Patricia Nasello

 

 

    EFEMÉRIDES DE FEBRERO 

Patricia Nasello

 

El 7 de febrero conmemoramos el 149º cumpleaños de CHARLES DICKENS (Portsmouth, Reina Unido).
Cuando la expresión "sensibilidad social" aún no se había acuñado, Charles Dickens ya la practicaba. Habiendo sido un niño, como tantos en aquella dura época victoriana, obligado a trabajar en una fábrica desde muy temprana edad, nuestro escritor desprecia la injusticia evidente de la sociedad que lo alberga y a aquellos que la perpetúan: el aristócrata o burgués sin conciencia y los gobiernos que medran a despecho de tan miserable carencia. En su famosa obra "Un cuento de Navidad", cerca del final de la primera estrofa —recordemos que así es como está dividido el libro, no en capítulos— Scrooge, el protagonista, se asoma a una ventana y ve pasar fantasmas en pena. Así describe el narrador la escena en cuestión:
"Todos llevaban cadenas ...unos cuantos (tal vez gobiernos culpables) iban encadenados en grupo".

DICKENS C., HENRY O., MAUPASSANT G., HOFFMANN E.T.A., DARÍO R. (2005), "Cuentos de Navidad", P. 89, Editorial La Página, Buenos Aires.

El 8 de febrero conmemoramos el 137º cumpleaños de JAMES JOYCE (Dublín, Irlanda).

En la "Antología de la literatura fantástica", cuyos antólogos fueron Jorge Luis Borges, Adolfo Bioy Casares y Silvina Ocampo, leemos:

"Definición del fantasma", de James Joyce

"¿Qué es un fantasma? ...Un hombre que se ha desvanecido hasta ser impalpable, por muerte, por ausencia, por cambio de costumbres."

Tal extraordinario texto fue tomado de la novela "Ulises", extensa, y no siempre de fácil lectura, obra maestra de nuestro escritor. Novela de la que también comparto las siguientes palabras:

"El arte tiene que revelarnos ideas, Esencias espirituales sin forma. La cuestión suprema respecto a una obra de arte reside en cuán profunda la vida puede emanar de ella".

BORGES J. L., BIOY CASARES A., OCAMPO S. (1965), "Antología de la literatura fantástica", P. 220, Editorial Sudamericana, Buenos Aires.
JOYCE JAMES (1995) "Ulises", P. 279 (Volumen 1), CS Ediciones, Buenos Aires.

 

El 10 de febrero conmemoramos el 121º cumpleaños de BERTOLT BRECHT (Augsburgo, Alemania).
Tengo por este dramaturgo y poeta alemán el cariño que se reserva a un miembro de la familia. Despuntaba el siglo XX cuando el hambre obligó a mis mayores a marcharse de su Europa natal, despuntaba la década del treinta cuando el nacional socialismo obligó a Bretch a marcharse de su patria. Avanzaba el siglo y los míos eran consumidos por las innumerables crisis que nuestros gobernantes y sus pretendidos adversarios generaban, avanzaba la segunda guerra mundial y Bretch pasaba de un país nórdico al otro en un exilio que habrá juzgado interminable. Enterré a mis abuelos traicionados por el poder que debió protegerlos, mientras Bretch, según informa el diario alemán Tagesspiegel, muere de un infarto días después de que se supiera que deseaba denunciar a un dirigente de la República Democrática Alemana. Puesto que el escritor sufría una afección coronaria ahora se teme que recibiera un "tratamiento" que provocó su muerte. La siguiente poesía suya, que transcribo de la página digital "Zenda", quizá sea todo lo que necesitamos saber de sus últimos días.
EPITAFIO
Escapé de los tigres
alimenté a las chinches
comido vivo fui
por las mediocridades. 

 Charles Dickens 2                        Janes Joyce                       Bertolt Brecht 

El 11 de febrero conmemoramos el 78º cumpleaños de ALBERTO LAISECA (Rosario, Argentina).
Cualquiera que haya visto los especiales que Alberto Laiseca grabó para el canal I-Sat, donde narraba cuentos de terror, de autoría ajena también y propios, sabe que para escribir su nombre apropiadamente debería hacerlo en una habitación chica, cerrada, claustrofóbica, cuya única luz provenga de una bombita que cuelga del techo. Y si el escribiente fuma, mejor aún. Más de un telespectador pasó a leer literatura gracias a estos programas, especialmente entre los jóvenes. Sólo por eso ya le deberíamos estar agradecidos. Pero Laiseca, como sabemos, hizo mucho más. Personalmente, llegué a este multipremiado escritor a través de su libro "Poemas chinos". El párrafo que reproduzco de él, pertenece a su cuento "Fabricantes de vampiros".

"—¡Pero, Maestro! —protestaron Angélico y Piadoso—. ¿De qué vamos a vivir?
—No sé. De otra cosa. Debemos reformarnos y cambiar de vida. Este solo propósito de enmienda ya me hace sentir más bueno. Y por favor: recuerden siempre que el cielo ayuda a los suyos.
Reformarse era, pues, cosa decidida. Ahora bien, ¿la bondad cómo? ¿Qué camino, qué orientación le darían a la recién adquirida bondad?"

VARIOS AUTORES (2012) "Terror. Antología", P. 70, Editorial Planeta, C.A.B.A., Argentina.

 

El 17 de febrero conmemoramos el 183º cumpleaños de GUSTAVO ADOLFO BÉCQUER (Sevilla, España).
Mi generación se inició en la poesía con Becquer. Y la juventud memoriza sin proponérselo; guarda versos, poesías completas, ignorando que guarda. Así fue que, hace algunos años, vi por televisión un reportaje que le hacían a la gran actriz argentina Hilda Bernard, en tal reportaje ella recitó un poema. Entonces descubrí que también yo podría haberlo recitado de memoria y tal conocimiento fue una revelación: no sabía que sabía.
La rima que sigue es el poema que Hilda Bernard y yo (¿y cuántas personas más?) memorizamos:

XLII
Cuando me lo contaron sentí el frío
de una hoja de acero en las entrañas,
me apoyé contra el muro, y un instante
la conciencia perdí de donde estaba.

Cayó sobre mi espíritu la noche,
en ira y en piedad se anegó el alma,
¡y entonces comprendí por qué se llora!
¡y entonces comprendí por qué se mata!

Pasó la nube de dolor... con pena
logré balbucear breves palabras...
¿Quién me dio la noticia?... Un fiel amigo...
Me hacía un gran favor... Le di las gracias.

BECQUER G.A. (1942), "Rimas y leyendas", P.41, Editorial Tor, Buenos Aires, Argentina

 

El 26 de febrero conmemoramos el 217º cumpleaños de VÍCTOR HUGO (Besanzón, Francia).
Mantengo, desde la niñez, una sólida amistad con Jean Valjean, extraordinario hombre que me presentó mi papá. "Los Miserables", una de las inmensas novelas escritas por el inmenso Víctor Hugo, formó parte de nuestra conversaciones cotidianas durante años. Sus personajes eran miembros de nuestra familia. Ahora busco el amado libro y no está. A mi papá tampoco lo encuentro.
De la revista digital "Aleteia" copio este párrafo del libro de nuestros amores:

"A los que ignoran, enseñadles todo lo que podáis; la sociedad es culpable de no dar enseñanza gratis: es responsable de la noche que produce. Este alma está llena de sombras, y allí se comete el pecado. El culpable no es quien ha cometido el pecado, sino aquél que ha hecho la sombra."

 

El 27 de febrero conmemoramos el 117º cumpleaños de JOHN STEINBECK (Salinas, Estados Unidos).
Tengo para mí que si el realismo en la literatura sólo hubiera producido "Las uvas de la ira", habría sido imprescindible crear la categoría sólo para esta novela. Steinbeck retrata la condición humana de un modo magistral, tanto en sus más elevadas actitudes como en su miedo y vicios, su desesperación y violencia. El individuo y la masa que lo contiene son uno, parece decirnos el escritor, Uno a la hora de la humillación y la avaricia, uno a la hora de la contención, del abrazo amoroso y fraterno.

"Las gentes salieron de sus casas y olfatearon el aire cálido y picante y se cubrieron la nariz defendiéndose de esa atmósfera. Los niños salieron de las casas, pero no corrieron ni gritaron como hubieran hecho después de la lluvia. Los hombres, de pie junto a las cercas, contemplaron el maíz echado a perder, muriendo de prisa ahora, sólo un poco de verde visible tras la película polvo. Callaban y se movían apenas. Y las mujeres salieron de las casa para ponerse junto a sus hombres, para sentir si esta vez ellos se vendrían abajo. Observaron a hurtadillas sus semblantes, sabiendo que no tenía importancia que el maíz se perdiera siempre que otra cosa persistiese".

STEINBECK J. (2003) "Las uvas de la ira", P. 12, Alianza Editorial, Madrid, España.

Alberto Laiseca     Gustavo Adolfo Becquer     John Steinbeck     VÍCTOR HUGO

 

Patricia R. Nasello Giassone (1959, Argentina). Publicó los libros de microrrelatos Una mujer vuelta al revés (2017, Macedonia), Nosotros somos eternos (2016, Macedonia) y El manuscrito (2001, edición de autor).Maestrante en la Universidad de Salamanca: Maestría en Escritura Creativa. Participó en antologías, periódicos y revistas culturales (soporte papel) en Argentina, México, España, Perú, Rumania, Venezuela y Bolivia. Trabajos suyos han sido traducidos al francés, italiano, rumano e inglés. Coordina Talleres de Creación Literaria. Desde el año 2014 administra Piedra y nido, antología digital de minificción (más de doscientos escritores publicados de veintitrés países). Miembro, junto a Sergio Astorga (México/ Portugal), de Brevilla revista digital de minificción. Dirige, Lilian Elphick (Chile). Contadora Pública por la Universidad Nacional de Córdoba. Bitácora personal: https://patricianaselloescritora.blogspot.com/