Get Adobe Flash player

Fernando Fabio Sánchez

 

 

   

Fuego o agua: un diluvio ineludible

 

Fernando Fabio Sánchez*

 

Fecha de estreno: 11 de agosto de 2016 (Israel)
Director: David Mackenzie
Música: Nick Cave, Warren Ellis
Nominaciones: Premio Óscar a la Mejor Película, Más
Premios: Independent Spirit Award al Mejor Actor de Reparto, Premio Satellite al Mejor Actor de Reparto - Película

Protagonistas: Chris Pine, Jeff Bridges, Ben Forte, Katy Nizon y otros

 

Robemos un banco al estilo El aura (2005) de Fabián Bielinsky. Quedémonos con el botín, y no sólo una, sino varias veces. El escenario es el oeste del estado de Texas en los Estados Unidos, en la época en que el país ha sido colonizado rapazmente por los bancos; o sea, la actual. Es la historia de dos hermanos que acaban de reunirse cuando el mayor ha salido de prisión; su madre ha muerto mientras él cumplía su sentencia. Ella, tras meses de enfermedad, ha dejado un rancho en el que han descubierto petróleo. Pero la propiedad está comprometida con el banco, la cual se apropiará a menos que los hijos paguen 43 mil dólares. Es allí cuando se arrojan a la carrera de conseguir el dinero necesario.
La película es Hell or High Water (2016) de David Mackenzie. Estuvo nominada al Oscar, incluyendo las categorías a la mejor película y al mejor guion original. En mi opinión, es una de las mejores películas de la temporada.

En la cinta se presenta al oeste de Texas como uno de los vértices del mundo, por su increíble extensión semidesértica y a veces completamente árida: una alteridad (no les digo que íbamos a robar bancos al estilo El aura). West Texas apareció recientemente como ese espacio donde todo puede ocurrir en el filme Noctural Animals (2016) (de gran audacia en el vestuario y en los escenarios, en el arte incluido y en sí toda la planeación visual) del ex director creativo de Gucci y de Yves Saint Lauren, Tom Ford. En Noctural Animals también nos adentramos en la desolación de esas pampas alejadas de la buena de Dios, habitadas a ratos por bombas petroleras que chupan, incansables, la pasta prehistórica que hace millonarios a unos y que mata a otros; y eso sin hablar del pestilente aroma que se percibe en el área...
Hace tiempo crucé en coche aquellos terrenos. Y no es por visitar otra vez el lugar común, pero sentí que estaba en la orilla del mundo. Me daba la impresión de que, si iba más allá del límite en el mapa del estado de Texas, iba a caer en un abismo. Llegar a Lubbock fue como salvarse de un naufragio, y hasta las personas me parecieron distintas, como de otro planeta.

 

hell-or-high-water-poster


Hell or High Water no pertenece al género fronterizo (en el sentido contemporáneo), a diferencia de No Country for Old Men (2007) de los hermanos Coen o The Three Burials of Melquiades Estrada (2006) de Tommy Lee Jones. En el filme de Mckenzie estamos dentro del corazón de los Estados Unidos y en un universo más cercano al western, donde coexisten blancos, nativo-americanos y viejos mexicanos, viviendo todavía en un sistema de competencia colonial. La diferencia es que el blanco común ha perdido la primacía, y ahora son los blancos banqueros los dueños de todo. Es aquí cuando la gesta de los forajidos se convierte en una epopeya popular, pues es una retribución ante la injusticia.
¿Lograremos reunir los 43 mil dólares mientras el sheriff gringo (Jeff Bridges) y su compañero "étnico" (Gil Birmingham) nos siguen la pista? Nada está seguro, sólo la circunstancia de que, robemos o no, nos espera un infierno o nos arrastrarán las aguas del diluvio; ¿qué alternativa nos queda?

 

FERNANDO FABIO SANCHEZ 4*Fernando Fabio Sánchez (Torreón, Coahuila) es profesor de estudios literarios y cinematográficos en California Polytechnic State University. Obtuvo el Doctorado en Letras Latinoamericanas en the University of Colorado en Boulder. Su línea principal de investigación ha sido, hasta el momento, el concepto de modernidad y sus diferentes relaciones con la literatura, el nacionalismo, la violencia y la cultura visual en el México post-colonial. Ha publicado los libros de cuento Los arcanos de la sangre y De la escritura a la evidencia: siete historias (pseudo)policiales; los de poesía Posesión de naves y Creación de fondo; y artículos y libros de crítica literaria. En el 2010 publicó Artful Assassins: Murder as a Art in Modern Mexico (Vanderbilt University Press) y coeditó, junto con Gerardo García Muñoz, La luz y la guerra: el cine de la Revolución Mexicana (Conaculta).