ANTOLOGÍA DE POESÍA DE SANTIAGO EL ESTERO – DARDO DEL VALLE GÓMEZ

 

DARDO DEL VALLE GÓMEZ

 

Dardo del Valle Gómez, nació en Coro Pampa, Silípica, en 1937. Llamado el "Patriarca de la copla", fue creador de la Dirección General de Cultura de la Provincia en julio de 1962. Fue delegado de la Provincia de Santiago del Estero en Festivales y Nacionales, y fue jurado en numerosos certámenes literarios.
También formó parte del NOA Cultural y secretario administrativo del mismo. Como Director de Cultura (interino) integró el Consejo Federal de Cultura de la Nación, representando a Santiago del Estero.
Se desempeñó como corresponsal de las revistas "Folklore" y "Folklore Argentino". Publicó los libros "Terrones", "Ashpap Rimaynin" y "De tierra somos", siempre copla, siempre defensa, siempre el hombre y su tragedia. En 1971 recibió Medalla de Oro por su aporte en bien del folklore argentino en el Festival Nacional de Malambo en Laborde (Córdoba) En 1992 fue Declarado Ciudadano Ilustre de la Hispanidad (Diploma de Honor) por su labor socio-cultural a favor de la divulgación y estimulación de los vínculos que unen a los pueblos iberoamericanos. Falleció en Santiago del Estero en 2011

 

Tiempo de amar
Niña, cabellos como el trigal.
ojos color verdemar.
Soy la sombra
que irá tras tus pasos,
esperando el tiempo de amar

 

Sueño, beber de tus labios miel,
hasta embriagarme de amor.
Si el destino
me lleva muy lejos,
mi recuerdo estará junto a vos.

 

Flores, del tiempo primaveral,
ya nunca podrán borrar,
tu imagen
que vive en mis sueños
porque te espero para enamorar.

 

Canto, aunque me mate el dolor,
porque no quiero llorar.
Andaré
acunando recuerdos
al olvido no quiero llegar.

 

Y si yo vivo en tus sueños,
quiero en tus brazos morir.
Mi llanto mojará tu ausencia,
tu olvido recuerdo será para mí.
Mi corazón malherido, niña,
volverá para el tiempo de amar.

 

Y ya me voy...
Y ya me voy con mi canto;
aunque me voy, no me alejo.
Me voy, pero no los dejo,
estaré en un camposanto.

 

Un túmulo será el manto
la tierra será bosquejo
y las coplas un espejo
como cantando mi canto.

 

Aquí mis coplas les dejo,
con amor añejo el canto,
embriagado ya de viejo.

 

Ebrio de muerte me alejo,
he de volver con mi canto
en cada copla que dejo.

 

No. No soy poeta...
No. No soy poeta,
apenas si soy
un artesano,
conozco la copla
de mi pueblo
y la sed caliente
del verano...

 

No. No soy poeta,
tengo mi canto
sepultado,
donde un día
murió el monte
y hoy nos mira
un silencio desolado...

 

No. No soy poeta,
sólo tengo
un pan en cada mano,
es el cáliz
jornalero,
para compartirlo
en canto con mi hermano...

 

Coplas injustas
Ha pasado mucho tiempo,
todo está como si nada.
No se encuentra la verdad
está la carne oliscada...

 

Hay que buscar la verdad,
ni se quiebra ni se rompe.
El silencio, la mentira,
a la verdad la corrompe...

 

El juez tiene dos orejas,
con las dos debe escuchar.
La demanda y la otra parte
y la verdad va a encontrar...

 

No castigar sin razón,
podrán aducir impericia;
tal vez equivocación,
más pecara de malicia...

 

Tiene espíritu la ley,
espíritu tiene el Juez.
Más las muertas la tenían,
los criminales tal vez...

 

Debe triunfar la verdad,
saquemos lo irracional.
Cumplir la ley evidencia
una conducta legal...

 

Yo no soy el demandado,
tampoco soy demandante.
Ténganme por uno más,
que tanto dolor comparte...

 

Los padres van en las marchas,
las muertas también caminan.
El pueblo los acompaña,
los cobardes no se animan...

 

En nombre de mi cultura,
que en la vida encierra todo.
Seamos barro artesano,
mas nunca seamos lodo...

 

 

 

 

 

     

DOCE POETAS CHILENOS INELUDIBLES.

Investigación, lectura y selección de poemas realizado por el equipo de Tardes Amarillas 

 

Gabriela Mistral      vicente-huidobro      Pablo Neruda      Paz Molina 

Pablo de Rokha     violeta parra          Gonzalo Rojas         Carmen Berenguer 

 Nicanor Parra        Carlos Pezoa Véliz           Manuel Rojas       Víctor Jara

 

Leer más...

 
Más artículos...