ANTOLOGÍA DE POESÍA DE SANTIAGO DEL ESTERO - ADRIANA DEL VITTO

 

  ADRIANA DEL VITTO

Adriana Del Vitto nació en Santiago del Estero. Es profesora de Castellano, literatura y latín, Licenciada en Letras, Especialista en Lectura, escritura y educación; Diplomada en psicoanálisis y prácticas socioeducativas, Magister en literatura para niños y jóvenes.
Ha ejercido la docencia en todos los niveles de la educación. Durante 13 años trabajó en el diario El Liberal como jefe de Corrección, encargada de la página cultural y editorialista. Recibió el premio de la Asociación de Periodistas Argentinos por su contribución a la educación desde el periodismo. Fue distinguida como Mujer destacada en el rubro letras por el Consejo Deliberante de la Capital santiagueña y por la CTA filial local. Ha sido consultora de la Unesco para el Ministerio de Educación de la Nación desde 2009 hasta mayo de 2016. Recibió numerosos premios por sus trabajos literarios. Ha publicado los poemarios Distancias, El fuego de mis juegos y Septiembre no me gusta, el libro de cuentos Sexto Sentido y acaba de ver la luz su primera novela "Con la sola compañía de la luna" que se presentó en el Palacio Legislativo Nacional. 

 

Despojo 

Renuncié a dibujar
un cielo eternamente azul.
Me despojé de toda
vestidura inútil.

 

La sangre no dilata
mis venas de emoción
ni turba mis sentidos
la serena ternura
de otros ojos.

 

Rompí las últimas cadenas
y desnuda de velos y jazmines
asesiné mis sueños
con un solo disparo.

 

Me colgué de la vida mansedumbre,
de la monótona sonrisa
complaciente de los tibios.

 

He cubierto mi corazón de escamas.
En un rincón, agoniza
mi máscara de fuego.

 

 

Sin palabras 

Me quedé sin palabras.
Los sentidos me ganaron
otra vez la partida.
¿Puedes medir la fuerza
de toda la tormenta
que me abate?
¿Ese claro dulzor
me despierta el alma
y me viste de fiesta
el corazón?

 

Mientras te espero,
empiezo a comprender
que cada día tiene
la dimensión exacta
de tu voz.

 

 

Mi lenguaje 

Más allá de mi pluma y de mis versos
y del Hado que dicta en mi conciencia
existe otro lenguaje en mi interior.
Es la distancia de la piel al beso,
es el espacio entre mi corazón y tu alma,
que puede recorrerse con un gesto,
con la risa espontánea de mis palabras...
Hay un lazo imposible de olvidar,
hay tiempos, sinsabores, plenitudes,
pero encerrado y asombrado a veces
está el Amor, que no conoce de distancias.
Detrás de tus desvelos y agonías,
de tus lágrimas grises y calladas,
yo sé que tú comprendes y me llamas.

 

 

Terapia 

Afueras es primavera.
Adentro, la muerte
se prueba nuevos cuerpos.
La vida no ofrece resistencia:
aquí, en el límite, se pierden
con frecuencia las batallas.
Los ayes resisten su mortaja
con la inclemencia presentida
de la infinita soledad.
Tendidos en la cama,
los cuerpos despojados
se preparan para cerrar
el círculo que los habrá
de devolver al punto
inexistente de la nada.

 

Afuera es primavera,
Pero ellos no lo saben.

 

 

Juegos de fuego

Ojos de niño triste,
piel de hombre,
corazón de fuego.
Huésped entrometido
que huele soledades,
¿te atreverías a compartir
este furor que me atormenta?

 

Para mí es suficiente.
Cierra los ojos. ¡Prueba!
Imagina mi imagen,
mis ojos que te embriagan,
mi voz que te acaricia,
mi piel que te despierta,
la tuya que se eriza,
y luego, el fuego, el juego,
¡eterno fuego de mis juegos!

 

No te sorprendas,
¡Es solo un juego de mis fuegos!
Al despertar,
descubrirás mi olor
pegado en cada pliegue
de tus sábanas húmedas.