ANTOLOGÍA DE POESÍA SANTIAGUEÑA 

Gabriel Hoyos Izurieta 

 gabi 3

Gabriel Hoyos Izurieta nació en la ciudad de Santiago del Estero en 1989. Estudió Periodismo y Licenciatura en Comunicación. Publicó Se hundió Disney (Lucrecia 2015). Forma parte de diversas antologías nacionales e internacionales de poesía y microrrelato. Incursiona en el género caligrama. Ganó el concurso de Microrrelato del NOA por su provincia. Participa de eventos, lecturas y ciclos literarios. 

Te vas al campo
Te vas al campo
Y te das cuenta
Que todas las mariconadas
Que leíste todas
Las giladas que consumiste
La corriente francesa
El estilo norteamericano
Incluso el realismo mágico
No te sirven para nada
No existen
Aquí nomas a unos cuantos
Kilómetros
No muy lejos
A veces no es necesario
Alejarse demasiado
 

Lejos a kilómetros
Lejos, a kilómetros
De donde vivo
Me olvidé por un momento
De las cosas
Que me pertenecían...
Y estuvo bien
Ser un desheredado
Depender del combustible
Propio de mis pies
Circulando los ojos
En calles que no eran mías. 

Ensayo

Una y otra vez
Ensayo muecas
En el espejo del baño
Imposible simular ojos dormidos
Sábana marcada
Lágrima disuelta
Noche anterior.
Me calzo mi mejor actor
Pongo una mejor cara
Es otro de esos días
Que exigen no salir desnudo. 

No te voy a escribir un poema

No te voy a escribir un poema
Desde el momento que me lo pidas.
No escribo por encargo
No escribo para saldar las cuentas
No te voy a escribir un poema un domingo
Para que un lunes le puedas presumir a tus amigas
Que alguien te escribió un poema
No te voy a escribir un poema a cambio de algo
No es un gesto comercial escribir un poema
No es una nota firmada por escribano
Tampoco una tarjeta navideña
No te voy a escribir un poema bañado de lágrimas
Y prometerte lo que todos los hombres te prometieron.
No te voy a recitar sonetos bajo la lluvia
Prefiero al poema seco e inesperado
Como una trompada de injusticias
No te voy a escribir un poema para resaltar
Las virtudes que te resaltan
Ni para arrodillarme ante el altar donde otros te rezan
No te voy a escribir un poema que hable
De una chica sentada esperando
Que el mundo se mueva
Y le traiga un golpe de buena suerte
No te voy a escribir un poema sobre una mujer sumisa
Ni un poema contagiado
Con la gripe de estereotipos de mujeres
Que agitan en las publicidades
No te voy a escribir un poema de esos
Que se guardan en un cuaderno por años
Ni veinte poemas de amor
Ni una canción desesperada
No te voy a escribir un poema porque no soy
Un poeta que escribe poemas porque sí
No quiero escribirte un poema
No todo en la vida es escribir un poema
Para qué escribir un poema
Si con saber que estamos alcanza
No te voy a dejar un poema
Por debajo de la puerta en los próximos días
No te voy a escribir un poema mientras lo esperes
No te voy a escribir un poema mientras lo espere. 

Clic
No siempre tengo algo bueno para decir
A veces es casi un privilegio
Ser de vez en cuando realista
Pero cuando despego los pies,
Cuando miro a mis sobrevivientes desde arriba
Algo hace clic
Como un reloj al que le crecieron alas
Y marcó su última hora.
 

Las chicas que no

Me gusta Laura pero vive lejos.
Con Estefi no porque no sabe
Querer sin asfixiar.
Anto se va a España
Para hacer su residencia.
Flor tampoco porque cortó
Y necesita estar un tiempo sola.
Lucre cree que estoy loco.
A Mariana no le gustan los libros.
Vero jamás escucharía la música
Que escucho.
Sofi piensa que yo ando con todas.
Fiore no porque es mi ex.
Marti no me da ni un cinco de bola.
Juli tiene muchos pretendientes
Y es difícil hacerse notar.
Con Cande solo funcionaríamos
Como amigos.
Ana todavía no se desenganchó del ex.
Silvia tiene hijos y nada de tiempo.
Virgi es aburrida y siempre
Termino monologueando.
El mundo de Romi es demasiado oscuro
Para mi nueva claridad.
Cada tanto las chicas de mi vida
Aparecen como fantasmas que
Me impiden el sueño
Con sus besos que no me dieron
O las palabras que nunca
Me dijeron.
Y yo las espanto con la misma
Almohada que abrazo
Como al peluche que nunca
Quise abrazar de niño. 

Sano y salvo
Cada segundo
Un nuevo respiro
El corazón me late
Como un toro
Estoy vivo y dejé vivir
Las veces que
Me perdonaron la vida
Por suerte
O gracias a Dios
Lo que no te mata
Te hace escribir.