Get Adobe Flash player

 

TRES POETAS LATINOAMERICANAS EN ESPAÑA

Selección de Carlos Vitale*

 

FOTO BEATRIZ CAMPOS

 

Beatriz Campos nació en Caracas (Venezuela) en 1948. Reside en España desde 1982.
Entre otros libros, ha publicado: Aguas encontradas, Texturas de sal, Me soporto, Poesía con aliento propio y Agua de Fondo.

1

Vieja artífice la fe de ese pueblo
juega a la fatigada redención
hasta las lágrimas.

2

Dame tu boca
estoy solo en medio
de la memoria.
Átame con tu lengua
a la paciencia de los días.

3

Ilación de días
El ojo escarba
Me envuelvo en la casa
Ella es la boca
Para mi sed.

4

(Hispanoamérica)

Arrodillarse ante el Sur,
donde el aire y la luz
comienza a agriarse.
Fronteras de cal sobre
espejos rotos. Jerga
candente empujando el
delirio de los días.
Puntos como vagidos en
viejos mapas de América.

5
(Mediterráneo)

La Mar,
parpadeo nocturno.
No hay manantial
ni páramos dormidos
en el fugaz quebranto
de esos ojos abiertos.

6

...Nada fuera de mi que no duela...
Antonio Enríque

Urdir en nuestro nombre
esa empalizada de tragedia.
Como un rencor se alza Occidente:
en la oscuridad del agua
en las llanuras con fronteras
se escriben cuerpos. Nada fuera de
ellos que no duela...

En tanto la melancolía de los días
se nos viene encima.
Un fulgor de huellas se pierden en
el tiempo de los hijos de nuestros hijos
y pensamos...
¡Ay Dios! Todos chuparán
de caña amarga.

7
.....Muriendo y siendo a la vez...
Gonzalo Rojas

La belleza nace y muere sola,
jadea, pulsa lenta allá afuera.
Me dice: ¡dame tus ojos!
¡deja la boca para cosas remotas!
¡pisa la tierra! ¡piérdete en la desmesura!

Hija de mis soledades,
en esa lastimadura de siglos
se va uno muriendo y siendo a la vez.

8

Ayer un hombre cantó su gloria
acopló su cuerpo al fuego y se llevó
con él a cuarenta y tres hombres y
mujeres que ya son historia..

Queremos reverenciar en la vida
la luz que nos falta.
Quiero seguir en pie
dueño de mi mano.

9

Juego a que existes.
Saberte en el fondo de
todas las cosas.
Mordaza de cuerpo larvario
te encomiendo mi hambre.

10

...la leche de la misericordia..
Nélida Piñón

A una hora inmensa de la tarde
bebemos con el último noticiario
la leche de la misericordia.
Esa que deja huella
compromete labio y lengua
favorece el sueño.

De la misericordia...
Mañana.
Ella está a cada extremo.
de nuestras vidas.

 

FOTO LAURA GIORDANI

Laura Giordani nació en Córdoba (Argentina) en 1964. Reside en España desde 2002.
Entre otros libros, ha publicado: Materia oscura, Noche sin clausura, Antes de desaparecer, Una lengua impropia y La infancia que nos aguarda.

1

La savia del poema
circula
por nervaduras invisibles:
en lo sumergido,
su fuerza.

Enterrar palabras,
sepultura sin tregua
para decir lo que nunca
puede decirse del todo.

Luego
desenterrarlas,
profanar esas tumbas,

ver qué hizo el barro
con ellas.

2

Unas manos en la tarde recibiendo la lluvia.

Qué más da si mano de hombre,
mujer, niño o muerto,
el mismo gesto ancestral de recibir el agua de lo alto.

Solo eso:
cuenco sin fondo para un agua indigente
que sueña su barro,
mano tendida en la intemperie.

3

Bajo la piel hay alforjas
para guardar las noches
lentas, ojeras ocaso
donde se ponen
fulgores y encallan los soles
hasta hacerse crónica
nocturna, pliegue
del desvelo.

Marsupiales
cargan sus penas párvulas:
ese modo
tan humano de llorar
por dentro, de penar
por dentro hasta convertir
en piedra lunar
el llanto.

Dos criaturas de lomo púrpura
abrevan la luz
convaleciente
en nuestros ojos.

[Ojeras]

4

En cada pecho hay un sol sepultado,
con su pulsación clandestina,
su madriguera de temblores
y una confesión de sobrevida
en los labios.

En cada pecho, una rotura,
hueco para alojar la verdad
que no soportarían los ojos:
el aleteo de un pájaro lacerado
sostiene el mundo.

[El corazón]

5

Viaje adentro, al fondo, a ese barro primero
solícito para las manos, los algodones
tendidos en coincidencia con la herida.

Lo blando: refugio de las aristas
que nos duelen.

Viaje por los corredores
de la sangre, el andamiaje de calcio
que nos alza en rebeldía incesante
ante la gravedad.

Para ser polvo encendido en la frente
de algún dios, reconciliación
de puntos cardinales, fervor
que nos eleva a esa colina
desde donde podemos ver
la infancia que nos aguarda.

[Viaje adentro]

6

El rastro de los caracoles
subiendo por los pies
después de la lluvia

no pueden apagar

la cruz del sur
yerra celeste quemando
aún la frente
el paso austral
de la noche
el clamor de las chicharras
reverberando en el cráneo
como voces de niños
en una ciudad
abandonada

aunque los caracoles
hoy avancen sobre cristales rotos

no pueden
apagarlo.

 

FOTO LORENA AVELAR

Lorena Avelar nació en Ciudad de México (México) en 1969. Reside en España desde 2006.
Entre otros libros, ha publicado: Demonios y pecados, El niño de ojos grandes, El camino, Las voces y Lejos de casa.

CUANTO ANTES

Necesito algo que me llene
que me envuelva con todo
que me chupe
Que me absorba del cuerpo
hasta el alma,
que encuentre en mi boca la marea.

Necesito que algo me conmueva
me dedique las cosas de sus tiempos
las llegadas del alba
con caricias
y del sol lo que quema
como llagas.

Necesito de eso, cuanto antes
para apagar el ocaso de las tardes
y descubrir con tus brazos
lo que sobra y oprime
cuanto antes.

Necesito decirte que te amo
que me tomes en ti
por la tristeza
y renueves mi agua
con las cosas que se quedan calladas
bajo el cuerpo,
cuanto antes.

Cuanto antes tu carne
derretido en la sombra
en mi cama,
con las puntas de los dedos
cuanto antes.

LA CARROÑA

No tengo eco
ni mirar, ni sentir.
No tengo tiempo;
Soy incapaz de vivir mi sortilegio.

No sé descubrir lo que hay adentro,
lo que cubre la tela
la carroña;
lo que pudre las llagas
y absorbe la pus que la lesiona.

NO SÉ

No sé qué decir
Ni que se siente
No aprendo a hablar
No sé si miente
No atino a mirar
Ruedo perdida
como esfera fugaz,
enmudecida.

No se caminar
no sé si hay vida.
No sé si estoy
interrumpida.

No sé, no lo sé
estoy hundida.

ME DA MIEDO

Me da miedo decirte
que la vida
tiene huellas sangrantes
como plagas
punzantes y hendidas.

Me asusta el volar de las palomas
en el atrio tan solo
como un lastre

Me asusta el litoral
el mar callado,
el viento rasgando en las hojas
y el chasquido del agua cuando brota
en los puntos finales.

Me encabrita el engaño
de tu boca,
los insectos durmiendo en el cáliz
y la arena colgando en las ojeras.

Me da pena mi llanto
mis pesares
me da por demás
la vida entera
que se hundió en tus piélagos
y mares...

SOLA Y AUSENTE

Principio y final interminable
Sin saber caminar
Imperdonable.

El pensamiento está ausente;
penumbras huecas
con presagios extáticos,
mudos, pequeños, insuficientes.

La memoria aún, no tiene lente
sigue velada
sin luz
omnipresente.
Sombras todas sin forma
sin goce.
Sigo irremediablemente aquí...
sola y ausente.

EL DÍA NACE

El día nace insensato
lleno de angustia,
de maculas recientes.

El día nace, surge
resplandece.
Me aterra el ruido
me enloquece
me hace pequeña
me encarece

El día nace y muere
se lo come el mar.
Fauces hambrientas,
me disuelve.

 

Carlos Vitale*Carlos Vitale (Buenos Aires, 1953) es Licenciado en Filología hispánica y Filología italiana. Ha publicado Unidad de lugar (Candaya, Barcelona, 2004), Descortesía del suicida (Candaya, Barcelona, 2008), Cuaderno de l'Escala / Quadern de l'Escala (fotografías de Jaume Salvat, ilustraciones de Marc Vicens y prólogo de Carles Duarte, Vitel•la, Bellcaire d'Empordà, 2013), Fuera de casa (La Garúa, Barcelona, 2014) y El poeta más crítico y otros poetas italianos (Emboscall Editorial, colección El taller de poesía, Barcelona, 2014). Asimismo ha traducido numerosos libros de poetas italianos y catalanes: Dino Campana (Premio de Traducción "Ultimo Novecento", 1986), Eugenio Montale (Premio de Traducción "Ángel Crespo", 2006), Giuseppe Ungaretti, Gerardo Vacana, Sergio Corazzini (Premio de Traducción del Ministerio Italiano de Relaciones Exteriores, 2003), Amerigo Iannacone, Umberto Saba (Premio de Traducción "Val di Comino", 2004), Giuseppe Napolitano, Sandro Penna, Mario Luzi, Antonella Anedda, Joan Vinyoli, Antoni Clapés, Joan Brossa, Josep-Ramon Bach, etc. Ha participado en festivales, lecturas y encuentros de poesía en Argentina, España, Venezuela, Armenia, Italia, Suiza, Rumania, Estonia, Grecia, Bulgaria y Francia. Reside en Barcelona desde 1981. Está presente en Facebook.

 

CAROLA BRIONES

 

Selección de trextos y nota biográfica: Verónica Sotelo

 

 Carola Briones 2

 

 

ES DOMINGO EN LA CIUDAD

 

Vacía la ciudad
en la tibia mañana de setiembre.

Vacía de gente y de pájaros.
Como si de repente infernales vientos
regresando de un pasado de borrascas
hubiesen arrasado los rostros amigos,
la bandada, los silbos.

Salgo por las calles
a buscar el alma de la ciudad.

De pronto me acomete la certidumbre
de vivir en una urbe insólita.

Miro los edificios, los frentes apagados
la perspectiva
de las calles que van no sé a dónde
y regresan mansas
silenciosas y mustias
sin la tibia corriente de todas las jornadas.

Asumo la circunstancia, y es domingo
el día que torna extraña
la ciudad antigua y cotidiana.

 

PAISAJE SANTIAGUEÑO

 

Me detuve en el límite del monte
junto a esta tierra que memoro
más allá del fondo de los ojos.

Ardían los chañares y las breas.

Como rojo de luna los tunales
como púrpura los ceibos,

con rubor adolescente los chaguares
y el pálido lila de la flor del aire.

El paisaje se vestía de alegría en los espinos.

Silbaba el viento norte
convocando sombrerudos duendes en la siesta.

Aquí donde el salitre
torna agria la boca
los eriales que la sed provoca
devinieron en noviembre verdolaga.

Y el cielo imposible
navegando entre el azul y el verde
y mi nostalgia y tu recuerdo
y la lluvia novia esquiva
negándose a la cálida ansiedad del brote tierno.

 

MOTIVO DE MI CANTO

 

Eres motivo de mi canto
cálida región de vientos áridos
porque en la desolada majestad de tu planicie
he visto a los hombres taciturnos
dialogar con el silencio.

Me adoraron tus soles tempraneros
y he llorado la sal de tu salitre
cuando antiguas vidas trasnochadas
conformaban de nostalgias tu sendero.

Con el recuerdo hecho sangre
vuelvo siempre a tu luz
a la desmedida pluralidad de tu paisaje.

Por el norte, donde las tierras
sueñan hermanarse con los cielos
desde Cachi y Famatina
banderas de frío y de nieve
hasta el sur de los esteros esfumados
donde los ríos sosegados se deslizan.

Sin en el bosque, espinas y quebrachos,
si en la alucinada quietud del río Dulce
o en el verde Tucumán efervescente
aquí vivo y penetro en tu ardiente corazón.

Hundida en arenoso remanso
rememoro tu vasta geografía
de cauce profundo y solitario
que un día emergerá de tus entrañas
con el caudal de savia soterrada
en esta tibia región de vientos áridos.

 

Carola Briones. Poeta y escritora. Nació en La Banda (Santiago del Estero); se afincó en Tucumán durante largos años; actualmente reside en Cafayate (Salta). Formó parte de la revista "Zizayán" de la que fue secretaria y luego directora. Integró el grupo literario "La Carpa". Con Carlos Duguech y Manuel Serrano Pérez llevaron adelante la publicación "Cartón de Poesía", que era a la vez un grupo editor. "Desde los llanos de su Santiago marchó hacia los cerros de Tucumán, hasta recalar en las 'tierras altas' de Salta; acaso para estar al alcance de ese cielo en el que seguramente una estrella lleva su nombre. Carola Briones ahonda en el Noroeste pero su discurso sobreentiende una región más vasta", dice Víctor Massuh. "Agua de esteros", "Con ojos de silencio" y "Donde el tiempo es más lento", son sus libros de poesías.

 
Más artículos...