POEMAS DE EUGENIO MONTALE 

Investigación y selección de textos: Mariano Cuevas

 

 EUGENIO MONTALE

 

Eugenio Montale (Génova, 1896 – Milán 1981). Estudió Contabilidad en el Instituto Técnico Comercial Vittorio Emanuele, así como Canto durante cinco años. En lo literario tuvo formación autodidacta, pasando largas horas leyendo en bibliotecas públicas. Participó en la Primera Guerra Mundial, y en 1925 marchó a Florencia, trabajando para la Editorial Bemporad, siendo más tarde nombrado director del Gabinete Viesseux, en el que trabajó diez años, colaborando también con la revista Solaria. Durante la Segunda Guerra Mundial, se dedicó especialmente a la traducción. En 1948, fijó residencia en Milán, continuando su labor creador y colaborando en asuntos literarios y en crítica musical con el Corriere della Sera. En el año 1975, recibió el Premio Nobel de Literatura. Entre sus libros podemos destacar Satura, Huesos de sepia y El vendaval y otras cosas. Fue Premio Nobel de Literatura en el año 1975

Corno inglés

El viento que esta tarde pulsa atento
-recuerda un fuerte sacudir de láminas-
los instrumentos de los árboles tupidos
y barre el cobre de la lejanía
donde se alargan franjas luminosas
como cometas en el cielo que retumba
(¡Nubes viajeras, claros
reinos de allá arriba! ¡De altos Eldorados
mal cerradas puertas!)
y el mar que, escama a escama,
lívido, cambia de color,
arroja al litoral
una tromba de espumas retorcidas;
el viento que nace y muere
en la hora que lenta se oscurece,
¡pudiera ahora que anochece
a ti también tañerte,
destemplado instrumento,
corazón!

 

Corno Inglese
Il vento que stasera suona attento
-ricorda un forte scotere di lame-
gli strumenti dei fitti alberi e spazza
l' orizzonte di rame
dove strisce di luce si protendono
come aquiloni al cielo che rimbomba
(Nubole in viaggio, chiari
reami di lassù! D' alti Eldoradi
malchiuse porte!)
e il mare che scaglia,
livido, muta colore
lancia a terra una tromba
di schiume intorte; il vento che nasce e muore
nell' ora che lenta s' annera
suonasse te pure stasera
scordato strumento,
cuore.

 

Ex voto

Suele ocurrir
que las afinidades del alma no se resuelvan
en gestos y palabras, sino que permanezcan
expandidas como un magnetismo. Es raro
más sucede

Pudiera ser
que solamente sea verdad la lejanía,
veradero el olvido, más cierta la hoja seca
que el fresco pimpollo. Tanto y eso
puede darse o decirse.

Comprendo
tu empecinada voluntad de estar ausente siempre
porque tan sólo así se manifiesta
tu magia. Son inumefables
las astucias que entiendo.

Insisto
Buscándote en la brizna y nunca
en el árbol tendido, nunca en lo pleno, siempre
en el vacío: en eso que aún el trépano
resiste.

Era o no era
la voluntad de los dioses que custodian
tu hogar lejano, extraños,
multiformes, multánimes animales domésticos;
era, quizás así como me parecía
o no lo era.

Ignoro
si mi inexistencia contenta tu destino,
si la tuya colma el mío que de él se desborda,
si la inocencia es una culpa o bien
se recoge en el umbral de tus lares. De mí,
de ti todo conozco, todo
lo ignoro.

 

Ex voto
Accade
che le affinità d'anima non giungano
ai gesti e alle parole ma rimangano
effuse come un magnetismo. È raro
ma accade.

Può darsi
che sia vera soltanto la lontananza,
vero l'oblio, vera la foglia secca
più del fresco germoglio. Tanto e altro
può darsi o dirsi.

Comprendo
la tua caparbia volontà di essere sempre assente
perché solo così si manifesta
la tua magia. Innumeri le astuzie
che intendo.

Insisto
nel ricercarti nel fuscello e mai
nell'albero spiegato, mai nel pieno, sempre
nel vuoto: in quello che anche al trapano
resiste.

Era o non era
la volontà dei numi che presidiano
il tuo lontano focolare, strani
multiformi multanimi animali domestici;
fors'era così come mi pareva
o non era.

Ignoro
se la mia inesistenza appaga il tuo destino,
se la tua colma il mio che ne trabocca,
se l'innocenza è una colpa oppure
si coglie sulla soglia dei tuoi lari. Di me,
di te tutto conosco, tutto
ignoro.

 

Poema 5 de "Xenia" II
De tu brazo he bajado por lo menos un millón de escaleras
y ahora que no estás cada escalón es un vacío.
También así de breve fue nuestro largo viaje.
El mío aùn continúa, más ya no necesito
Los trasbordos, las reservaciones,
las trampas, el oprobio de quien cree
que lo que vemos es la realidad.

He bajado millones de escaleras dándote el brazo
y no porque cuatro ojos puedan ver más que dos.
Contigo las bajé porque sabía que de ambos
las únicas pupilas verdaderas, aunque muy empañadas,
eran las tuyas.

 

Xenia II. 5.
Ho sceso, dandoti il braccio, almeno un milione di scale
E ora che non ci sei è il vuoto ad ogni gradino.
Anche così è stato breve il nostro lungo viaggio.
Il mio dura tuttora, né più mi occorrono
Le coincidenze, le prenotazioni,
le trappole, gli scorni di chi crede
che la realtà sia quella che si vede.
Ho sceso milioni di scale dandoti il braccio
non già perché con quattr'occhi forse si vede di più.
Con te le ho scese perché sapevo che di noi due
Le sole vere pupille, sebbene tanto offuscate,
erano le tue.

 

Fin de año, 1968

He contemplado desde la luna, o casi,

el modesto planeta que contiene
filosofía, teología, política,
pornografía, literatura, ciencias
exactas u ocultas. Adentro está también el hombre
y yo entre ellos. Y todo es muy extraño.

Dentro de pocas horas será noche y el año
terminará entre explosiones de espumantes
y petardos. Quizás de bombas o algo peor,
mas no aquí, donde estoy. Si uno muere
a nadie le interesa con tal que sea
desconocido y lejano.

 

Fine del '68
Ho contemplato dalla luna, o quasi,
il modesto pianeta che contiene
filosofia, teologia, politica,
pornografia, letteratura, scienze
palesi o arcane. Dentro c'è anche l'uomo,
ed io tra questi. E tutto è molto strano.

Tra poche ore sarà notte e l'anno
finirà tra esplosioni di spumanti
e di petardi. Forse di bombe o peggio,
ma non qui dove sto. Se uno muore
non importa a nessuno purché sia
sconosciuto e lontano.

 

El nadador
El nadador, filmado a paso lento,
dibuja un arabesco arañiforme
y en esa cifra quizás se identifica
su vida. Aquel que está en el trampolín
todavía está muerto, muerto el que regresa
nadando a la escalerilla, tras la zambullida,
muerto quien lo fotografía, no ha nacido
quien celebra la empresa.

Y además, ¿está vivo
el espacio del cual vive todo lo moviente?
¡Piedad por las pupilas, por el objetivo,
piedad por todo lo que se manifiesta,
piedad para el que parte y el que arriba,
piedad para el que alcanza o ha alcanzado,
piedad por quien no sabe que la nada y el todo
son dos velos de lo Impronunciable,
piedad por quien lo sabe, por quien lo dice,
por quien lo ignora y a tientas va en la sombra
de las palabras!

 

Il tuffatore

Il tuffatore preso au ralenti
disegna un arabesco ragniforme
e in quella cifra forse si identifica
la sua vita. Chí sta sul trampolino
è ancora morto, morto chi ritorna
a nuoto alla scaleta dopo il tuffo,
morto chi lo fotografa, mai nato
chi celebra l'impresa.
Ed è poi vivo
lo spazio di cui vive ogni movente?
Pietà per le pupille, per l'obiettivo,
pietà per tutto che si manifesta,
pietà per il pariente e per chi arriva,
pietà per chi raggiunge o ha raggiunto,
pietà per chi non sa che il nulla e il tutto
sono due veli dell'Impronunciabile,
pietà per chi lo sa, per chi lo dice,
per chi lo ignora e brancola nel buio
delle parole!

 

Las traducciones, del italiano al español, salvo el primer poema, son de Horacio Armani y se corresponden con su libro Imágenes de Eugenio Montae, Ed. Sudamericana, Buenos Aires, Argentina, 2002

La traducción de Corno inglés, pertenece a Fabio Morábito y fue tomada desde el sitio Web El hacedor de sueños
http://elhacedordesuenos.blogspot.com/2016/08/dos-poemas-de-eugenio-montale.html

La fotografía de Montale fue tomada desde el sitio Web Biografías y vidas

https://www.biografiasyvidas.com/biografia/m/montale.htm