DIEZ POEMAS DE RAFAEL CADENAS

 

Cadenas

 

Rafael Cadenas (Barquisimeto, Lara, 1930), probablemente dueño de una de las voces poéticas más más importantes de la literatura hispanoamericana en los últimos cincuenta años, cercano a cumplir sus noventa años, ha sido distinguido recientemente con el Premio Reina Sofía de Poesía Iberoamericana, el más importante de los países de lengua española y portuguesa. «Autor de una poesía que reivindica la sencillez y la humildad sin renunciar a tratar los grandes temas universales de la existencia humana, es uno de los poetas más importantes de la lírica latinoamericana de las últimas décadas, además de traductor, profesor universitario y ensayista». Vaya un pequeño homenaje desde nuestras páginas.

 

2. Escribiste: "Estos muros se hacen transparentes cuando te siento.
Mañana traigo los libros.
Te besa".
Mi libertad había nacido tras aquellas paredes. El calabozo núm. 3
se extendía como un amanecer. Su día era vasto.
El pobre carcelero se creía libre porque cerraba la reja, pero
a través de ti yo era innumerable.

                                                            De "Una Isla" (1958)

 

3. Vengo de un reino extraño,
vengo de una isla iluminada,
vengo de los ojos de una mujer.
Desciendo por el día pesadamente.
Música perdida me acompaña.

Una pupila cargadora de frutas
se adentra en lo que ve.

Mi fortaleza,
mi última línea,
mi frontera con el vacío
ha caído hoy.

                                                           De "Una Isla" (1958)

 

2. Desolado

De tanto imaginarte, sonreírte, esperarte, me canso. Te veo y pregunto ¿eres tú?
Respiro tu llegada; ya sin creer.

No me pidas explicaciones.
No me quites la idea que tengo, tan vaga.
No me pruebes, por favor, en terreno firme (me harías a un lado).

Algunas veces de ti no queda nada, una pequeña lámina.
Si llegas, te aproximas, te parece bien, sencillamente será otra cosa, otra cosa, cosa de delirio.
Tendrás magnitud y calor.

Eres el otro lado del botín.
¿Comprendes?

                                                        De "Falsas maniobras" (1966)

 

6. El argumento

Por la mañana                              
leemos anestesiados
las noticias
de la guerra (cualquier guerra),
un titular
bien merece algunos combates;
cada bando
desea demostrar que Dios
está de su parte
con el argumento definitivo;
nuestros ojos recorren
las páginas
-buscamos más confirmaciones
de nuestra derrota
y el periódico trae lo que esperamos encontrar.

                                                           De "Intemperie" (1977)

 

Ars poética

Que cada palabra lleve lo que dice.
Que sea como el temblor que la sostiene.
Que se mantenga como un latido.

No he de proferir adornada falsedad ni poner tinta dudosa ni añadir                    
brillos a lo que es.
Esto me obliga a oírme. Pero estamos aquí para decir verdad.
Seamos reales.
Quiero exactitudes aterradoras.
Tiemblo cuando creo que me falsifico. Debo llevar en peso mis
palabras. Me poseen tanto como yo a ellas.

Si no veo bien, dime tú, tú que me conoces, mi mentira, señálame
la impostura, restriégame la estafa.
Te lo agradeceré, en serio.
Enloquezco por corresponderme.
Sé mi ojo, espérame en la noche y divísame, escrútame, sacúdeme.

                                                              De Intemperie (1977)

 

2. Angst
No es nada, nada
algo sin trascendencia,
nada.
Una dificultad leve
en la respiración.
Problema de angostura
parece.
¿Acaso no sabías
que la puerta es estrecha?

                                                             De "Memorial" (1977)

 

6. Se creyó dueño
y ella lo obligó a la más honda encuesta,
a preguntarse qué era en realidad suyo.
Después lo tomó en sus manos
y fue formando su rostro
con el mismo material del extravío, sin desechar nada,
y lo devolvió a los brazos del origen
como a quien se amó sin decírselo.

                                                            De "Amante" (1983)

 

5. Quién es ese que dice yo
usándote
y después te deja solo?

No eres tú,
tú en el fondo no dices nada.

Él es sólo alguien
que te ha quitado la silla,
un advenedizo
que no te deja ver,
un espectro
que dobla tu voz.

Míralo
cada vez que asome el rostro.

                                                         De "Gestiones" (1992)

 

Disyuntiva

                       La naturaleza de la poesía

                                  es inintencionada.
                                          Goran Palm

Yo quería escribir
un poema,
luego tuve la intención
de no tener intención
y el poema se quedó allí
detenido,
atrapado,
carbonizado entre la chispa
de las dos intenciones
y aquí
lo dejo.

                                                         De "Poemas selectos" (2004)

 

Lo que no digo me persigue
se instala en el día,
lo corroe.
Ácido que iba a ser tinta
me azuza hacia adentro
donde se hastían mudeces.

                                                          De "En torno a Basho y otros asuntos" (2016)

 

 

Los poemas, fueron tomados de diferentes sitios Web. La fotografía de Cadenas se corresponde con la que publica el sitio Web de El cultural" y está disponible en http://www.elcultural.com/noticias/letras/Rafael-Cadenas-gana-el-Premio-Reina-Sofia-de-Poesia-Iberoamericana/12095  Del mismo sitio, se sacó el párrafo entrecomillado en la presentación de sus poemas.