MICRORRELATOS DE ALFONSO PEDRAZA

 

Recopilación de Mariano Cuevas

Textos proporcionados por el autor

 

ALFONSO PEDRAZA

 

 

Alfonso Pedraza: Médico Cirujano, UNAM.║ Funda el Taller de Minificciones de Ficticia en 2001, que fue tema del artículo "Del papel a la red: lugares de legitimación de la minificción" Laura Pollastri (2004) ║ Su obra en antologías: "Cien fictimínimos, microrrelatario de Ficticia: Ficticia, 2012", "Minibichario. El libro de los seres no imaginarios: Ficticia, 2012", "Alebrije de palabras. Escritores mexicanos en breve: BUAP, 2013", "Futbol en breve. Microrrelatos de jogo bonito: Puerta abierta editores. 2014", "Ecos del Nido", "Cuentos pequeños, grandes lecturas: Cofradía de coyotes, 2014 ,"¡Nocauts! Microrrelato internacional de boxeo: BUAP, 2015", "Anuario de Los Escribas", "Asedios a la microficción mexicana Vol. II Palonidia a los animales. Rítmo imaginación y crítica", "69 Antología de microrrelatos eróticos: Altazor, 2016", "Eros y afrodita en la minificción. Ficticia, 2016", "Latinoamérica en breve: UAM, 2016 "Vamos al circo. Minificción hispanoamericana: BUAP, 2017"║En las revistas: El Búho, La risa de la hiena, Pleisosaurio, Crítonis, y Los escribas ║En los diarios: La Jornada Semanal, El extra de la laguna, Metrópolis, Tal Cual de Venezuela, El nacional de Caracas. Y en páginas electrónicas.║ Publica artículos sobre minificción en: Hostos Community College de CUNY (Universidad de Nueva York), Revista Pleisosaurio, de Perú y Cultura de VeracruZ ║ Jurado del Premio de Cuento corto Agustín Monsreal 2011 ║Compila "Cien Fictimínimos. Microrrelatario de Ficticia" (2012, Ficticia Editorial, Biblioteca de cuento contemporáneo, No. 34), y "Minificcionistas de EL CUENTO, revista de imaginación" (2014, Ficticia Editorial) ║ Crea los blogs: "Arca Ficticia" (www.arcaficticia.com) escaparate de trabajos del taller de minificciones de Ficticia; En "Minificciones de "El cuento, revista de imaginación" (www.minisdelcuento.wordpress.com) las minificciones que Edmundo Valadés seleccionó para su revista. El libro "Plasticidades" emanado del blog del mismo nombre (www.plasticidades.wordpress.com) contiene sus propios textos ║Actualmente produce y conduce el programa semanal "Gente de pocas palabras, programa radial que difunde la microficción universal", por XECARH 1480 A.M. Radio Cardonal, La voz del pueblo Hña Hñú (http://ecos.cdi.gob.mx/xecarh.html)

Plasticidades

Los Huranu viven en el confín del mundo. A diferencia de otros pueblos, no escriben; usan sus propios cuerpos para expresar emociones.

Los pechos desnudos de las mujeres muestran pequeños arañazos que las hacen más altivas y orgullosas de ser madres. Los pies de inquietos y apresurados jóvenes viajeros, portan a menudo callosidades inmensas. La pasión: son líneas que la arena forma en sus espaldas en las cálidas noches de verano. Y, sin decir nada, quien deja escapar una gota desde sus ojos, te dice que se aleja y no volverá.
Así, cuando los Huranu ven un cuerpo inmaculado, lo expulsan, lo condenan a vivir en la soledad que instiga la mentira.(1)

 

Una consorte sumamente flexible.

Se ahogaba de pasión entre los muslos de ella. La disfrutaba, más, sus nalgas, las que siempre asía al sorber su perfumada entrepierna, habían perdido firmeza. También su pene, esperando una enérgica succión que no llegaba, perdía brío poco a poco.

—No es que no te valore, te adoro, mas, tendré que cambiarte. Buscaré una de esas japonesas que ahora vienen con pelo natural, piel tibia y vagina vibratoria.(2)

 

Páramo para amar

Cerca del ocaso, cuando las sombras crecen y el calor, por miedo a ellas, huye no se sabe dónde, se alejan del rebaño. Entre las dunas, con ansias toscas e inexpertas la penetra mientas le susurra palabras incitantes. Tras el éxtasis, rendido, maldice su suerte de beduino que le aleja de un cómodo catre, de los festejos y el baile, de los retozos y caricias de las mozas. En tanto sigue abrazado a ella, acariciando su rizado y lanudo lomo.(3)

 

 

Apocalipstick

Arrebol de grasa de escarabajo del dios Jepri: unja los labios con abundancia y el hombre que sea besado caerá rendido... la inscripción en el reverso del escarabeo de oro y lapislázuli, finalizaba con un glifo cuyo significado le era desconocido.

Curiosa, quiso comprobar el poder del carmín aromático oculto en el engaste. Maquilló labios y mejillas, se untó los labios con el afeite y salió en busca de su amante que ahora la desdeñaba. Al besarlo, la maja se sintió morir y cayó lentamente al suelo, sus últimos pensamientos fueron; quién y por qué había dejado esa joya en su mesita de noche.(4)

 

Evocación de Platero

Volviste, Platero, en la hora del ensueño. Cuando a la mente no llega la vigilia plena y ya se tienen las sensaciones primarias. No sonaron tus pezuñas contra el piso lustroso. Flotabas ¿De qué otra forma lo hacen los fantasmas? Tus blancuras de antaño ahora tenían esa palidez de ultratumba ¡De que otra bruma habrás llegado!
¡No! No podemos salir a jugar. Esos campos ya no existen; se los comió la ciudad y su luz opaca las estrellitas. No saldré porque también has cambiado, Platero. Eras más grande, lustroso y juguetón, y ahora mírate, esmirriado y enano. ¡Y ya deja de halar esos tubos, zoquete!
La alarma que indicaba el paro cardiaco no causó asombro, empezó la corredera de gente.
—¡Órale que se nos va el viejo!
—¡Desfibrilador! ¡Epinefrina!...
Golpes secos en el pecho como queriendo desempolvar de tiempo el pulmón y de grasas ese corazón cansado.
Una mujeruca, con cofia y mascando chicle, a toda velocidad les proporciona lo que solicitan. Pasan los minutos hasta que cansados y aburridos se miran y uno de ellos dice —hora— otro responde –seis quince.
Se alejan contrariados y con un resabio de frustración en el ánimo.
—Era por demás, el pobre viejo no quería vivir.
Más... ¿Qué era esa pelusa blanca que inundó la sala de terapia intensiva?(5)

 

Vivir, un canto de abejas.

En el verdor del prado mi niña da unos pasitos tomada de mi falda, aún no habla, me da un beso y le canto «Se oyen las abejas zumbar en el jardín...».
El uniforme del colegio hace ver linda a mi niña, me trae una flor, me la coloca en el pelo, me da un beso y cantamos «...cogeremos una que zumbe para ti...».
La melodía calma mis angustias y dolores, mi niña deja su valija en el piso, coloca un chal sobre los hombros, me da un beso y cantamos «...zum, zum, zum, déjame salir...».
Mi niña coge la silla y me conduce adentro. Su hija, me da un beso y cantamos «...zum, zum, zum, ya te puedes ir».(6)

 

Llido (lipograma)

Llido es gris, tierno y tímido.

En los corrillos donde se conoce del hechizo, del defecto y el dolor de ser diferente; le dieron ese mote.
Es de noche. En el cielo, entre el rostro pletórico y redondo de Selene, emerge el perfil del lobezno sobre el cimero rocoso. El torso rígido como esfinge, el cogote erecto, y en el hocico, de entre los níveos colmillos sólo se le oye gemir —no tiene voz de lobo— como un triste perro.
Entonces, Llido corre, se pierde entre el frío y los olores verdes de ese entorno nemoroso donde sólo se percibe el cricrí de los grillos y por fin el silencio.(7)

 

Eu sei que vou te amar

Ella partió del hogar la tarde en que la jacaranda del patio trasero se negó a florecer y hasta el follaje perdió. Nunca, en treinta años había sucedido. Se llevó los gatos y mis chancletas que tanto le gustaban. Enrolló mis dibujos al carbón. Los echó a la basura. Salió de casa, no sin antes dejarme una pequeña flor al pie del enorme árbol corito. Justo donde sus raíces ciñen mis huesos.(8)

 

 

Con aroma de papaya verde

Se fabrica según instrucciones: la cabeza con una granada tierna colocada al revés: su corona formará un elegante cuello orlado en rojo. El cuerpo, una papaya verde del tamaño de un ave pequeña, se cubre con hojas del mismo fruto para formar sus alas.

En noche nueva se conjura. Nada más repetir siete veces siete este ruego ¡avechucha! ¡avechucha! ¿me darás la señal? Y eso es todo.
Lo hice , y a partir de ese momento, avechucha vive libre, se me aparece aunque no la espere, su vuelo bajo no le impide posarse a su antojo en cualquier arbusto y lanzar su chillido, indicativo que justo a mi lado izquierdo o derecho, según esté situada y a no más de cien metros, pasa una doncella. Y no yerra.
Desde entonces muchos amigos me han pedido se la venda o, al menos preste por algún tiempo, no sé muy bien con qué intenciones, yo les advierto entonces, que el ave no puede legarse. Su servicio está reservado a nosotros los clérigos; para reconocer a las vírgenes y reverenciarlas.(9)

 

Plegaria

Ángel de la guarda mi dulce compañía, bendice a mis padres y abuelitos que están en Europa, a mis hermanos y a la tía Laura ahora que viaja en su yate, y a todos los esos niños pobres que no pueden ir al Liceo, a clase de piano, natación, al inglés, francés y computación ¡y se la pasan jugando toda la tarde!(10)

 

 _____________________________________

1) Alebrije de palabras. Escritores mexicanos en breve: BUAP, 2013"
2)"69 Antología de microrrelatos eróticos: Altazor, 2016"
3)"Eros y afrodita en la minificción. Ficticia, 2016",
4)"Dispara usted o disparo yo. Antología de microrrelatos policiales. Revista Brevilla 2017
5)"Antología los escribas". Editorial Manantial entre arenas, 2016
6)"Minibichario. El libro de los seres no imaginarios: Ficticia, 2012
7)"Asedios a la microficción mexicana Vol. II Palonidia a los animales. Rítmo imaginación y crítica" 2016.
8)"Pleisosaurio. Primera revista deficción breve peruana No. 4. 2011
9)"Latinoamérica en breve: UAM, 2016
10) "Cuentos pequeños, grandes lecturas: Cofradía de coyotes, 2014