WILFREDO CARRIZALES 

 

 

   Calma final*

Wilfredo Carrizales

 

Nota: "Calma final", del escritor venezolano Wilfredo Carrizales, es el sexto volumen de la colección "Este mar narrativo", de la Coordinación de Literatura de la Secretaría de Cultura del estado Aragua, Venezuela. Presentamos aquí cuatro relatos extraídos del libro. Jorge Gómez Jiménez (editor).

 

Taxistoria

Cansado, el taxi cerraba los faros y lo vencía el sueño. Lo vivido durante la noche, se le tornaba en su mente mecánica, horrible pesadilla.

Viejas que lo apuntaban con descomunales pistolas, conminándolo a entregar el dinero; niños de pegostoso chicle que lo rodeaban, riéndose grotescamente, pasándole las manos mugrientas por toda la tapicería; gigantescos agujeros negros sin fondo que de pronto, se lo tragaban en la esquina menos pensada; matones con ensangrentados cuchillos, cortándole aviesamente los neumáticos; policías con rolos cavernícolas subidos encima de los parafangos, chillando y destrozándole los parabrisas...
Sus despertares en medio de ruidos de tuercas flojas y derrames de aceite, lo fueron debilitando y carcomiendo por dentro. Ningún taller mecánico le encontraba remedio a su padecimiento. "La vejez", le decían.
La chivera adonde fue a dar decretó su muerte por despedazamiento.

 

Hoja de parra

Adán se atrevió a salir a la calle, el día en que por fin recibió a vuelta de correo su hoja de parra. Una hoja algo ancha, no muy verde (más bien tirando a parda) y con un pedúnculo anormal, en forma de pinza.
Sin pérdida de tiempo, Adán tomó su hoja y se la colgó del pubis. Le dio dos tirones hacia abajo para comprobar su firmeza y por primera vez se encaminó hacia el mundo exterior, desconocido para él. A pesar de que la gente lo miró con sumo estupor, él pensó que se debía a la original de su vestimenta. Sobre todo las mujeres, tuvieron actitudes dispares cuando se lo toparon: algunas se llevaron las manos a la cara, ocultando su vergüenza; otras, lo miraron con una abierta avidez e incluso hubo algunas, bastante atrevidas, que disimuladamente le levantaron la hoja de parra, esperando encontrar debajo un buen racimo. No quedaron defraudadas.
En el momento que tres corpulentos enfermeros apresaron a Adán e inmediatamente le pusieron una camisa de fuerza, el expulsado del paraíso intentó protestar, desconcertado, pero sus palabras resultaron ininteligibles para sus captores. Sólo constituyeron una prueba más de su desquiciamiento mental.
Tragándose su rabia en la celda del manicomio, Adán maldice el día que recortó el anuncio del diario donde promocionaban: "Hojas de parra. Oferta única".

 

Disgregación

Cabeza, tronco y extremidades se unen a veces para formar un cuerpo: el mío. Esta unión no dura mucho tiempo, porque cada uno de ellos tiene una afición diferente a las mismas horas.
La cabeza gusta bañarse largo rato bajo la regadera; al tronco le agrada tenderse en el jardín a tomar sol; el brazo izquierdo opta por salir presuroso a pedir limosnas en las esquinas, mientras que el derecho entra con decisión a los restaurantes, se ubica bajo las mesas y se da a la agradable tarea de acariciar piernas bonitas de mujeres; el pie derecho siente gran afición por los prolongados paseos sin rumbo fijo y el pie izquierdo no sabe hacer otra cosa que patear traseros de personas gordas.
En esos momentos, existo en seis lugares diferentes.

 

Llamada nocturna

Con terca insistencia, repica el teléfono. Alguien acude a levantar el auricular: "Aló". Suena un disparo. La bala que penetra a través de la ventana abierta se incrusta en el oído del que responde a la llamada telefónica, después de haber traspasado el auricular. El herido de muerte por la bala trastabillea, y luego se desploma pesadamente.

El auricular queda colgando de la mesa, oyéndose la voz que viene del otro extremo del hilo telefónico. "Aló. ¿El disparo dio en el blanco?".

 

WILFREDO CARRIZALES Nació en Cagua, estado Aragua, Venezuela el 11 de noviembre de 1951. Poeta, narrador, sinólogo, traductor, fotógrafo, artista visual, monologuista, editor y conferencista. Realizó estudios de lengua china moderna y antigua e historia de la cultura de China en la Universidad de Peking (1975-1982). Fungió como Agregado Cultural de la embajada de Venezuela en China desde septiembre de 2001 hasta diciembre de 2008. Ha participado en recitales internacionales de poesía en China, Venezuela y Chile. Ha dictado conferencias y talleres sobre la cultura china en diversas instituciones de Venezuela. Ha expuesto su trabajo fotográfico en Beijing, China, y en Venezuela. Además amplia muestra de su trabajo fotográfico puede encontrarse en Facebook, Blipoint, Letralia, Cinosargo, entre otros sitios de la red.Su trabajo como artista visual (dibujos, collages, decalcomanías) puede mirarse en diversas páginas de Internet. Ha publicado diez poemarios y un libro de relatos. Su libro de poemas en prosa La casa que me habita recibió en su versión digital (año 2006), el Premio Nacional del Libro, en la mención "Libros con nuevos soportes".
Ha traducido y publicado diez traducciones del idioma chino. La última de las cuales Lo que no dijo el maestro fue editada en 2015. Sus textos aparecen en veinticinco antologías editadas en España, China y Venezuela.

 

* Estos textos se reproducen con autorización expresa del autor y fueron publicados en Letralia, Tierra de Letras - Edición Nº 4, del 1 de julio de 1996