El ombligo de piedra 

EL OMBLIGO DE PIEDRA

(La columna de Rogelio Ramos Signes)

 

                             Un pelado en la nieve                                                         

   En su simpático y muy vendido libro Abrázame, Kathleen Keating propone el instinto del abrazo como una respuesta natural a los sentimientos de afecto, compasión, necesidad y alegría. Partiendo de una teoría razonable y de una base lógica que solidifica su propuesta, Keating (asesora en salud mental) no desdeña el sarcasmo o la paradoja como método didáctico. "El abrazo ayuda a dominar el apetito -nos dice-. Comemos menos cuando tenemos los brazos ocupados en estrechar a los demás".

   Autodefiniéndose como abrazoterapeuta, apela (siempre desde su pequeño libro de venta en supermercados) constantemente al humor, sabiendo que éste muchas veces es el paso previo a la reflexión: "El abrazo es un ejercicio de estiramiento para los de poca estatura y un ejercicio de flexión para los altos"

Leer más...

 

 Armando Perez de Nucci Cortázar, la Medicina y la Política

                                                                 Por Armando Pérez de Nucci

ARGENTINA.- Hacia 1980, siendo un joven Profesor de Historia de la Medicina que pretendía actualizar contenidos y conceptos de esta disciplina, empecé a preguntarme de qué forma podía hacerlo y entre las ideas que surgieron, hubo una que alcanzo un desarrollo y suceso que no me había imaginado y que era la creación de un Ateneo de Literatura y Medicina, que intentara unir ambas disciplinas baja el eje de la historia. Aparecieron entonces, autores en los que iba encontrando una cierta " medicalización” en su lenguaje literario y uno de los preferidos fue justamente Julio Cortázar (1914-1984). Analizamos diversos textos de autores argentinos viejos y noveles escritorios que nos mostraron claramente que podíamos leerlos desde la medicina. Este ateneo duró varios años y enriqueció nuestros espíritus con una sangre nueva y diferente a lo que los viejos libros de medicina nos habían enseñado a la vez que enclaustrado en ella. 

Leer más...

 

 

Rony

 

 

 

 

Memoria 1

Rony Vásquez Guevara*

Especial para Tardes Amarillas

El “negro literario” (conocido también como ghost writer) es aquella persona a quien se contrata para escribir diversos textos sin recibir los créditos. Es una práctica de antaño; muchas personas (acaso políticos, militares, abogados, etc.) necesitan un negro literario para expresar claramente sus ideas, pues alejados de un papel escrito o de un parlamento ordenado sus palabras se transforman en una telaraña sin salida para sus interlocutores.

No puedo negar que también pertenezco a ese grupo anónimo de “negros literarios” que siente la lucha interna de los adjetivos, los verbos y los sustantivos al momento de enfrentarse al papel en blanco. Entonces, un verbo pretende interceptar a un adjetivo -y muchas veces logra sorprender al redactor (o escritor)- o un sustantivo intenta trastocar a un adjetivo, e incluso un sustantivo ambiciona modificar a un verbo, pero mi enérgica alma de “negro literario” pretende aparecer como un héroe desconocido para luchar en contra de estas palabras y ordenarlas.

Nadie imagina que cuando termino de escribir un artículo o cualquier nota que me ordenan, cuando he sobrevivido a esa lucha de palabras hasta llegar al gran punto final, el sentimiento de escribir enormemente se satisface aunque minutos después dejarán de ser mis palabras, mis ideas, mis puntos, mis comas y mis punto y comas.

El jefe, entonces, lee su artículo. Le añade una palabra y la borra. Intenta corregir su artículo. Finalmente, me dice “está bien”. Ordena que impriman un ejemplar y que añadan su nombre, esta vez, completo. “¿Y mi nombre?”, siempre me pregunto.

 

*Erick Rony Vásquez Guevara (Lima, 1987) Escritor, investigador y estudioso de la microficción peruana. Director/Fundador de Plesiosaurio, Primera revista de ficción breve peruana.  

 

 

 

 

 el ombligo de piedra

 

 

EL OMBLIGO DE PIEDRA

(La columna de Rogelio Ramos Signes)

 

 24 de enero al mediodía

   Se dice que hacia 1781, en Bolivia, la tawaco Paula Tintaya y el wayna Isidro Choquehuanca tenían un pequeño ídolo de piedra (al igual que todos los aborígenes en aquellos tiempos) al que comunicaban sus necesidades y frustraciones. Éste, como intermediario de Dios que era, atendía a sus pedidos. Ambos jóvenes pertenecían a la encomienda que en Laja tenía don Francisco de Rojas, español y vecino de la ciudad de La Paz. 

Leer más...

 

 

 

LIBROS Y ESTETOSCOPIOS 

 

 

 

Médicos escritores o escritores médicos

                   Por José Manuel Ortiz Soto*

                 Especial para Tardes Amarillas

 

Cuando en alguna charla con escritores me presento como médico Pediatra y Cirujano Pediatra, no falta quien me mire como a un bicho raro en el que, de pronto, reparan. Ya acostumbrado a estas reacciones, me parece oír sus pensamientos gritar ¿y este sujeto qué está haciendo aquí? Luego, quizá llevados por un remordimiento súbito e igualmente inexplicable, la rigidez de su rostro se relaja, esboza una sonrisa de lo más agradable y me dice que en el gremio médico se han dado grandes escritores. ¡Felicidades, doctor!, agrega, me palmea, me abraza, como si de buenas a primeras, por el simple hecho de ser médico, debiera recibir en su honor toda clase de elogios. Y lo dice y actúa con tanta naturalidad que despierta en mí no solo la curiosidad por conocer —a través de su lectura— a estos genios de las letras a los que hace referencia, sino también un mal disimulado orgullo gremial. Pasada la euforia inicial, visto todo con la frialdad que amerita, pienso que quizá hay entre los abogados, ingenieros o químicos una cantidad —y calidad— igual o mayor de destacados cuentistas, ensayistas, novelistas, dramaturgos o poetas, pero no nos damos cuenta porque al momento de la lectura de su obra lo que menos nos interesa es si tienen otra profesión alterna a la de escritores. Ya será cuestión de los interesados en el tema desenmarañar tales conjeturas. Pero el gusanito de la duda y la curiosidad ahí están, murmuran que quizá el escritor con el que charlaba se refería a escritores médicos que han sido pilares de la literatura universal como François Rabelais, John Keats, Johann Christoph Friedrich Schiller, Anton Chejov, Sir Arthur Conan Doyle…, autores que casi todos hemos leído alguna vez o de los que hemos tenido referencia en las clases de literatura o nos topamos con sus libros en las librerías. 

Leer más...

 
Más artículos...