PAOLA TENA 

 

 

 

    Pero entonces, ¿qué es un fanzine? 

Paola Tena*

Exclusivo para Tardes Amarillas

Si no sabes qué es un fanzine, ¡no te preocupes! En este artículo te explicaremos un poco de qué se trata esta modalidad tan maravillosa de expresión artística.

La palabra fanzine proviene de la abreviación de la frase inglesa fan's magazine, revista para fanáticos, y se trata de una autopublicación temática. Los temas a tratar son muy variados: el cine, la música, el cómic, la literatura, el fútbol... y la característica más importante de este tipo de publicaciones es que está realizada por y para aficionados, aunque con los años cada vez más creadores son profesionales del campo del diseño.
Pero entonces, ¿cuándo surgió el fanzine? Un poco de historia. 

El fanzine tiene sus raíces en el siglo XIX, e inicialmente consistía en panfletos diseñados para difundir ideas políticas. Se elaboraban con la participación de un grupo social, se imprimían con medios escasos y se repartían por las calles. A partir de entonces, su campo de acción se expandió como medio de difusión de ideas controversiales y vio su auge en los años cincuentas y sesentas como principal medio de expresión de la contracultura. Generalmente se elaboraban a mano, con técnicas variadas como el corta y pega, el collage, el dibujo y la escritura manual; el resultado final se fotocopiaba, ya que de esta forma se creaba un panfleto económico con posibilidades amplias de reproducción.
Posteriormente, su utilidad se fue diversificando y experimentó un nuevo empuje con el cómic. Para los creadores, ser publicados en revistas "oficiales" del género era realmente difícil, así que ¿por qué no actuar como autoeditores y crear sus propias publicaciones? Los campos temáticos se han expandido y hoy abarcan cualquiera de interes cultural, como la ciencia ficción, el feminismo, la literatura, la política... Aunque los inicios del fanzine fueron más bien modestos utilizando materiales prácticamente de coste cero, el fanzine también se ha transformado y modernizado: se ha convertido en revista electrónica o e-zine o su hermano rico, el prozine, realizado por profesionales.
Aunque el fanzine ha experimentado tantos cambios a lo largo del tiempo, también es cierto que aún en nuestros días sigue permaneciendo restringida su difusión y permanece limitado a grupos culturales muy específicos. Podemos afirmar que debido a su versatilidad, donde prácticamente todo contenido y desarrollo caben, tiene por un lado una vertiente subjetiva (por llamarla de algún modo), en la cual se utiliza como medio de expresión artística moderna, esto es, soportes variados como papel de diferentes calidades, cartón o elementos reaprovechados como cajetillas de cigarros, que sirven como base para collages, pintura, texto, etc. Y por otro lado, otra variante más concreta, como por ejemplo la expresión de textos literarios en libros autoeditados en formatos reciclados o el libro-objeto (también conocido como libro de artista) donde el creador, sin palabras, cuenta una historia y permite un variado número de interpretaciones.
Es por esto que el fanzine sigue conservando su esencia de objeto artesanal e independiente de los medios "oficiales de comunicación", ya que no se pretende la remuneración económica, sino solamente cubrir los gastos de su producción; es artesanal y ofrece al artista la posibilidad de publicar de manera directa, en pleno contacto con el receptor del mensaje y sin ataduras de ningún tipo, ya que no tiene compromisos con los medios de comunicación formalmente establecidos.

ro entonces, ¿yo puedo crear mi propio fanzine?

Por supuesto. El fanzine es una fuente inagotable de recursos para la expresión, que utiliza técnicas variadas y accesibles como las siguientes:

- Escritura a mano, máquina de escribir o el ordenador, utilizando desde programas sencillos hasta otros más elaborados como Photoshop.
- Recortar y pegar, collages manuales o elaborados con ayuda informática.
- Letras transferibles, rotuladoras, sellos de caucho, recortes tipográficos de periódicos o revistas...
- Imágenes provenientes de fotografías, dibujos, pinturas, cómic, collages de otras publicaciones o del propio autor.
- Y finalmente, para presentarlo: coser, engrapar, encuadernar, envolver...

Como conclusión podemos decir que el fanzine por su alta moldeabilidad y adaptabilidad, permite la expresión de múltiples contenidos artísticos e informativos, por lo cual sus aplicaciones son prácticamente infinitas. Puede utilizarse para la expresión artística, propagandística e incluso como un recurso de creación en el aula de las escuelas para fomentar el aprendizaje lúdico y la capacidad creativa. Es un campo restringido aún, pero que seguramente gracias a sus posibilidades, se verá cada día más utilizado y apreciado.

Fotografías de fanzines elaborados por Paola Tena.

FANZINE 1      FANZINES 2       FANZINES 3

 

               FANZINES 4              FANZINES 5

Bibliografía

www.wikipedia.com

www.monmagan.com

http://www.sleepydays.es/2016/04/consejos-hacer-fanzine.html

*Paola Tena (México, 1980). Ha sido ponente en sesiones dedicadas a la animación a la lectura y divulgación del género minificcional. Imparte talleres de Escritura Creativa y elaboración de fanzines. Ha publicado algunos de sus microcuentos en antologías del género (Señales mínimas, Madrid, 2012; Érase una vez... un microcuento, Madrid, 2013; Saborea la locura, Barcelona, 2013; Vamos al circo, Cd. de México, 2017 y Las musas perpetúan lo efímero, Lima, 2017), además de contar con varias publicaciones digitales y participar de manera activa en las redes sociales www.facebook.com/microficciones.