Patricia Nasello

 

 

 

    EFEMÉRIDES DE MARZO

Patricia Nasello


El 6 de marzo conmemoramos el 91º cumpleaños de GABRIEL GARCÍA MÁRQUEZ (Aracataca, Colombia).
Mis hijos eran chicos cuando leí "Cien años de soledad" por primera vez. Ahora tengo nietos chicos; de modo que mi vida, el tiempo del amor, dio un giro completo. Concluyo, entonces, que festejo mis propios cien años amando la obra.
Siempre he creído ocioso repetir en este espacio datos que cualquier lector consigue en la red, pero estos son tan impresionantes que no puedo resistir la tentación de resaltarlos. "Fue catalogada como una de las obras más importantes de la lengua castellana durante el IV Congreso Internacional de la Lengua Española celebrado en Cartagena de Indias en marzo de 2007. Fue incluida en la lista de las 100 mejores novelas en español del siglo XX del periódico español El Mundo, en la lista de los 100 libros del siglo XX del diario francés Le Monde y en los 100 mejores libros de todos los tiempos del Club de libros de Noruega".

 

"Cien años de soledad", algunas líneas:

"Al ser destapado por el gigante, el cofre dejó escapar un aliento glacial. Dentro sólo había un enorme bloque transparente, con infinitas agujas internas en las cuales se despedazaba en estrellas de colores la claridad del crepúsculo. Desconcertado, sabiendo que los niños esperaban una explicación inmediata, José Arcadio Buendía se atrevió a murmurar:
—Es el diamante más grande del mundo".

GARCÍA MÁRQUEZ G. (2007) "Cien años de soledad" P. 27 Editorial Sudamericana. Buenos Aires.

 

                        Gabriel García Márquez           Cien años de soledad

El 6 de marzo conmemoramos el 180º cumpleaños de OLEGARIO VÍCTOR ANDRADE (Alegrete, Brasil).

Olegario V. Andrade, uno de los poetas argentinos más celebrados, había nacido en Brasil. Alegrete fue la tierra extranjera donde sus padres debieron exiliarse forzados por el poder político de turno.
Como la historia no siempre es justa, este poeta y periodista que bregó por los intereses del interior de la patria contraponiéndolos a los de la ciudad de Buenos Aires, que denostó los intereses espúreos de la Guerra contra el Paraguay ganándose la más acérrima enemistad de Mitre y cuyo nombre tomaron muchas escuelas de nuestro país, ahora sólo se recuerda por una de sus poesías, la llamada "La vuelta al hogar".

"Todo está como era entonces:/ la casa, la calle, el río,/ los árboles con sus hojas/ y las ramas con sus trinos
Todo está, nada ha cambiado,/ el horizonte es el mismo;/ lo que dicen esas brisas/ ya otras veces me lo han dicho
(...)
Sólo el niño se ha vuelto hombre,/ y el hombre tanto ha sufrido,/ que apenas trae en el alma/ la soledad del vacío".

VARIOS AUTORES (2000) "La mejor poesía. Selección de Héctor Yánover", Ps 16 y 18, Editorial Planeta. Buenos Aires

 

                 Olegario Víctor Andrade         La mejor poesía

El 14 de marzo conmemoramos el 130º cumpleaños de ARTURO CAPDEVILA (Córdoba, Argentina).
S fuese a fundar una biblioteca en mi ciudad, sin ningún lugar a dudas la honraría con su nombre. Como sabemos, estas son sus credenciales: Doctor en Derecho y Ciencias Sociales, profesor universitario de Literatura, Filosofía y Sociología, miembro de la Academia Nacional de Letras y la Academia Nacional de Historia, periodista y magistrado. También ensayista, narrador y poeta que obtuvo Premio Nacional de Literatura en tres oportunidades (1920, 1923, 1931). Sin embargo, nada de lo dicho sabía cuando, de niña, memoricé esta poesía suya que había leído en una colección extraordinaria de libros que me regaló mi papá:

"La buena palabra

Casi he rodado al fondo de la sima.../ —Tú que me escuchas, mi enseñanza aprende:/ Nunca seas la espada que lastima./ Sé, tan solo, la espada que defiende.
Nunca hieras. El hombre cuando hiere,/ tortuoso intento de matar delata./ Llama pura es la sangra del que muere./ Humo negro la sangre del que mata.
Si te ciega el rencor, vuélvete heroico./ Huye de los demás. Busca el encierro./ Y hazte en tu grave soledad de estoico,/ recto como una vertical de hierro.
Un agua fresca de perdón de hermano/ vuelca en el odio de carbones rojos./ Con sus cenizas, límpiate la mano,/ y lávate con lágrimas los ojos".

VARIOS AUTORES (1962) "Mi libro encantado. Volumen VII". P.210. Editorial Cumbre. México D. F.

 

                           Arturo Capdevila     Mi libro encantado

 

El 16 de marzo conmemoramos el 127º cumpleaños de CÉSAR VALLEJO (Santiago de Chuco, Perú).
En el año 1970, su viuda, la escritora Georgette Marie Philippart Travers, traslada los restos de César Vallejo desde el cementerio de Montrouge al de Montparnasse, donde inscribe su famoso epitafio: "He nevado tanto para que duermas".
Como todo lector, agradezco a Georgette por salvar del nacismo los manuscritos de su esposo y, luego, dedicar su vida a difundirlos; sin embargo, sé que este gesto no es suficiente. Yo le debo una confesión: necesité nevar mucho, nevar hasta deshacerme, para que mi comprensión lectora estuviera a la altura de los méritos de dichos manuscritos.

"Idilio muerto

Qué estará haciendo esta hora mi andina y dulce Rita/ de junco y capulí;/ ahora que me asfixia Bizancio, y que dormita/ la sangre, como flojo cognac, dentro de mí.
Donde estarán sus manos que en actitud contrita/ planchaban en las tardes blancuras por venir;/ ahora, en esta lluvia que me quita/ las ganas de vivir.
Que será de su falda de franela; de sus/ afanes; de su andar;/ de su sabor a cañas de mayo del lugar.
Ha de estarse a la puerta mirando algún celaje,/ y al fin temblando; "Qué frío hay... Jesús!"/ Y llorará en las tejas un pájaro salvaje".

VARIOS AUTORES (2000) "La mejor poesía. Selección de Héctor Yánover", P. 370 Editorial Planeta. Buenos Aires.

 

                                     César Vallejo      La mejor poesía

 

 

El 17 de marzo conmemoramos el 99º cumpleaños de OLGA OROZCO (Toay, Argentina).

Tengo en mi biblioteca el libro infinito que imaginó Jorge Luis Borges. Sí, el libro de arena borgeano existe y se titula "También la luz es un abismo", Olga Orozco es su escritora. No tiene principio ni final porque la infancia es una patria eterna, porque es perdurable su modo de nombrar, porque es atemporal la piedra con la que Olga Orozco escribe desde siempre:

"Ahora estoy viajando con esa piedrecita negra, lisa, lustrosa, apretada en la mano. (...) No sé si tiene un secreto, un significado que yo ignoro, a veces me parece que huele a algo más que a piedra fría o que late como un pequeñísimo corazón, como si adentro hubiera un pájaro minúsculo; a veces siento una vibración como si intentara dictarme la palabra que trato de escribir, la palabra en cuya búsqueda continúo escribiendo, aún no he descubierto que esa es la palabra que murmura todo cuanto miro".

OROZCO O. (1995) "También la luz es un abismo" P. 227, 228. Emecé Editores, Buenos Aires, Argentina.

                             Olga Orozco      También la luz es un abismo

 

El 27 de marzo conmemoramos el 84º cumpleaños de ABELARDO CASTILLO (Buenos Aires, Argentina).
Cursaba mi primer año de Taller de Creación Literaria en la SADE (Sociedad Argentina de Escritores), seccional Córdoba, cuando la coordinadora puso en mis manos el extraordinario cuento "La madre de Ernesto", de Abelardo Castillo. Así fue como, en la década del noventa, comenzaron mis ya casi cuarenta años de amistad con su narrativa; y digo amistad porque una vez leído aquel (para mí) primer cuento, ya no fue posible apartarme. Cualquiera que disfrute de mi misma compulsión lectora sabe de qué hablo. Imposible alejarse de un escritor que ha legado a la literatura, que nos ha legado, párrafos como el que sigue:

"La mujer está detenida en el centro de la habitación. Ya no baila. Desde hace algunos segundos sólo hace girar la cabeza, echándola hacia atrás con un movimiento sonámbulo e incontrolado. Ahora mira hacia acá, como si acabara de reparar en algo. "Usted se ríe", dice en voz muy baja. La sonrisa aniñada desaparece de su rostro. Con visible esfuerza da un paso atrás. Como si se apartara violentamente de alguien. "Voy a terminar por...", ha dicho. Estuvo a punto de decir: volverme loca. Se apoya en la puerta que da al pasillo. El teléfono comienza a llamar. Ella no le presta atención, quizá ni siquiera lo oye".

CASTILLO A. (2003), "Las panteras y el templo" P. 52 Seis Barral. Biblioteca Breve. Buenos Aires, Argentina.

 

                      Abelardo Castillo        Las panteras y el templo

 

El 31 de marzo conmemoramos el 105º cumpleaños de OCTAVIO PAZ (México, México).
Quienes amamos a Octavio Paz, sabemos que la enciclopedia no es suficiente. Decir poeta, ensayista, Premio Nobel, diplomático, no es suficiente. Porque sí lo fuera, ¿qué haríamos entonces con el Paz narrador? ¿Y qué con el Paz minificcionista? Porque así fue como el escritor y antólogo Raúl Brasca lo presenta en "Dos veces bueno. 3".
PAZ Octavio (nacido 1914) Mago. Sabio en el arte del sortilegio, de la palabra que encanta.

"La calle

Es una calle larga y silenciosa./ Ando en tinieblas y tropiezo y caigo/ y me levanto y piso con pies ciegos/ las piedras mudas y las hojas secas/ y alguien detrás de mí las pisa:/ si me detengo, se detiene;/ si corro, corre. Vuelvo el rostro: nadie./ Todo está oscuro y sin salida,/ y doy vueltas y vueltas en esquinas/ que dan siempre a la calle/ donde nadie me espera ni me sigue,/ donde yo sigo a un hombre que tropieza / y se levanta y dice al verme: nadie".

VARIO AUTORES "Dos veces bueno 3". Antólogo: Raúl Brasca. P. 31 Ediciones Instituto Movilizador de Fondos Cooperativos. Buenos Aires, Argentina.

                         Octavio Paz       dos veces bueno     

 

 

Patricia R. Nasello Giassone (1959, Argentina). Publicó los libros de microrrelatos Una mujer vuelta al revés (2017, Macedonia), Nosotros somos eternos (2016, Macedonia) y El manuscrito (2001, edición de autor).Maestrante en la Universidad de Salamanca: Maestría en Escritura Creativa. Participó en antologías, periódicos y revistas culturales (soporte papel) en Argentina, México, España, Perú, Rumania, Venezuela y Bolivia. Trabajos suyos han sido traducidos al francés, italiano, rumano e inglés. Coordina Talleres de Creación Literaria. Desde el año 2014 administra Piedra y nido, antología digital de minificción (más de doscientos escritores publicados de veintitrés países). Miembro, junto a Sergio Astorga (México/ Portugal), de Brevilla revista digital de minificción. Dirige, Lilian Elphick (Chile). Contadora Pública por la Universidad Nacional de Córdoba. Bitácora personal: https://patricianaselloescritora.blogspot.com/