#MICROLEE 2018 

LABORATORIO DE LECTURA 2018 

Invitado Raúl Brasca

 

 

Microlee

  

 #MICROLEE 2018 

 

LABORATORIO DE LECTURA 2018  

 

Historias breves de Raúl Brasca. De lo propio y lo ajeno. 

 

 Por Liliana Massara

 …la escritura eslo único que puede

desarrollarse sin lugar de origen; tan solo

ella puede permitirse burlar las reglas

retóricas, las leyes del género, todas las arrogancias de los sistemas. 

Roland Barthes

 

La lectura, dice Ezra Pound es un arte de l

a réplica. A veces los lectores viven en un

mundo paralelo y a veces imaginan que

ese mundo entra en la realidad. 

Ricardo Piglia 

Raúl Brasca es un escritor que ha adquirido un lugar de relevancia en la constitución del campo literario vinculado al “género breve”. La elección de mencionarlo como “microrrelato”, en tanto es una “especie” que tiene nominaciones variadas, la adopto a partir de la perspectiva teórica que propone David Lagmanovich al referirse a ésta manifestación literaria.

 Brasca, en algunas de las ocasiones que fuera entrevistado, le proporciona al silencio, dentro de este peculiar mundo narrado, un sitio de privilegio, se refiere a ese modo discursivo de decir sin decir, como acto silente imprescindible, que desde la estructura repercute en el trabajo del lector y en la posibilidad de una lectura polisémica, a lo que suma, la necesaria sonoridad de las palabras, un modo de musicalidad que engarza al género, a través de su ductilidad y movilidad, con otra “especie”, la poesía. Una forma poética de construcción fronteriza que se expande cada vez más, que evoluciona con fuerza desde los años de 1960 aproximadamente, no solo en cuanto a la creación literaria sino en lo que respecta a los estudios teóricos sobre su emergencia.

 Una narrativa que por breve no es menor. Por el contrario, exige la figura de un escritor/lector en primera instancia, y, un requisito incuestionable: ser “escultor/cultor” de la palabra. Brasca lo demuestra una y otra vez mediante sus “invenciones mínimas”. Un escritor que rebaza el género, no solo desde su imaginación sino mediante la provocación, por el “uso” de las maneras de utilizar convenciones y normas en sus prácticas escriturarias. Por otra parte, su discurso se vuelve profundamente reflexivo por momentos, ante las cuestiones de la creación en sí misma a través de licencias metadiscursivas y sus preocupaciones sobre el hombre moderno, en consecuencia instaura nuevos pactos de lectura mediante las estrategias y técnicas que atraviesan sus historias breves.

 Un autor que, legitimado por su experiencia y la puesta en escena de su labor “micro/creativa”, se desliza circunspecto por la escritura, a la vez que indiscreto, atravesando sus “micros” con el “ruido” rumoroso que llega de otros textos como en “Vida de hotel”, otravuelta a los espejos y a realidades repetidas y al desdoblamiento de la personalidad; se evidencia la apropiación y el encanto por lo borgiano, en tanto la nota la da el humor, allí donde resulta que “el otro no es el mismo” sino un duplicado imperfecto que sirve de “cadáver exquisito”. El micro es una “draculización” de los espejos borgianos; una apropiación paródica del hombre de las tinieblas, a la vez que un reconocer la aceptación masiva que genera este tipo de lo siniestro. 

La apropiación de otros textos dan como resultado otra posibilidad de sentido; en “Ahab y la ballena blanca”, Moby Dick, de Herman Melville, se resuelve por una relación de odio… que implica un comportamiento humano, a la vez que un giro no destructivo pero que advierte la amenaza, una vuelta posible de la historia de venganza de la ballena blanca…Volver no siempre gratifica, puede ser una aventura riesgosa. 

La contaminación textual es parte de estos espacios narrados en breves. Brasca aporta su estilo y entrega al lector un material autónomo. Se materializa con cierta particularidad que atestigua sus cruces de “gran lector”, exhibe su mirada hacia ciertos clásicos, canónicos, populares y masivos de diferentes épocas, entre tradiciones y contemporaneidad, entre los límites de la ficción y la realidad: “Realidad ausente” juega en los bordes de lo posible, muy borgiano también el camino escogido. El discurso de Brasca, que relaciono aquí, a partir del “concepto de ficción” de Saer, racionaliza y complejiza el concepto de verdad y de ficción en este micro como en otros. Dónde está la línea de cruce entre realidad y ficción, si la verdad también es incierta: ¿robó o no el bolso a la jubilada? Aún cuando el bolso queda en el tren a su lado, cuál es el hecho que vale como verdad? Tal vez busca una forma de representar la moral pero el eje del problema radica en la indeterminación. Es esa frontera resbaladiza la que pone al descubierto la categoría compleja de la verdad, refractada a través de la ficción, en donde no hay “mentiras” sino verdades posibles. 

Sus breves no solo operan a través de apropiaciones, contaminaciones, parodias, sino que confluyen y/o se fusionan con otros géneros: en “Tiempo y literatura” la maquinaria del tiempo, los procesos de retroceder y avanzar son posibilidades que se permite la literatura; al introducir el fantástico y /o la ciencia ficción. En este caso se desplaza hacia a lo fantástico que bordea lo metafísico; y, otra vez la mariposa como un eje simbólico que se reitera en sus micros, (representa cambios, la evolución hacia algo positivo, o no) podría simbolizar la transformación, o bien, el ingreso ineludible del mal. Se sostiene un sentido probable en la idea de que el hombre es un ser errante en el mundo, que no puede regresar a sus orígenes y va camino al futuro siempre incierto, desde un tiempo concreto, el presente. Un juego dramático con elementos fantásticos que rememora la figura del personaje Enoch Soames. Remite a un cuento Max Beerbohm que incursiona en la máquina del tiempo, a través de una interesante convención entre lo fantástico y lo real, con la diferencia de que en el discurso de Brasca, parece no persistir el propósito de convencer acerca de una percepción realista, sí, de la presencia de lo inexplicable que rodea el universo; no hay certezas, por eso, el ingreso de lo fantástico y no la presencia del verosímil como en el cuento británico. 

Hombre que piensa”: un buen anclaje entreliteratura y filosofía. Un hombre solo, que además no se adecua al mundo, no puede subsistir: la fuerza está en el movimiento, en la dinámica de la transformación, en la flexibilidad de participar en un proceso dialéctico con los otros; no perder los vínculos con los otros y con la realidad de los otros: “en la necesidad de ir todos en una misma dirección”, de ese modo, “el hombre que piensa” no puede quedar huérfano de humanidad, (o es que se está quedando fuera de la vertiente humanista) debe cultivarla sino será un errante que se deja capturar por la travesía del vacío y de la materia que dominan la postmodernidad. Otro texto que me moviliza en “Perplejidad”, dedicadoa Guillermo Martínez, escritor argentino con elocuentes técnicas alrededor del género policial. En este texto todo es factible de que ocurra. El mundo nos enfrenta con fuerzas desconocidas. La probabilidad conduce al sujeto a moverse entre la vacilación, la confusión y la incerteza; la existencia misma es hoy una constante amenaza. Lo imprevisible, lo adverso puede aparecer ante un conjunto de situaciones. ¿Cuál es la decisión a tomar? ¿Cuál de todas las verdades prevalecerá? Este relato es una forma posible de representar la relación caos / orden en el universo. 

Esta resumida selección intenta mostrar una constelación de enunciados en los microrrelatos de Raúl Brasca. En su escritura se descubren lecturas realimentadas por su imaginación y su technical operation, entre cruces e hibridaciones, otorgándole un sello propio al género. Escritura desafiante por su enciclopedia, concisión y ese “silencio” que va por debajo de las palabras. Desestabiliza al lector entre voces y “rumores” textuales. Hace circular el mundo moderno mediante prácticas de contaminación, apropiación, labilidad, entre otras, que tensan las historias por el procedimiento de sus formas, y conducen a la expansión del conocimiento de la realidad representada, mediante la paradoja de lo mínimo.

 

LILIANA M. MASSARA. Frías, Santiago del Estero. Reside enTucumán. Prof. y Doctora en Letras por la UNT. Directora del IILAC y Miembro del Consejo Editor del Departamento de Publicaciones de la Facultad de Filosofía y Letras de la UNT. Coordinadora por Tucumán, de la RELA. Investigadora del SCAIT. Prof. Titular en las Cátedras, de Literatura Argentina I y de Literatura Argentina del NOA. Publicaciones y colaboraciones varias. Colabora en la Gaceta literaria. Es fundadora y miembro de la Asociación literaria “Dr. David Lagmanovich” Últimas publicación: Escrituras del yo en color sepia; La Vie en Bref, (microrrelatos, colección traducido al francés. La Vita en Brevi (microrrelatos, colección traducido al italiano).

 

RAUL BRASCA O NOTICIA SOBRE UNA NARRATIVA QUE ESPLENDE 

Por Patricia Nasello 

Mínima introducción 

A comienzos del siglo veinte, la corriente formalista rusa instaba a considerar sólo la obra sobre la cual se haría la crítica, no la biografía del escritor.   De modo que, dado el peso irrefutable de la trayectoria de Raúl Brasca, y puesto que la única limitación a la que esta reseña debe atenerse es la brevedad, las consideraciones que siguen respetarán dicha corriente. Lo cual, en este siglo veintiuno que vuela, implica renunciar también a la amplia información disponible acerca de él en la web. Vayan las próximas reflexiones, entonces, basadas exclusivamente en los microrrelatos que el autor con tanta generosidad seleccionara para #Microlee. Selección de microrrelatos que este humilde trabajo se tomará la libertad de denominar como Antología Personal para #Microlee. 

Reseña  

Si se acepta que el microrrelato es un género en expansión, es razonable suponer que sus raíces aún avanzan sobre los distintos substratos literarios. Dado lo cual, habrá tantos modos de estudiarlo como académicos y escritores deseen teorizar sobre él. Esta reseña se guiará por las características y la clasificación dadas por la Profesora Asociada en el Departamento de Literatura Española e Hispanoamericana en Universidad de Salamanca, Doctora Celia Corral Cañas.
La 
Antología Personal para #Microlee del escritor Raúl Brasca cubre todas las características del género. Logra, incluso, el prodigio de abarcarlas a todas en un mismo microrrelato:

 

“VUELO”

 

“La mariposa enamorada del fuego se consumió entre las llamas. El fuego echó a volar”.

 

Microrrelato que se destaca por su brevedad y extrema capacidad de síntesis, por su narratividad e impacto. Y a no dudar, “Vuelo” necesita la fuerza del lector para aprehender, en toda su belleza, la elipsis de carácter lírico que contiene. 

En Brasca podemos encontrar reescrituras, como en “Los dinosaurios, el dinosaurio”, “El cuerpo del delito” o “Ahab y la ballena blanca”. También microrrelatos de humor: “Flojedad palindrómica” y “Causalidades”; incluso de humor negro: “Palimpsestismo” y “La inmaculada”. En esta Antología Personal para #Microlee también se disfrutan microrrelatos líricos: “Llave”, “Hombre que piensa” y “Vuelo”. 

Cabe destacar el gusto del escritor por el juego en la literatura. En este orden se mencionarán los juegos con la figura del doble y los juegos con el tiempo. Al doble en la literatura, ese a menudo temido doppelgänger, se lo encuentra en “Superyo” y “Vida de hotel”. Al juego   con el tiempo se lee en “Del tiempo y la literatura” y “Perplejidad”. Mientras, en “Cuando un amigo se va” se luce una magistral combinación de ambos juegos. 

Un gran giro final también puede ser un juego, tal como sucede en “Felinos”, microrrelato donde el plural del sustantivo que lleva por título obra como un complemento del texto, característica por antonomasia del género. 

Un párrafo aparte merecen “Realidad ausente” y “El texto y su lector”,   en ellos, ese género al que aludíamos en las líneas anteriores se manifiesta en todo su brillo.   El género más la maestría narrativa de Raúl Brasca. 

Elegir a Raúl Brasca, leer y analizar a Raúl Brasca, encontrar la riqueza artística que esplende en cada uno de sus textos, es llevar la concretización del acto literario a su modo más elevado y placentero.  

 

PATRICIA NASELLO: Patricia R. Nasello Giassone (1959, Argentina). Publicó los libros de microrrelatos Una mujer vuelta al revés (2017, Macedonia), Nosotros somos eternos (2016, Macedonia) y El manuscrito (2001, edición de autor).Maestrante en la Universidad de Salamanca: Maestría en Escritura Creativa. Participó en antologías, periódicos y revistas culturales (soporte papel) en Argentina, México, España, Perú, Rumania, Venezuela y Bolivia. 

Trabajos suyos han sido traducidos al francés, italiano, rumano e inglés. Coordina Talleres de Creación Literaria. Desde el año 2014 administra Piedra y nido, antología digital de minificción (más de doscientos escritores publicados de veintitrés países). 

Miembro, junto a Sergio Astorga (México/ Portugal), de Brevilla revista digital de minificción. Dirige, Lilian Elphick (Chile). Contadora Pública por la Universidad Nacional de Córdoba. Bitácora personal:https://patricianaselloescritora.blogspot.com.ar/