POEMAS DE JACOBO REGEN

 

Jacobo Regen 2

JACOBO REGEN, (1935. 2019). Poeta salteño nacido en Campo Quijano. Su poemario "El vendedor de tierras" 1981,obtuvo el Primer Premio de Poesía del concurso anual para autores éditos de su provincia (1984). Otros de sus libros de poesías son: "Seis Poemas" 1962 ;"Canción del ángel"(1965), y "Umbroso mundo"(1971). "Poemas reunidos" 1992; "Antología poética" 1996. 

 

..."Serenamente, digo: "Soy un ángel"...

1

Serenamente, digo: "Soy un ángel".
Y me debes creer.
Ningún platillo de la balanza sube,
o baja,
bajo mi peso.

Incorpóreo,
ligero,
desnudo,
como la luz...
Y sin embargo, toda
mi trayectoria es una sombra,
mi corazón es una sombra,
una moneda oscura,
destruida
por el tiempo, sin tiempo y sin memoria.

 
Poesía
Sin decirlo a nadie
seguiré despidiéndome.
Borrados los caminos,
sólo a la infancia
que me sobrevive
regreso alguna vez.
Y me quedo
de espaldas en la hierba
contemplando las luces absortas
que cantan para mí.
(El lamparón de Venus
pulido por el aire,
la Cruz del Sur caída en mi costado.)
Pero eso fue.
Ya ciego,
porque no quise ver,
soy tu mendigo.
  

 

Umbroso mundo

                        «Hay jardines que no tienen ya países». (Georges Schehadé)
Umbroso mundo,
Seguiremos siempre
poblando de fantasmas verdaderos
tus países ausentes.
Así, lejos de todo,
crecerá en el olvido un árbol verde
a cuya sombra vamos a dormirnos
hasta que alguna vez el sueño nos despierte.

 

Tatuajes
                               a Marcelo Sutti
Yo creo en las palabras
que son carne y espíritu:
tatuajes repujados
a punta de cuchillo.

 

Proposición

¿Conoces tú mi paradero?
Si sabes algo, dímelo.
Y cuéntame de aquel muchacho candoroso.
Si alguna vez llegas a verlo
no le ocultes que te has casado,
que tienes varios hijos.
Y nunca te enternezcan
su terquedad, sus ruegos.
Adóptalo como criado.
¡Sería tan hermoso para él!
Cuidaría el jardín de tu casa,
lavaría los pañales de tus pequeños,
saludaría humildemente a tu marido.
¡Es tan bueno!
Pero que tu indulgencia
no vaya nunca más allá.

 

Palabras

Sólo te pido que recuerdes
La luz de aquel amanecer
Que hemos amado tanto.

 

 

He derrochado contigo
Tantas palabras que creíste
Ciertas,
Que palpitaban,
Que vivían
Y amé en ti mis palabras.

 

 

Cuando dejé de amarlas,
Te perdí.