De regreso*

Adrián Antonio Bonilla

  

                                            Composición John Cheever

 Abelardo Castillo dijo que "un artista es un hombre que se mete lúcidamente en su infierno personal y regresa de allí". Por supuesto que él sacó su boleto de regreso a último momento y así dejó atrás su etílico padecimiento. Y si hablamos de regresos, estamos de enhorabuena porque este año se reeditaron "Falconer" y "Esto parece el paraíso", dos excelentes novelas que ilustran sintéticamente las obsesiones existenciales del desaparecido y un tanto olvidado escritor norteamericano John Cheever. Éstas son sus dos últimas novelas, la primera, publicada en 1977, la segunda, poco antes de su muerte, en 1982. Atormentado por su adicción al alcohol, las pastillas y su bisexualidad, Cheever utilizó la literatura como instrumento de autoconocimiento. En sus Diarios escribe: "No poseemos más conciencia que la literatura... la literatura ha sido la salvación de los condenados, ha inspirado y guiado a los amantes, vencido la desesperación, y tal vez en este caso pueda salvar al mundo". A pesar de que Cheever es más conocido por sus cuentos —publicados en su mayoría por la revista The New Yorker— que por sus novelas, es justamente en ellas donde mejor percibimos ese ir y venir del que nos habla nuestro regresado Abelardo Castillo.

En "Falconer", Cheever narra la historia de Farragut, un cuarentón cocainómano y fratricida condenado a diez años de reclusión en Falconer, prisión de máxima seguridad. Su estadía en ese lecho de rosas hará que Farragut vea resquebrajarse hasta el más apuntalado de sus valores. No sentirá remordimiento alguno al descubrir y aceptar los placeres carnales que le proporciona otro interno que, como él (alter ego Cheeveriano), también ve hecha cenizas sus más encorsetadas certezas. Farragut añora, y esa añoranza es su paraíso. Ya no se acuesta con su esposa, que aún ama; ya no juega con su pequeño hijo; ya no se siente amado, si es que alguna vez lo fue. Los recuerdos de Farragut —buenos y malos— se convierten en maquinaria para el autoflagelo. La voz de su esposa pesa más que todo el hormigón de la prisión: "Creía que mi vida era ciento por ciento frustración, pero cuando mataste a tu hermano comprendí que había subestimado mis problemas".
En las trivialidades de la gente, en sus gestos, sus palabras, Farragut ve "los signos del confinamiento que ellos padecían, pero había cierta naturalidad, cierta despreocupación de su propio encarcelamiento, algo de lo cual él, que los observaba entre los barrotes, carecía cruelmente". Esta reflexión casi asfixiante será el motor de su esperanza y de su anhelada redención. Finalmente Farragut escapa del encierro carcelario —y suponemos que también interior— y de sus horrores. "Regocíjate pensó, regocíjate", leemos en la última línea de la novela, y en ella el incipiente retorno.
Como en una carrera de postas, en "Esto parece el paraíso", Lemuel Sears —un hombre elegante, de pelo blanco y piel morena que empieza a sentirse viejo— relevará al exhausto Farragut en la búsqueda del idilio perdido. También Cheever había emprendido el regreso. Alejado ya de sus adicciones y de su desordenada vida sexual (condición que su esposa soportó con estoicidad hasta el final), escribe su última novela; además de afrontar la agonía de un cáncer que lo consume.
En "Esto parece el paraíso" el autor hace un ajuste de cuentas con el mundo y con su propia existencia. Especie de coda para una vida truculenta y disoluta, pero que en su crepúsculo "ilumina tanto como un amanecer", apunta Rodrigo Fresán en el epílogo del libro. La obra transita a mitad de camino entre ficción y ensayo. En él aparecen tópicos como el miedo al paso del tiempo, la capacidad de amar y, sobre todo, la búsqueda de la felicidad. No es una novela que evoca con nostalgia el desarraigo de esa tierra media que es la juventud, sino una oda al presente y la celebración de la madurez enfrentada al futuro. Lemuel Sears se enamora de una mujer mucho más joven que él, y en el acto de enamorarse aflora el miedo, pero también el regocijo. El placer que nos depara la lectura del libro, se plasma con sencillez en su primera frase: "Esta es una historia para leer en la cama, en una casa antigua, una noche de lluvia".
Poco antes de su muerte, Cheever escribió un relato titulado "Las joyas de los Cabot", donde su narrador dice: "Ahora mi verdadero trabajo consiste en escribir una edición de The New York Times que traiga alegría a los corazones de los hombres. ¿Acaso podría imaginar una ocupación mejor?"
Regocijémonos, Cheever ha regresado.

 

*Este artículo fue publicado por el autor en su sitio web de una red social. Tardes Amarillas lo reproduce con autorización del autor. La composición fotográfica fue recuperada de la misma página.

 

 

 

 Aconteceres min

 

 

 

ACONTECERES

(Microrrelatos y cuentos Breves)

Por Verónica Sotelo

(Especial para tardes Amarillas)

 


Alicia Ida Fernández Polido
1° Edición 2015
Editorial Lucrecia (88 pag.)

 
Durante los últimos meses habíamos discutido bastante ("discutido" en el exacto sentido de su definición, es decir debatir, argumentar... eso) en el comité de lectura de nuestra revista (pomposo nombre para el conjunto de cuatro gatos locos que lo componemos) acerca de la evolución del microrrelato en nuestra provincia ya sea por su popularización en las redes o por su difusión a través de charlas, publicaciones en papel y cualquier otra manifestación.
Contrario sensu a los sostenido por nuestro director, que defiende la hipótesis de que el microrrelato (minificción, microcuento o cualquiera de estas denominaciones) sigue en crecimiento progresivo, personalmente sostenía lo que a mi saber y entender creo (o creía hasta hace pocos días) me marcaba la realidad. De que el microrrelato había tenido un crecimiento explosivo entre el año 2007 (aproximadamente) y el 2012 (también aproximadamente) y que, posteriormente había llegado a una especie de meseta y que, al menos así lo veía yo, después de haberse mantenido ahí, estacionario, en los dos últimos años, había comenzado a decrecer. 

Leer más...

 

 

 

DAVID PÉREZ VEGA 1

   

             CADA VEZ MÁS CERCA,

          (por Elvio E. Gandolfo)

 

                                              David Pérez Vega*

 

Editorial Caballo Negro. 225 páginas. 1ª edición de 2013.

 

Ya he comentado en el blog cinco obras de Elvio E. Gandolfo (Mendoza, Argentina, 1947), autor del que sólo se ha publicado en España un volumen con dos de sus relatos: Dos mujeres (Periférica, 2011), y ya he contado aquí también que, gracias a las redes sociales, he entablado con él una pequeña amistad en la distancia. De vez en cuando, Gandolfo me escribe un correo para comentarme alguna de las entradas del blog, o enviarme algún documento Word, donde me pasa un artículo que escribió para alguna revista y que tiene que ver con el libro que yo he comentado aquí.
Hacía más de una década que Gandolfo no publicaba un libro de cuentos y me gustó que me transmitiera a través del correo electrónico su alegría por este nuevo volumen (que sobrepasaba las 200 páginas, escribía), titulado Cada vez más cerca. Espero que cuando yo cumpla su edad siga manteniendo ese entusiasmo juvenil hacia la literatura que siempre parece desprenderse de sus palabras. 

Leer más...

 

 

 

  Trozos y trazos: los aforismos de Franklin Fernández


Por José Luis Trullo

 

Franklin Fernández (Caracas, Venezuela, 1973) es un autor prolífico y audaz, honesto y valiente. Promotor cultural de profesión, licenciado en Artes Plásticas, ha publicado ya varios libros, entre ellos el poemario Simples (2006) y los tomos de aforismos La Escritura y tú (2010) y Breves (2000). Su título más reciente, hasta ahora, era Poemas-objeto: cuerpo y textura de la poesía (2015). Y es que, aparte de escritor, Fernández también practica el atractivo género del poema visual, bajo la égida de dos de sus autores más admirados: Joan Brossa y el fotógrado Chema Madoz. Como autor plástico, ha recibido distintas distinciones internacionales; asimismo, participó en la polémica exposición Eufemismos Imperiales realizada en el Museo de Bellas Artes de Caracas y en el Centro Provincial de Artes Plásticas de la Habana, Cuba. 

Leer más...

 

 Carlos Enrique Saldivar 2

 

  LA FICCIÓN DE YELINA PULLITI CARRASCO

(Prólogo al libro "El Valle y otras historias fantásticas)

Carlos Enrique Saldivar*

 

Conocí a Yelinna Pulliti en 2007, en la primera reunión a la que asistí del grupo Coyllur (de aficionados a la fantasía, el terror y la ciencia ficción), tertulia que me permitió conocer a varios escritores y editores muy importantes del género fantástico en nuestro país: Adriana Alarco, Daniel Salvo, Isaac Robles, Víctor Pretell, Luis Bolaños, entre otros. 

Leer más...

 
Más artículos...