homero carvalho

 

 

 

    Literatura boliviana contemporánea

Homero Carvalho Oliva


"Sé muy bien que soy un animal

perdido en la noche y por lo tanto un nombre más,

un sonido más. Cuando suceda lo que

espero seré el mundo y no estaré lejos de nada".
Jesús Urzagasti

En pleno tercer milenio, cobijada por el mundo digital y los encuentros y desencuentros que producen las redes sociales, la literatura boliviana está viviendo una de sus mejores épocas, tanto por la calidad de las obras de escritores nacionales, así como por la publicación y los premios que estamos ganando en países extranjeros, que está permitiendo visibilizar creaciones deslumbrantes y originales como nunca antes fue posible, pese a que ya en la primera mitad del siglo veinte algunos de nuestros escritores fueron publicados en España, Argentina y Chile. Sin duda alguna que este momento histórico es producto de todo un pasado literario en el que se destacan nombres de poetas y escritores como Adela Zamudio, Nataniel Aguirre, Ricardo Jaimes Freyre, Gregorio Reynolds, Alcides Arguedas, Adolfo Costa du Rels, Franz Tamayo, Yolanda Bedregal, Hilda Mundy, Raúl Otero Reiche, Carlos Medinaceli, Virginia Estensoro, Óscar Cerruto, Augusto Céspedes, Jaime Saenz, Jorge Suárez, Jesús Urzagasti, Néstor Taboada Terán y otros escritores y poetas que ya forman parte del canon nacional y de los cuales somos sus herederos.

Desde el siglo veinte nuestra narrativa posee, en muchos casos, un carácter multilingüe, pues la escritura en español se mezcló con las lenguas nativas, lo que le dio una extraordinaria riqueza lingüística y expandió las posibilidades del texto. A partir de entonces los escritores recurrían a otros idiomas, especialmente el inglés, y algunos lo incorporaron a sus textos como parte de su estilo personal. Sin embargo, la recuperación de la democracia, en la década de los ochenta, hará que la literatura nacional se abra a nuevos registros, alejándose de los temas de las dictaduras y las injusticias en los que el escritor asumía el rol de interpelar al Estado y sus opresores; ahora el compromiso mayor es con la palabra y eso se puede evidenciar en las antologías temáticas de cuento que se han venido publicando desde la década de los noventa, por ejemplo: cuento erótico, fantástico, de ciencia ficción, de fútbol, de terror y muchos otros y lo mismo podemos decir de la novela y sus temas y argumentos. En cuanto a poesía se puede afirmar que la producción poética boliviana siempre fue notable y ahora existen muchos y buenos poetas escribiendo en todas las latitudes de nuestra nación, mostrando que no solamente somos un país andino sino también amazónico.
En la actualidad, entre los narradores, incluyo a cuentistas y novelistas porque en la mayoría de los casos escriben ambos géneros podría mencionar a Magela Baudoin, Gaby Vallejo, Giovanna Rivero, Liliana Colanzi, Edmundo Paz Soldán, Rodrigo Urquiola, Wilmer Urrelo, Homero Carvalho, Adolfo Cáceres Romero y Gonzalo Lema, escritores que ganaron premios, fueron y son publicados en el extranjero; además, por supuesto, de Sisinia Anze, Ramón Rocha Monroy, Wolfango Montes, Iván Prado, César Verduguez, Rodrigo Hasbum, Maximiliano Barrientos, Roger Otero, Guillermo Ruiz Plaza, Adolfo Cárdenas, Manuel Vargas, Rossemarie Caballero, Constanza Rodríguez Roca, Eliana Soza, Alcides Parejas, Blanca Elena Paz, Isabel Suárez, Natalia Chávez y otros narradores más jóvenes.
Los poetas bolivianos siempre han ocupado un lugar destacado en la literatura latinoamericana, empezando por Jaimes Freyre que fue amigo de Rubén Darío y fundaron una revista en la que difundían sus manifiestos y su poesía modernista; así como Adela Zamudio, Yolanda Bedregal, Gonzalo Vásquez Méndez, Alcira Cardona, Jorge Suárez, Edmundo Camargo, Blanca Wiethüchter, Roberto Echazú. En la actualidad la poesía y los poetas bolivianos han sido incluidos en varias antologías publicadas en el mundo; en Italia, por ejemplo, el poeta y traductor Emilio Coco acaba de publicar El país de los espejos, antología que incluye a 32 poetas bolivianos y Homero Carvalho ha publicado dos antologías en España, una para la prestigiosa editorial Visor la otra para Ediciones Amargord, pronto saldrá una bilingüe español/portugués en Brasil.
La lista de los poetas es mucho más larga, así que trataré de incluir la mayor cantidad de nombres empezando por los consagrados: Eugen Gomringer, Antonio Terán, Eduardo Mitre, Matilde Cazasola, Pedro Shimose, Ruber Carvalho Urey, Norah Zapata, Gigia Talarico, René Antezana, Jorge Mansilla y Álvaro Díez Astete; luego viene una generación intermedia con poetas que están consolidando su obra como Benjamín Chávez, Silvia Rozsa, Alex Aillón, Pablo Mendieta, Pablo Cingolani, Mauro Alwa, Patricia Gutiérrez Vilma Tapia Anaya, Gabriel Chávez, Mónica Velásquez, Julio Barriga, Gary Daher, Paura Rodríguez, Ricardo Ballón, Gricel Gamarra, Sulma Montero, Mireya Ottaviano Díaz, Alejandra Barbery, Ruth Cárdenas, Fanthy Velarde, Luis Mérida Coímbra, Ramiro Jordán, Óscar Gutiérrez, Jackeline Rojas Heredia y Ruth Ana López; entre los más jóvenes podemos nombrar a Sandra Velasco, María Claudia Ardaya, Vadik Barrón, Janina Rita Camacho, Hilda Cuéllar, Elías Caurey, Graciela María González, Viviana Gonzáles, Edson Hurtado, Marcia Mendieta Estenssoro, Roberto Oropeza, Melissa Sauma, Milenka Torrico, Nicole Vera Comboni, M. Montserrat Fernández, Nelly Vázquez, Pau Poma, Camila Toribio, Lauren Pardo, Nicole Bishop, Marina Bel y Marco Zárate.

Respecto al microcuento o microficción, en nuestro país es todavía un género que se está desarrollando y, si bien muchos narradores nacionales los han escrito alguna vez y los han incorporados en sus libros o en revistas y suplementos culturales, pocos son los que han publicados libros exclusivamente dedicados al microcuento, entre los que si hemos publicado libros de este subgénero incluyo, entre otros, a Alfredo Medrano, Ernesto Callisaya, Vanessa Giacoman, Teresa Constanza Roca, Gonzalo Llanos, Felipe Parejas, Eliana Soza, Gonzalo de Córdova, Miguel Sequeiros y Sandra Velasco. Justamente para difundir y promocionar este género entre los lectores y jóvenes escritores he organizado, en las ferias del libro de las ciudades Santa Cruz y La Paz, varios encuentros internacionales en los que han participado escritores de varios países.
Agradezco a los amigos de la extraordinaria revista literaria Tardes amarillas, de la Argentina, la oportunidad que me brindaron de escribir esta nota para hacer conocer a los escritores bolivianos más allá de nuestras fronteras.

 

Homero Carvalho Oliva, Bolivia, 1957, escritor y poeta, ha obtenido varios premios de cuento a nivel nacional e internacional como el Premio latinoamericano de cuento en México, 1981 y el Latin American Writer's de New York, 1998; dos veces el Premio Nacional de Novela con Memoria de los espejos (1995) y La maquinaria de los secretos (2008). Su obra literaria ha sido publicada en otros países, traducida a otros idiomas y figura en más de treinta antologías nacionales e internacionales como Antología del cuento boliviano contemporáneo e internacionales como El nuevo cuento latinoamericano, de Julio Ortega, México; Profundidad de la memoria de Monte Ávila, Venezuela; Antología del microrelato, España y Se habla español, México. En poesía está incluido en Nueva Poesía Hispanoamericana, España; Memoria del XX Festival Internacional de Poesía de Medellín y Festival de Poesía de Lima. Entre sus poemarios se destacan Los Reinos Dorados, El cazador de sueños y Quipus. El año 2012 obtuvo el Premio Nacional de Poesía con Inventario Nocturno y es autor de la Antología de poesía del siglo XX en Bolivia, publicada por la prestigiosa editorial Visor de España. Premio Feria Internacional del Libro 2016 de Santa Cruz, Bolivia. En el 2017, Editorial El ángel, de Ecuador, publicó su poemario ¿De qué día es esta noche?, Antología de poesía boliviana contemporánea, publicada por Amargord editores, de España y Antología de la poesía amazónica de Bolivia, publicada por Ediciones Sur, de Cuba; editorial Cintra y ARC, de Brasil reeditaron dos libros suyos.