El ombligo de piedra

 

 

  EL OMBLIGO DE PIEDRA

La columna de Rogelio Ramos Signes

Notas al pie, o al zapato

Se dice que Nerón calzaba botas de cuero con suelas de oro el día que, derribándola a patadas, asesinó a Popea. Para entonces el calzado tenía tras de sí una brevísima historia en lo que se refiere a su condición de arma mortal, pero no en lo que respecta a su evolución como elemento protector del pie. Esta historia, al parecer, comenzaría hace 17.000 años, según dibujos encontrados en una cueva en el noreste de España, donde pueden apreciarse a un hombre y a una mujer del Paleolítico calzando botas. De allí a las sandalias iraníes (por entonces persas) de hace 5.000 años, sólo hay un paso. Y tolérese lo obvio de este chiste, que en verdad no lo es. 

Al igual que algunos aborígenes de la parte occidental de nuestro país, los egipcios de 3.000 años atrás también trenzaban las hojas secas de algunas plantas y con ellas fabricaban su calzado. Éste, similar a pequeñas embarcaciones, protegía los pies del ardiente suelo del desierto. De esa manera las callosidades plantales del hombre primitivo, corriendo tras su presa, ya habían quedado atrás. 

Leer más...

 

el ombligo de piedra

 

 

    EL OMBLIGO DE PIEDRA

La columna de Rogelio Ramos Signes

Una obra de arte de los Medici

 

Le cupo a Américo Vespucio (Amerigo Vespucci, en realidad) la extraña suerte de quedarse con glorias ajenas. La verdad acerca de si fue un hombre recto o simplemente un advenedizo es algo que seguirá descansando en el cono de sombra de la historia. No demasiado ensalzado por las crónicas de la época, ni muy citado por los textos históricos posteriores, Vespucio fue largamente distinguido con un equívoco.

Leer más...

 
Más artículos...