente locomotora negra, con dos vagones y un montón de rieles apilados que, calculás, recorrerían todo el contorno de la mesa. Los vagones tienen pintadas las ventanillas y los rostros de los pasajeros que saludan sonrientes. 

Te parece oír la campanilla de salida y el arrastrarse lento de las ruedas que comienzan la marcha. 

Está allí ¡tan lejos! detrás de la vidriera. 

Un viento frío te azota las piernas desnudas y duele más porque las zapatillas están mojadas, y por las puntas rotas asoman los dedos. 

Intentás apretar contra el cuerpo una campera estrecha y roída. Bajás la cabeza, te vas caminando sin apuro.

 

 

 

                              Forever (por Alejandro González Foerster)}

  

Es ella, por fin, es ella, pensó él mientras admiraba la magia de su cuerpo, sus ojos, su sonrisa, todo en medio de las burbujas del champagne, de aquella preciosa música, de la algarabía de la gente que danzaba y reía, desenfrenada; la que siempre he esperado, la mujer a la que voy a amar toda mi vida. Nunca lo hubiera creído, se dijo, sorprendido, si alguien le hubiera dicho que aquello iba a ocurrir, cuando hacía unos pocos días había abordado con solitario pie la gigantesca cubierta del Titanic.

 

 

                              El hombre y el fantasma (por Daniel Frini)

  

Érase que se eran un fantasma y un hombre. El fantasma vivía en un viejo edificio en ruinas, que en mejores épocas había trajinado aspiraciones de hotel cuatro estrellas. El hombre vivía en la calle. Una noche en que hacía mucho frio y nieve, el hombre entró al edificio para guarnecerse. Andando por los pasillos oscuros y en ruinas, hombre y fantasma se encontraron de frente al doblar cierta esquina. Ambos se asustaron. El hombre quiso huir, aterrado; confundió la nada con una puerta y cayó por el hueco de un montacargas que dormía su óxido seis pisos más abajo; murió y se transformó en fantasma. El fantasma, en tanto, también huyó. Intentó apoyarse en un tabique para doblar un recodo del pasillo, pero, invadido por el pánico, olvidó su condición y atravesó la pared. Afuera era noche y nieve y seis pisos de altura. El fantasma cayó, murió y se convirtió en hombre, que luego quiso guarnecerse del frio en el viejo edificio que hace años pretendió ser hotel. Ambos protagonistas han repetido esta historia tantas veces que ya han perdido la cuenta.

 

 

 

                         Un frustrado buscador de riquezas (por Adolfo Ahumada)

  

A cualquier hora solía vérselo abandonado a la bebida, rodeado de vasijas de barro como si se tratara de un pájaro en su propio nido, desaliñado, mugroso, con un cigarro de chala entre los labios y el ala del sombrero baja, para impedir que la arena arrastrada por el viento cálido le lastimara los ojos. A veces hacía el intento, sí, entonces, fantasma herido de sol sobre la tierra calcinada, cargaba la bolsa de baratijas y se dirigía a la feria del pueblo con su andar cansino.

 

Por las noches, cubierto con una vieja manta que lo protegía de los insectos y junto a los restos de la fogata que otros menesterosos encendían, sollozaba en silencio jugando entre los dedos con las moneditas que alguna vez le entregó aquella niña pequeña. Se dormía triste y amanecía renovado. Moría y vivía de día en día, moría todas las noches, nacía cada mañana. El mote de bruto lo tenía bien ganado. Su vida siempre fue un sueño.

 

 

                     La fiera (por Patricia Nasello)

 

Cierta noche de luna llena, un lobo se convierte en hombre. Va al pueblo, consigue una escopeta y sale a cazar lobos.
Elimina miembros de su propia manada, lo sabe, pero el instinto humano es ingobernable.

 

 

 

Ils ont ainsi observé une augmentation du rythme prix propecia pas cher cardiaque et la montée de plusieurs hormones, l'adrénaline notamment, durant l'orgasme.