Alejandro Bentivoglio 

 

 

 

                       24 HOURS TO LIVE

Alejandro Bentivoglio

 

Director: Brian Smrz
Guionistas: Ron Mita, Jim McClain, Zach Dean
Protagonistas: Ethan Hawke, Qing Xu, Paul Anderson
USA. 93 minutos.

 

Nos encontramos aquí frente a una película que quizás no estuvo del todo bien manejada, ya que definió bien sus parámetros de género y esto le trae algunos inconvenientes. Aunque básicamente es un film de acción, también tiene algo de ciencia ficción, pero muy leve al punto de ser un detalle menor. Como también estamos ante un producto puramente para entretenimiento, algunas cuestiones no se tratan con demasiada profundidad y quedan en un segundo plano. Sin embargo, todo esto no impide que la película sea un genuino entretenimiento que vale la pena ver al menos una vez si se quiere pasar un rato sin mayores complicaciones.

Leer más...

 

 CLAUDIO ROJO CESCA N

  

    CORTE Y CONFECCIÓN

Por Claudio Rojo Cesca


James Cameron necesitó 200 millones de dólares para filmar su versión del hundimiento del Titanic. El Señor de los Anillos costó aproximadamente 95 millones por película. Para que accediera a participar en Alien 3, la Fox tuvo que pagarle a Sigourney Weavercasi el presupuesto entero de la primera Alien. Hacer películas exitosas parece ser una tarea, en principio, costosa. Pero aunque se diga y se repita que por la plata baila el mono, hay otras músicas que hacen bailar al cine.


UNO EN UN MILLÓN
"Cacería Macabra" (You're Next) se rodó en 2011, con un escueto presupuesto de 1 millón de dólares, casi nada al lado de lo que habitualmente cuesta filmar una película mercadeable en Estados Unidos. Muchísimo menos si comparamos su costo con los gigantes de la taquilla, que entre salario de actores y distribución llegan al piso de 100 millones en lo que dura un bostezo. Sin embargo, "Cacería..." no tiene el aspecto cutre de una película barata. Es un slashera toda máquina, fuera de canon, prácticamente sin ayuda digital, todo gracias a la mirilla afilada de su director, el joven Adam Wingard, que con apenas 32 años llevó a la carne del fílmico una apuesta más que decente.
Debería ser la conclusión, pero lo vamos adelantando: hace falta talento para filmar sin plata.

Leer más...

 
Más artículos...