Toño 2

 

 

    

DISTANCIA DE RESCATE. LOS MISTERIOS DE LA BUENA LITERATURA

Antonio Cruz*

 

Ya casi terminaban mis vacaciones cuando pude leer “Distancia de rescate” de Samanta Schweblin.

Desde las primeras líneas, la nouvelle de Schweblin, quien ya me había sorprendido con su “Pájaros en la boca”, me atrapó sin remedio y me llevó a una lectura rápida y sin pausas lo que me permitió leer el libro en algunas horas. Bajo el impacto de la primera lectura, aproveché mi última noche de estadía para releerla.

Cuando conversamos con la persona que me lo había prestado, me preguntó cuál había sido el mayor impacto. Respondí que, más allá del lenguaje ―tengo la convicción de queSchweblin es, según mi punto de vista, la mejor narradora argentina de estos tiempos ―, me había conmovido la capacidad para referirse a un tema que me es cercano (quienes me conocen un poco, saben de mi compromiso con el medio ambiente y, por sobre todo, mi profundo rechazo a la contaminación ambiental sobre todo, por el uso del gliofosfato, sustancia tóxica que envenena poblaciones enteras) de manera tan oblicua como directa ―parece contradictorio ¿no?―. 

Leer más...

 

Osvaldo Marzal 

 

 

    "Tata Dios": entre la historia y la no ficción

Por Osvaldo Mazal

 

"Tata Dios", la novela de Juan Basterra (Resistencia, Editorial ConTexto, mayo de 2015) narra una masacre de "gringos", cometida en Tandil el primero de enero de 1872 por un grupo de gauchos soliviantados por el discurso apocalíptico del santón Solané. Comparto las consideraciones de Miguel Ángel Molfino, que en su comentario inicial a esta novela de Basterra aventura una hipótesis sobre la tradición en la que se inscribe: la gauchesca, Borges y Bioy Casares. Líneas que serían identificables en la precisión del discurso y la rigurosidad de las metáforas, y también para mí en el trabajo con la coloquialidad que conlleva el estudiado anacronismo que abarca con distintos niveles de lenguaje tanto el discurso del narrador como los de los personajes.

Leer más...

 

Aída López 

 

 

    CON LA MUERTE DEL RUISEÑOR NACE UN NOVELISTA 

Aída María López Sosa*

 

La muerte del Ruiseñor, Ediciones B 2017, es la ópera prima en el género de novela, del narrador y cuentista mexicano Carlos Martín Briceño (Mérida, Yucatán 1966). Definida por el escritor como una metanovela, narra la vida del compositor Guty Cárdenas, el Ruiseñor Yucateco, quien es asesinado en una riña de cantina en el Salón Bach de la ciudad de México (5 de abril de 1932), cuando apenas había cumplido veintiséis años. En paralelo Martín Briceño hace partícipe al lector de su proceso de escritura, mismo que no es nada fácil por tratarse de la incursión al género. De manera sutil y frontal nos introduce a la vida del compositor y a la del propio autor quien desea hacer "un texto entrañable, una historia que permanezca largo tiempo rebotando en las mentes y corazones de los lectores".

Leer más...

 

Juan Basterra

 

 

 

    

Elogio de la levedad

Acerca de La maestra de canto de Silvia Arazi

Por Juan Basterra

Exclusivo para tardes Amarillas

La maestra de canto

Silvia Arazi

Letras Del Sur

185 páginas

Hay novelas que se leen como se escuchan algunas canciones: de principio a final y suspendidos en la leve y progresiva modulación de sus tonos. Muchas de las obras que caracterizaron al distinguido círculo literario de la  joven Viena buscaron deliberadamente esa continuidad melódica, aquella  extensión pausada del arco de Ulises mencionada  por Arthur Schnitzler en una de sus admirables novelas. La maestra de canto de Silvia Arazi, retoma, acaso inadvertidamente, algunas de las antiguas enseñanzas de aquellos casi olvidados maestros y es  también, como muchas de las obras escritas por estos, un delicado muestrario de las pasiones y el necesario desencanto que sobreviene a toda aspiración de carácter amoroso o artístico. 

Leer más...

 

Toño 2

 

 

LA NOVELA DE RAMÍREZ

Antonio Cruz

Director de Tardes Amarillas

 

La Cabeza de Ramírez

Juan Basterra

Ed. CONTEXTO (2017)

171 páginas

Si bien he sido un lector apasionado desde mi más lejana infancia (suelo repetir que mi padre más que juguetes, me regalaba libros y probablemente muchos de quienes leen mis comentarios ya se cansen de tanta cantinela) con la novela histórica argentina  tuve una relación cambiante y ciclotímica que marcó mi vida de lector. Recuerdo que las primeras obras de carácter (hasta cierto punto) histórico que leí, fueron aquellas que tuvimos que leer en la escuela secundaria. Los primeros textos narrativos relacionados con la historia nacional que recuerdo haber leído fueron “El matadero” de Esteban Echeverría (en realidad un cuento) y "Amalia" de José Mármol. Recuerdo otras lecturas pero creo que no se adaptan al concepto de “histórica” al que quiero referirme ahora. Después vinieron otras lecturas. En la juventud, con la militancia, alterné la lectura de los textos de mi carrera universitaria con libros de política, táctica y estrategia, filosofía, y hasta de sociología. No obstante, recuerdo de esos tiempos convulsos, algunos títulos que, a ciencia cierta no sé si pueden ser catalogadas como “novela histórica” pero si así no fuera, su poética no las aleja tanto del concepto.  Destaco “La vida de Juan Manuel de Rosas” de Manuel Gálvez y dos novelas que, si bien no son propiamente novelas, no dejan de serlo por la forma en que fueron escritas “Alejandro de Macedonia” e “Historia de las cruzadas “ de Harold Lamb. Más cercano en el tiempo recuerdo “La revolución es un sueño eterno” y “The farmer” de Andrés Rivera entre varias otras que no enumero para no resultar pesado. 

He leído (y hemos leído con los chicos de la revista), “La cabeza de Ramírez” del chaqueño Juan Basterra. Debo decir que esta lectura me sirvió para confirmar las virtudes literarias de este platense/chaqueño. Apenas unos días antes había leído su “Tata Dios” y resultó una lectura provechosa y muy atrapante. 

Leer más...

 
Más artículos...