CUADERNO LAPRIDA

 Verónica Sotelo

Especial para Tardes Amarillas

 

Cuaderno Laprida

 

       Subió al taxi estacionado  en  la  esquina  de su  casa y después de saludar al conductor

         le dio la dirección: «San Martín y Laprida». Mientras ponía en marcha el motor, el hombre

    musitó: «Yo, Francisco Narciso de Laprida, cuya voz declaró la independencia de estas

    crueles provincias». El pasajero lo miró con asombro y sintió la tentación de hacer una

     broma: «¿Usted es Laprida, entonces?». El conductor lo corrigió: «Yo fui Laprida. Ahora

                                     manejo un taxi».(David Lagmanovich)

Noviembre de 2014. En una renombrada confitería de la ciudad de San Miguel de Tucumán tres escritores departen amablemente acerca de una pasión compartida dentro del inmenso mundo de la literatura: El microrrelato. Por estas tierras del NOA es imposible hablar de este género sin tener en cuenta la figura de David Lagmanovich, uno de los máximos exponentes del mismo en el mundo contemporáneo. En algún momento de la charla surge el texto que precede estas palabras y el micro termina por transformarse en el disparador para una convocatoria que, más adelante, fructificará en un libro que da mucha tela para cortar y que, más allá de las expectativas lógicas para un convite como este, se ha ido perfilando como el éxito editorial más importante en los últimos años en nuestra región. De la reunión participaron Rogelio Ramos Signes, reconocido escritor tucumano, Julio Estefan director de la editorial Aguja de Buffon y el santiagueño Antonio Cruz. 

Leer más...

 

 

BALTASAR PUNTO Y SEGUIDO de Víctor Hugo Ledesma.

 

Verónica Sotelo

Especial para Tardes Amarillas

 

TAPA VÍCTOR HUGO

 

Mientras la minificción se mueve de manera pendular en algunos lugares importantes (y sobre todo en las redes) en Santiago del Estero, a prima facie, da la impresión de que ha entrado en una meseta. No solamente demoran en aparecer nuevos escritores que adhieran al género, sino que muchos de ellos, sobre todo los más jóvenes, se han inclinado más por seguir escribiendo poesía o narrativa convencional y no ponerse límites (lo que debe ser tomado exactamente como lo que es: una metáfora). Tengo la impresión (aunque no es más que eso, una corazonada) que en nuestra provincia ha caído de manera franca la publicación de obras de minificción.
Por ello, la aparición de un nuevo libro de micorrelatos es un hecho que debe ser celebrado con mucha alegría para quienes hemos sido seducidos por el género de la hiperbrevedad narrativa.
Ha llegado a nuestra revista un ejemplar de "Baltasar punto y seguido", el nuevo libro de relatos de Víctor Hugo Ledesma (uno de los autores más prolíficos en los últimos años). El autor, que, como es habitual no escribe solamente sobre el género sino que también ha incursionado en la poesía y en la novela, ya ha tenido experiencias anteriores con el microrrelato. No puedo dejar de mencionar en este punto el libro "Destellos en un espejo roto" con el que ya incursionara en la hiperbrevedad.
Si bien es cierto, el microrrelato es un texto complejo, difícil y que requiere mucho trabajo, muchas veces, lograr la sencillez narrativa es difícil y en definitiva, siempre se necesita de la complicidad de un lector avezado para que el círculo termine por cerrarse.
Contrario sensu, en el otro extremo, se ubican quienes han leído algunos microrrelatos y que, equivocadamente, han interpretado mal las reglas canónicas y se valen casi exclusivamente de esos finales que producen humor. Es menester recordar que, si bien el microcuento puede provocar sonrisas con sus finales sorpresivos, la diferencia con el chiste, la broma o el chascarrillo es que en sí mismos, estos no constituyen una verdadera pieza literaria mientras que el microrrelato si lo es.
En este caso, Ledesma "hace bien los deberes". Podrán gustarnos más o menos, pero nadie puede dudar de que su motor es la literatura y que sus textos conforman individual y grupalmente textos literarios. En este punto, me parece adecuado expresar que el lenguaje sencillo que caracteriza los textos de Ledesma es de fácil comprensión. Sus textos no tienen demasiados giros ni sobreabundancia de metáforas en la estructura narrativa y esto da un resultado que no siempre se logra: Que lo que uno escribe se transforme en un camino que no sea complejo y difícil de recorrer a la hora de la lectura por terceros.
Ledesma, quien ha sido distinguido con la faja de honor 2014 por su novela El Túnel del Rata, ha abrazado la literatura con mucha pasión y, por sobre todo, dedicación. Es un trabajador incansable y que no tiene reparos de recibir correcciones. Indudablemente, esto lo convierte en un escritor valioso e importante en esta época de la literatura santiagueña brevísima.
Saludamos pues el advenimiento de este libro, le auguramos éxito y esperamos que las musas sigan alimentando la imaginación del escritor.

 

 

 

 

    LOS CARAMELOS MASTICABLES DE MARTÍN GARDELLA

 
Verónica Sotelo

Especial para Tardes Amarillas


"Caramelos Masticables" Martín Gardella.
Ilustraciones: Galantz
Editorial: HOLA CHICOS (2016)

 

Nadie que tenga predilección por la minificción, desconoce la presencia del Martín Gardella en el universo microficcionista argentino. Desde su no tan lejana irrupción con su ópera prima "Instántáneas" (Buenos Aires, Ed. Andrómeda, 2010) Martín se ha ganado un lugar de preponderancia no solamente como autor sino también como gestor e incansable trabajador en el ámbito de la Microficción argentina. Prueba cabal es su participación en el grupo de Internacional microcuentista de justa fama entre las páginas que han colaborado de manera permanente en la difusión del microrrelato.
Ya desde el prólogo ("Sugerencias para saborear mejor este libro") que fuera escrito por el propio autor, este libro se distingue por el lenguaje accesible para niños y adolescentes. Obviamente, esta presentación de los textos que conforman el libro, invita a una lectura inmediata.
«Desde chico nos gustan los caramelos masticables» dice el autor y continúa. «Es irresistible la tentación de poder probar, con sólo un par de mordiscos, muchos sabores distintos en el paladar. En pocos minutos, las sensaciones van cambiando según el color del envoltorio, y pueden tener mayor o menor intensidad, pero nunca pasan desapercibidas. Algo similar sucede con este libro. Cada una de las microficciones que lo integran puede leerse en menos de un minuto, pero luego se instalan en la cabeza del lector por un buen rato» Libro Caramelos masticables microficción
Los textos de Gardella se caracterizan por su gran versatilidad y en este caso particular, los que e incluyen en este libro hacen gala de la misma pues el autor maneja con solvencia la intertextualidad y la transtextualidad lo que le permite apropiarse de todo aquello que inunda su vasta imaginación, desde personajes clásicos de la literatura infantil, pasando por monstruosos, superhéroes y princesas, hasta los videojuegos que están tan en boga.
Como cualquier libro, pero en especial como los libros de microrrelatos, este tiene múltiples significados y significancias con lo que, a la postre termina por ser un conjunto compacto y atrayente para los lectores. En este punto me gustaría hacer una pequeña pausa y referirme no solamente a los "caramelos masticables" de Martín sino a la pericia con que ha manejado sus dotes narrativas a lo largo de toda su obra.
En este caso particular, se me ocurre que las palabras del autor en los últimos párrafos de su "prólogo" no dejan de tener una razón más que importante pues terminan por ser un testimonio de su forma de abordar un género que parece fácil pero que, cuando uno lo toma con seriedad, termina exigiendo laboriosidad para encontrar la palabra exacta.
«Cada una de las Microficciones de este libro» sostiene, «pueden leerse en menos de un minuto, pero se instalan en la cabeza del lector por un buen rato.
Al igual que en una bolsa de caramelos surtidos, en estas páginas se pueden encontrar experiencias instantáneas para todos los gustos y edades... en situaciones novedosas, capaces de emocionar, causar terror o provocar sonrisas».

 

 
Martín Gardella

Martín Gardella nació en La Plata, provincia de Buenos Aires, en 1973. Es escritor, abogado y profesor universitario. Ha publicado varios libros de microficciones entre los que se encuentran: Instantáneas (Andrómeda, 2010), Los chicos crecen (Macedonia, 2015) y Caramelos Masticables. Microficciones para leer en un recreo (Hola chicos, 2016). Sus cuentos y microrrelatos han sido incluidos además en múltiples antologías. Es miembro fundador e integrante del comité editorial de la revista digital Internacional Microcuentista y conduce el programa radial "El Living sin Tiempo", dedicado a la microficción.

 

 

Las imágenes que acompañan esta nota fueron extraídas de las páginas http://www.puroscuentos.com.ar/ http://eleclipsedegyllenedraken.blogspot.com.ar/

 

 

 

 

DAVID PÉREZ VEGA 1 

 

 

 

    No se lo digas a nadie, por Jaime Bayly* 

Por David Pérez Vega

 

Editorial Círculo de lectores. 443 páginas. 1ª edición de 1994; 

 

Ya he comentado en el blog dos novelas deJaime Bayly (Lima, 1965): La noche es virgen y El cojo y el loco. Las dos me gustaron, sobre todo la primera. Seguía teniendo pendiente leer alguna de sus primeras obras. Sé que, ahora mismo, para un joven lector literario el nombre de Jaime Bayly debe estar asociado a un tipo de propuesta bestseller que no le resulta atractiva, pero yo recuerdo que durante los años 90, los primeros libros de Bayly tuvieron una buena acogida de crítica (además de público), y a mí se me fue pasando leerle, aunque siempre lo consideré uno de esos escritores que tenía apuntado que quería leer. Como Bayly fue un autor leído en España en los 90, las tiradas de sus libros eran amplias y ahora es fácil encontrar estas novelas, a precios muy baratos, en las librerías de segunda mano de Madrid. Además, a mí pareja, que en la actualidad cada vez reniega más de la literatura de ficción y de las novedades literarias, le dio por leer a Jaime Bayly al que encuentra muy divertido, independientemente de su calidad literaria, y la mayoría de sus libros están por mi casa.

He leído No se lo digas a nadie en su edición del Círculo de lectores, ejemplar que compré en la librería de segunda mano Ábaco y que en la actualidad pertenece a mi suegra. Le pedí a mi pareja que lo trajera a casa porque me apetecía leerlo; una lectura que se me quedó pendiente de los años 90. 

Leer más...

 

 

 

 DAVID PÉREZ VEGA 1

         Familias de cereal, por Tomás Sánchez Bellocchio

Por David Pérez Vega

 

Editorial Candaya. 190 páginas. 1ª edición de 2015

 

En más de una ocasión, los editores de Candaya –Pacoy Olga- me han mandado sus libros para que yo los comente en el blog; así que habíamos conversado a través de internet, pero nunca nos habíamos visto en persona hasta el diciembre pasado, cuando vinieron a Madrid para la presentación deFamilias de cereal, la primera obra de Tomás Sánchez Bellocchio(Buenos Aires, 1981). La presentación fue el sábado 12 de diciembre en la librería La Buena Vida, por la que hacía tiempo que no pasaba (desde la última vez que estuve allí se habían mudado a la acera de enfrente de la calle de Vergara). Paco y Olga estuvieron mandando emails a sus contactos de Madrid porque sentían "miedo a la librería vacía". La verdad es que aquello me pareció muy simpático y me apeteció pasarme para saludarles. Me ofrecieron también el envío del libro, pero ya que iba a La Buena Vida, donde sabía que vendían mi novela Los insignes, me apeteció comprarlo y poder así apoyarles. 

Leer más...

 
Más artículos...