Patricia Nasello 

 

 

 EFEMÉRIDES DE DICIEMBRE

 

Patricia Nasello

 

El 2 de diciembre celebramos el 83º cumpleaños de HEBE UHART (Ciudad de Buenos Aires, Argentina)
Tanto maestra rural como profesora universitaria, Hebe Uhart fue una galardonada cuentista, novelista y cronista. Fogwill, escritor poco amante de conceder elogios si los hubo, opinaba que era "la mejor escritora argentina". Ella, fiel al desprecio que sentía por ese narcisismo que caracteriza a muchos de cuantos hacen al mundo literario, aludiendo a esa declaración, decía, "¿Qué significa eso? Nada". Más aún, cuando le tocó agradecer el Premio Iberoamericano de Narrativa Manuel Rojas que se le había otorgado, manifestó: "Pienso y siempre pensé que la conciencia de la propia importancia conspira contra la posibilidad de escribir bien".
El reconocimiento a su escritura le llegó en sus últimos años. Escritura que se caracterizó por una mirada lúcida hacia lo mínimo. Aquel mínimo detalle que descubre un mundo. Aquellas personas mínimas, a menudo desterradas de sí mismas e inconscientes de la minoría, severa hasta el desgarro, de la que forman parte.

Leer más...

 

Un erizo en el andamio

 

UN ERIZO EN EL ANDAMIO


La columna de Rogelio Ramos Signes


EN EL DÍA DEL CONTROL REMOTO Y DEL PEZ ESPADA

 

Un cierto miércoles nos invitaron a iniciar las actividades culturales de un café musical. El pretexto era festejar el Día de la Poesía, o el Día del Poeta. En verdad ya olvidé la denominación correcta, y supongo que los dos amigos escritores que me acompañaron también habrán olvidado ese detalle. Se había elegido una fecha (diferente a la del 21 de marzo instituida por la UNESCO) para conmemorar supongo que el nacimiento (espero que no la muerte) de un lejanísimo poeta nacido en Córdoba, en los años de la colonización de esta parte del continente. Si digo que también olvidé el nombre de dicho poeta del siglo XVII, parecerá que este texto es una injusticia movida por una imprudencia. Pero no es así, porque en verdad recuerdo algunos versos de ese poeta, decididamente menor, que tiene el único mérito de haber sido el primero que escribió algo en este país; aunque su lengua recuerde más a la culterana España. Creo que el poeta en cuestión era Luis de Tejeda, pero mencionarlo ya constituye un desatino si no hablamos también de Manuel José de Lavardén (tal vez el primer poeta nacional) y del español Manuel del Barco Centenera, que en 1602 escribió el poema La Argentina.

Leer más...

 

Patricia Nasello 

 

           

 

EFEMÉRIDES DE NOVIEMBRE

 

Paricia Nasello

 

El 8 de noviembre celebramos el 172º cumpleaños de BRAM STOKER (Clontarf, Irlanda).
Stoker tuve a su favor la buena estrella de haber nacido en un hogar que, además de no sufrir penurias económicas, tenía a la educación de sus hijos como prioridad absoluta. De salud precaria en su más temprana niñez, el pequeño Abraham se dormía con la voz de su madre relatándole cuentos de fantasmas con el fin de entretener su larga convalecencia. Desde luego, se especula que quizá hayan sido aquellos relatos el origen de su gusto por el género de terror.
Recibido con honores en el Trinity College, fue funcionario de gobierno en Londres, desempeñándose, también, como crítico literario y teatral.
Considerada durante muchos años como una ficción menor, un mero entretenimiento, "Drácula", ahora establecida como un clásico literario universal, es la obra cumbre de este cuentista y novelista irlandés. Si los estudiosos académicos hubiesen prestado oídos a Oscar Wilde, quien dijo que era la mejor obra de terror de todos los tiempos, no habrían demorado un siglo en apreciarla por lo que es.

Leer más...

 

VIOLETA ROJO 

 

 EL ARCHIVO DE "MINIFICCIÓN DE LOS JUEVES"

 

Entre Julio de 2014 y diciembre de 2015, la Dra. Violeta Rojo*, de Venezuela, publicó en el diario El Nacional de Caracas, una columna llamada "Minificción de los jueves" dedicada a difundir textos de autores de minificción de todo el mundo. Con enorme generosidad, nos ha cedido ese material para que sea difundido a través de nuestra revista. Agradecemos a Violeta por ello. No dejen de buscar nuestra sección especial "El archivo de Minificción de los Jueves". Les aseguramos que no se arrepentirán pues el trabajo de Violeta es impecable. 

 LAS MICROLOCAS  

Las Microlocas no son sólo estupendas escritores, sino también forman parte de un proyecto muy interesante. Estas cuatro narradoras escriben de manera colectiva, pero sin embargo personal.

Clara Obligado, en el prólogo del primer libro de estas mujeres, La Aldea de F. (2011), dice que Las Microlocas escriben a ocho manos, pero respetan la individualidad de la autoría, porque si bien cada texto es concebido particularmente, luego lo corrigen en conjunto. Las Microlocas son Eva Díaz Riobello -EDR- (España, 1980), Isabel González González -IGG- (España, 1972), Teresa Serván (España, 1974) e Isabel Wagemann (Chile 1972, vive en España). Todas han sido publicadas en distintas antologías y ahora preparan libros colectivos e individuales. 

Leer más...

 

Un erizo en el andamio

 

 

 

     UN ERIZO EN EL ANDAMIO 

La columna de Rogelio Ramos Signes 

Una muerte anunciada y sin adiós

 

El encanto estaba en llegar con una damajuana vacía hasta el centenario edificio de avenida Alem, en el viejo barrio de Concepción de la ciudad de San Juan. Allí un empleado de la bodega cambiaba esa damajuana por otra reluciente, entregaba una etiqueta del vino que uno deseaba, más una estampilla de impuesto a las bebidas alcohólicas y cobrara el importe de la compra; siempre a un precio casi irrisorio, si tenemos en cuenta los valores exagerados que se pagan en otros lados por productos de inferior calidad. Así (con el envase limpísimo, la etiqueta y la estampilla) uno caminaba por un ancho, umbrío y aromático pasillo hasta la misma base de cubas de roble de 50.000 litros promedio. Al pie de una de ellas, empleados de la bodega se encargaban de llenar los envases, de encorcharlos con un sistema antiquísimo y simpático (introduciendo el corcho a golpes con una pequeña madera), de pegarles la etiqueta y la estampilla y, finalmente, de colocarles un capuchón de plástico mojado que, en el clima más que seco de la provincia, pronto perdía su humedad y se adhería al cuello del envase tornándolo inviolable.

Leer más...

 
Más artículos...