POEMAS DE AHMED MOHAMED MGARA

Colaboración de Carlos Vitale

 

 

FOTO AHMED MOHAMED MGARA 1

AHMED MOHAMED MGARA nació en Río Martín (Marruecos), a 9 Km. de Tetuán y a 100 metros del editerráneo, el 19 de agosto de 1954.Sus estudios primarios y secundarios los realizó en Tetuán. Mientras que los universitarios los efectuó en Andalucía (en Málaga y Granada), donde estudió Ingeniería Técnica Industrial y Graduado Social. Publicó dieciséis libros en español, entre otros: Tetuán... embrujo andalusí, Desde Tetuán, con amor, Divagaciones, Presencias y Calle del Agua.

 

VERSOS PROFANOS

DE RONDA A TETUÁN

En Ronda tengo a mi amada,
en Tetuán, ninguna me aguarda.

De luna tiene la sonrisa;
al asomarse por la cornisa
llena mi alma de luz y risa.

En Ronda vuela como un hada.

En Ronda tengo a mi amada,
en Tetuán, ninguna me aguarda.

En sus miradas siento cantares
y siglos de amor, en sus andares,
por Tetuán, Ronda y otros lares.

Morisca cristiana...bien amada

En Ronda tengo a mi amada,
en Tetuán, ninguna me aguarda.

 

SOY DE ALLÁ

¿De Almería soy o de Tetuán?
Mis tristes suspiros hacia allá van.

El sol abraza sus alcazabas
cautivando su llanto de esclavas.
Dos cumbres con borrascas altivas.

Almería y Tetuán...me llaman.

¿De Almería soy o de Tetuán?
Mis tristes suspiros hacia allá van.

Las dos llevan sacros amuletos,
de siglos vivos y de mis muertos;
las dos me amargan los momentos.

Hieren mis entrañas y las queman.

¿De Almería soy o de Tetuán?
Mis tristes suspiros hacia allá van.

 

BLANCA PALOMA

Si de amores me he de morir,
sin tu regazo no quiero vivir.

Por tu querer perdí toda razón,
quemaste, ardiendo, el corazón,
mi estrella y mi caparazón.

Blanca Paloma, mi dulce lucir.

Si de amores me he de morir,
sin tu regazo no quiero vivir.

Vestida de blanca virginidad
desvirgada fuiste en mocedad.
Te traicionaron en tu dignidad.

Veleta y amapola del sentir.

Si de amores me he de morir,
sin tu regazo no quiero vivir.

 

MADRE

Con caricias cantó una nana,
de su mirada, mi luz emana.

Su afecto dejó desparramado,
mi lecho de cuna perfumado
con tules y sedas adornado.

Es mi luz y sol, cada mañana.

Con caricias cantó una nana
de su mirada, mi luz emana.

Se desveló por mí, siendo niño,
tan solo me daba su cariño.
La quiero, con ella nunca riño.

Es perla, diadema y corona.

Con caricias cantó una nana,
de su mirada, mi luz emana.

 

PADRE

Me dejó tu cuerpo en silencio,
tu muerte fue mi duro suplicio.

Te fuiste, sin razón, a otro lar,
a donde mi ser no pudo llegar,
donde cielo y sol cruzan la mar.

Bendice, padre, mi andar recio.

Me dejó tu cuerpo en silencio,
tu muerte fue mi duro suplicio.

De tus ausencias estoy muy harto.
De tu mirada me faltan tanto
tu sonrisa y tu triste llanto.

Mi Dios te bendiga con aprecio.

Me dejó tu cuerpo en silencio,
tu muerte fue mi duro suplicio.

 

MI TESORO

En el alma llevo un tesoro
escondido como mi buen oro.

Es blanco, como la luz de la cal,
con su túnica cubre cualquier mal.
Es plata olvidada... ancestral.

Inunda de mares mi suspiro.

En el alma llevo un tesoro
escondido como mi buen oro

De mi gentil padre lo heredé,
bajo mis pies, serio lo encontré.
Bostezando, andalusí se fue.

En su riqueza yo colaboro.

En el alma llevo un tesoro
escondido como mi buen oro.

 

PLAYA DE RÍO MARTÍN

Olas de ira que vais en la mar
decidle que la quiero adorar.

La buscaré en su gran profundidad,
en la arena y en su sequedad,
en Bar Playa, en su inmensidad.

Decidle que la quiero por amar.

Olas de ira que vais en la mar
decidle que la quiero adorar.

Soñad conmigo, olas, por piedad,
que tengo joven, mi larga edad,
que a Río Martín doy mi bondad.

Levantad amarras, hay que embarcar.

Olas de ira que vais en la mar
decidle que la quiero adorar.

 

PLAZA PRIMO

Son las cinco en punto de la tarde
la luz de la plaza está que arde.

En sus adoquines suenan recuerdos
de mil tiempos, dulcemente vividos,
a solas, en grupos o solo a dos.

Mil carreras del "último, cobarde".

Son las cinco en punto de la tarde
la luz de la plaza está que arde.

Los tiempos vivamente compartidos
con alegrías, y hondos latidos.
Amistades de unos y de todos.

Cada tarde, Dios en ella nos guarde.

Son las cinco en punto de la tarde.
la luz de la plaza está que arde.

 

QUEJIDO EN VERSOS

Nunca fueron poesía mis versos,
son quejidos y arrugas en sus surcos.

Sobre su lomo llevan mis dolores,
con bridas y cardosos eslabones,
son ira en mis fogosos sudores.

Crudos llantos del alma, esparcidos.

Nunca fueron poesía mis versos,
son quejidos y arrugas en sus surcos.

Mis alegrías se vieron ardores,
rimando sobre hieles de desmanes.
Mis calmas siempre fueron huracanes.

Mis flores y sus ramos fueron yugos.

Nunca fueron poesía mis versos,
son quejidos y arrugas en sus surcos.

 

Carlos Vitale  *Carlos Vitale (Buenos Aires, 1953) es Licenciado en Filología hispánica y Filología italiana. Ha publicado Unidad de lugar (Candaya, Barcelona, 2004), Descortesía del suicida (Candaya, Barcelona, 2008), Cuaderno de l'Escala / Quadern de l'Escala (fotografías de Jaume Salvat, ilustraciones de Marc Vicens y prólogo de Carles Duarte, Vitel•la, Bellcaire d'Empordà, 2013), Fuera de casa (La Garúa, Barcelona, 2014) y El poeta más crítico y otros poetas italianos (Emboscall Editorial, colección El taller de poesía, Barcelona, 2014). Asimismo ha traducido numerosos libros de poetas italianos y catalanes: Dino Campana (Premio de Traducción "Ultimo Novecento", 1986), Eugenio Montale (Premio de Traducción "Ángel Crespo", 2006), Giuseppe Ungaretti, Gerardo Vacana, Sergio Corazzini (Premio de Traducción del Ministerio Italiano de Relaciones Exteriores, 2003), Amerigo Iannacone, Umberto Saba (Premio de Traducción "Val di Comino", 2004), Giuseppe Napolitano, Sandro Penna, Mario Luzi, Antonella Anedda, Joan Vinyoli, Antoni Clapés, Joan Brossa, Josep-Ramon Bach, etc. Ha participado en festivales, lecturas y encuentros de poesía en Argentina, España, Venezuela, Armenia, Italia, Suiza, Rumania, Estonia, Grecia, Bulgaria y Francia. Reside en Barcelona desde 1981. Está presente en Facebook.