#MICROLEE 2018
LABORATORIO DE LECTURA 2018

Invitado Raúl Brasca

 Microlee

 

#MICROLEE 2018

LABORATORIO DE LECTURA

2018

Mariposas Fulminantes

Sobre la microficción de Raúl Brasca

ildiko nassr, Jujuy 2018

En cada página, un universo mínimo. En cada texto, la sorpresa. El autor nos conduce hacia situaciones fantásticas que hacen pie en la realidad. Nunca tan acertada la característica de “mecanismos de relojería” para definir a los microrrelatos como en los de Raúl Brasca.

Son como los relámpagos que duran un instante y pueden enceguecer. Resuenan las palabras de Raúl. Resuenan las imágenes que una (como lectora) se construye a partir de sus palabras. Roza la piel de la lírica, como en VUELO

La mariposa enamorada del fuego se consumió entre las llamas. El fuego echó a volar.

Multiplica las posibilidades de lo real, como en REALIDAD AUSENTE

Vio en el banco cómo la jubilada embolsaba el dinero, la siguió y cuando pasaron frente a la estación de ferrocarril le arrebató el bolso y subió al tren que ya partía. Ella fue tras él, pero el tren se puso en movimiento sin que pudiera abordarlo. Desde la ventanilla la saludó con la mano y fingió arrojarle el bolso a los pies. Le divertía sumar decepción a la angustia. Pero ella se inclinó a recogerlo, lo apretó contra su pecho y su expresión pasó de la desolación a la gratitud. Confundido, constató que el bolso ya no estaba con él y echó una rencorosa mirada en derredor. Los otros pasajeros, todos a la vez, le devolvieron una sonrisa idéntica, mitad burla, mitad complicidad, y se borraron en lo que dura un parpadeo. Asustado, abandonó atropelladamente el coche que, salvo por el bolso sobre el asiento, quedó completamente vacío.

Parafrasea y retoma textos paradigmáticos de la literatura breve EL CUERPO DEL DELITO

Hay que ser Dios para cometer incontables homicidios, llevarse las almas al más allá y dejar impunemente los cadáveres aquí a la vista de todos. Los que no lo somos, nos cuidamos de hacer desaparecer el cuerpo del delito y para eso, un buen método, es ocultarlo en otro mundo. El homicida que concibió Gómez de la Serna, por ejemplo, arrojaba los cadáveres al espejo, al trasmundo, allí donde nadie iría a buscarlos. Más admirable, casi divino, es el ardid que usó el asesino del filósofo Chuang Tzu: robó su espíritu y lo encerró en el cuerpo de una mariposa que, de inmediato, creyó estar soñando ser el filósofo. Poco después aplastó con su mano al lepidóptero con lo que el leve espíritu de Chuang Tzu quedó libre y, creyéndose mariposa, voló lejos. El cuerpo exánime del filósofo murió entonces resignado. Aunque antes de morir, Chuang Tzu expresara y dejara constancia de sus dudas de identidad en un célebre dilema, el asesino se valió de su cadáver, que indicaba una muerte apacible, y del de la mariposa, que señalaba que había sido aplastada, para declarar resuelto el dilema y proclamarse inocente.

En la lectura de los textos de Raúl siempre están latente la sorpresa y el placer de leer un texto bien construido. Se pueden leer con igual placer como un lector ingenuo tanto como con la mirada atenta del escritor.

Leer estas microficciones ha sido un regalo. Resuena la voz de Liliana Heker (quien me hizo a conocer a este gran escritor) leyendo un microrrelato cuyas imágenes siempre me acompañan. Cuando en pienso en este género tan escurridizo, es inevitable que surjan uno o varios textos de Raúl Brasca, como mariposas fulminantes, mixtura de belleza y asertividad narrativa.

Ildiko Nassr (Río Blanco, Jujuy, Argentina, 1976) Prof. ha publicado libros de poemas (Reunidos al azar, 1999; La niña y el mendigo, 2002; y en coautoría Ser poeta, 2007), de cuentos (Vida de perro, 1998) y de microrrelatos (Placeres cotidianos, 2007 y 2011), (Animales feroces, 2011), (Ni en tus peores pesadillas, 2016), (Placeres cotidianos, colección breves y extraordinarios, 2017), (Los hermanos mayores, 2017) e (Hilos dorados, en coautoría, 2017). Sus microrrelatos han sido incluidos en las mejores antologías y recopilaciones de microficción hispanoamericanas.

DECODIFICAR RBC de RB

Por Mónica Cazón

La microficción, opina Brasca, es la forma más apropiada para contar la contemporaneidad. Es sutil, alusiva, sugerente e irónica. Siempre está poniendo el dedo en la llaga e invariablemente da en el blanco, pero sus disparos son tiros por elevación. La extrema brevedad la obliga a ser elíptica; es decir, genera una complicidad entre autor y lector mayor que cualquier otro género. Es interactiva, posee la liviana concisión de los medios electrónicos, carece de solemnidad, ironiza sobre todo y, a la vez, puede revelar verdades muy profundas. Es libre, puede adoptar diversos formatos narrativos, puede ser argumentativa o poética. Se permite todas las estrategias y los recursos. Si hay un género lúdico, ése es la microficción. La microficción es la más bella de las formas de subversión. (1) Raúl Brasca    

 

Comenzar este trabajo con una de las más acertadas definiciones sobre el género, me pareció un merecido homenaje al autor motivo del estudio. He intentado, no sé con qué fortuna, la redacción de estas reflexiones. No me atrevo a afirmar si fue con éxito; puesto que las páginas de Raúl Brasca postulan temáticas infinitas, con lo que ello implica, el atributo de la complejidad. Y por eso mi duda. Decodificar a Brasca, su RBC, será siempre un desafío.    

Brasca, el polisémico, el antólogo experimentado, cuentista, lector insaciable; Brasca el pantagruélico, pero a la vez sobrio y mesurado. El que otorga al silencio un sitio de privilegio.

La intención no es la de realizar un análisis exhaustivo de los textos literarios enviados, o de la obra del autor, sino presentar un panorama analítico del escritor, una reflexión explicativa acerca de las microficciones de Brasca: ¿cuál es el modo de abordaje para estas reproducciones? No existe un modo específico para realizar esta labor, sino, muy por el contrario, se presenta como una perspectiva multifacética. Libre, enriquecedora y única.

Más allá de la economía, la microficción exige una combinación impecable de sus acotadas piezas, una fuerte tendencia hacia la autosuficiencia y la capacidad de despertar en el lector esa inquietud que nace, sobre todo, del asombro. Dice el autor:

Yo uso Microficción como sinónimo de Minificción porque el prefijo mini lo trivializa, lo hace muy doméstico, minifalda, minibacha todas cosas muy comunes, micro lo hace todo más científico, pero es una cuestión de preferencia Minificción y Microficción son lo mismo, Microrrelato no porque el Microrrelato se definiría como las Microficciones narrativas, el campo de la Microficción es más amplio. (2)

Sus microficciones nos transportan a través de un universo intenso y evocador. Intercala los mundos y transita espacios que juegan con el pasado-presente y luego, sin advertirlo, nos sumerge en el humor sarcástico y cómplice. Pasea por la historia, la filosofía y la literatura, y es así como, en esta veintena de microficciones encontramos a Herman Melville a Jorge Manrique, Gómez de la Serna, Monterroso, Max Beerbhom, por mencionar sólo algunos. Puede intuirse algo invisible detrás de sus textos, algo turbador en la aparente normalidad, algo que cruza las fronteras literarias.

Brasca nos enseña que la expansión del género ha sido particularmente prolífica en Hispanoamérica de la mano de Borges, Cortázar, Anderson Imbert, Denevi, Arreola, Max Aub, Shua, Valenzuela, Golobof, Jimenez Emán y tantos otros. Señala, en otra de sus innumerables entrevistas:

El lector de microficciones es lúdico, se aburre con los sentidos literales y disfruta de leer entre líneas, se decepciona cuando recibe respuestas taxativas; prefiere la sugerencia fulgurante y múltiple, que alimenta su imaginación. (3)

Con esta declaración, nos confirma de qué manera encara observa al lector. El lector de microficciones debería ser un lector activo, atento, desconfiado. Que sabe que, de un segundo a otro, el texto puede girar hacia otras direcciones. Por lo que debe estar preparado.

Del grupo de microficciones enviadas por Brasca, destacaré:  

Vuelo

La mariposa enamorada del fuego se consumió entre las llamas. El fuego echó a volar. (4)

Apela a la brevedad de manera deliberada y deliberadamente también utiliza la metáfora y una elipsis exquisita. Sabemos que las mariposas no se enamoran del fuego y que el fuego no sale a volar ¿o sí?, el escritor activa una tecla lírica y puntual. Las imágenes se superponen de tal manera que esta microficción juguetea cómodamente con el poema.  

En El cuerpo del delito; la narratividad se manifiesta en su amplitud, junto a la ambigüedad. El soñador y lo soñado, su simetría. Ocultar el cuerpo del delito en otro mundo, mirar hacia atrás como un modo de alcanzar mayor conocimiento de la vida; la duda, y el final. La intertextualidad está presente con personajes históricos, literarios, mitológicos, o filosóficos, como es el caso. La parodia y la ironía están vigentes, como en la mayoría de sus textos. En esta microficción el comienzo ya nos altera: Hay que ser Dios para cometer incontables homicidos, y hay que ser Brasca para capitalizar esta oración.

Hay que ser Dios para cometer incontables homicidios, llevarse las almas al más allá y dejar impunemente los cadáveres aquí a la vista de todos. Los que no lo somos, nos cuidamos de hacer desaparecer el cuerpo del delito y para eso, un buen método, es ocultarlo en otro mundo. El homicida que concibió Gómez de la Serna, por ejemplo, arrojaba los cadáveres al espejo, al trasmundo, allí donde nadie iría a buscarlos. Más admirable, casi divino, es el ardid que usó el asesino del filósofo Chuang Tzu: robó su espíritu y lo encerró en el cuerpo de una mariposa que, de inmediato, creyó estar soñando ser el filósofo. Poco después aplastó con su mano al lepidóptero con lo que el leve espíritu de Chuang Tzu quedó libre y, creyéndose mariposa, voló lejos. El cuerpo exánime del filósofo murió entonces resignado. Aunque antes de morir, Chuang Tzu expresara y dejara constancia de sus dudas de identidad en un célebre dilema, el asesino se valió de su cadáver, que indicaba una muerte apacible, y el de la mariposa, que señalaba que había sido aplastada, para declarar resuelto el dilema y proclamarse inocente. (4) 

Palimpsestismo

Me gusta un cementerio de muertos bien relleno, manando sangre y cieno que impida el respirar, porque no hay dolor más grande que el dolor de ser vivo contemplando, cómo se pasa la vida, cómo se viene la muerte, tan callando. (4)

Híbrido que nos sumerge en uno de los clásicos más reconocidos, la copla de Jorge Manrique. Otra vez el autor flirtea con la poesía con una efectiva asociación; dualidad muerte-vida, resignación final. Reescritura y palimpsesto, juegos interpretativos que acompañan las microficciones de Brasca y lo lúdico como principal recurso.

Nótese que rescato las características más notorias dentro de la escritura de Raúl: el humor, la ironía, el silencio elocuente, la brevedad. Sin descuidar lo que David Lagmanovich llamaba el “discurso sustitivo”

Flojedad Palindrómica y Causalidades; el primero es otro buen ejemplo del sentido del sinsentido; ironía, juegos verbales y personajes extraídos de la historia, recursos que exigen de un lector riguroso. Y en el segundo, aparece el amor, donde no hay certezas, sino posibilidades, en este caso las de Lucas, Pedro y Juan. El amor de la mano de Brasca, en este caso con una lógica aristotélica.  

Flojedad Palindrómica

Olaf le ama el falo

¡Elévele!

Adán: nada

Eva le ama el ave

¡Elevéle!

Adán: nada

Adán Onán anonada (4)

Causalidades

           La función hace al órgano

Lucas pensaba con el corazón. Se lo rompieron y enloqueció. Pedro comía con los ojos. Quedó ciego y se murió de hambre. Juan decidía con sus testículos. Lo castraron y vaciló, vaciló...

Lo que no se hereda, tampoco se roba

La tonta de Matilde se dejó engatusar por el loco de Pedro. Pedro, sensato, sugirió que se casaran pero Matilde, inteligentemente, no quiso un loco para su hija tonta.  

Avatares de él y la mina

Fue por él, porque era todo lo que la mina quería para sí misma. Fue por sí misma. Porque él era lo que la mina quería para todo. Fue por todo. Sí, porque, para él, era que la misma mina lo quería. (4)

 Perplejidad A Guillermo Martínez

La cierva pasta con sus crías. El león se arroja sobre la cierva, que logra huir. El cazador sorprende al león y a la cierva en su carrera y prepara el fusil. Piensa: si mato al león tendré un buen trofeo, pero si mato a la cierva tendré trofeo y podré comerme su exquisita pata a la cazadora.

De golpe, algo ha sobrecogido a la cierva. Piensa: si el león no me alcanza ¿volverá y se comerá a mis hijos?. Precisamente el león está pensando: ¿para qué me canso con la madre cuando, sin ningún esfuerzo, podría comerme a las crías?.

Cierva, león y cazador se han detenido simultáneamente. Desconcertados, se miran. No saben que, por una coincidencia sumamente improbable, participan de un instante de perplejidad universal. Peces suspendidos a media agua, aves quietas como colgadas del cielo, todo ser animado que habita sobre la Tierra duda sin atinar a hacer un movimiento.

Es el único, brevísimo hueco que se ha producido en la historia del mundo. Con el disparo del cazador se reanuda la vida. (4)

Dedicado a Guillermo Martínez, escritor argentino, matemático. En esta microficción, tal cual lo dice su título, los protagonistas dudan de lo que van a hacer o deben hacer. Y nos sitúa en esa duda. En el mundo de las dicotomías, de las elecciones que se nos plantean a diario. Brasca sabe manejar lo imprevisible, el espacio común al destino del hombre. El momento decisivo relatado “sin floripondios” al decir de Lagmanovich, y con la condensación exacta.    

La reescritura, y el sueño como puente. Y nuevamente Monterroso presente en el ejercicio de los escritores. El pasado y el presente que convergen en lo fantástico y lo real; y el inconfundible encantamiento que se produce en la literatura infantil juvenil podemos encontrar en Los dinosaurios, El dinosaurio

Cada soñador (¿o habría que decir durmiente?) tiene su dinosaurio, aunque lo común es que no lo encuentre al despertar. Soñadores impacientes despiertan siempre antes de que sus dinosaurios lleguen, y dinosaurios impacientes siempre se van antes de que sus soñadores despierten. Lo admirable del cuento de Monterroso consiste en presentar el único caso en que el tiempo del soñador coincidió con la paciencia de su dinosaurio y la impaciencia de un considerable número de lectores. (4)

Consideraciones finales

Raúl Brasca, microficcionista encantado, nos ofrece una narrativa breve exquisita que reclama a un lector exigente. Domina el género como pocos, posee un lenguaje despojado, y una crítica aguda. Lo que calla en sus microficciones es lo que emerge con fuerza. Los mecanismos de contacto del escritor con autores, hechos culturales y de otra índole, aparecen en sus textos enriquecidos con lucidez. Indicios sobre estas influencias se encuentran en los paratextos, como epígrafes, citas y títulos, todo lo cual nos remite a un juego muy amplio de vinculaciones intertextuales. A través de su escritura puede advertirse a un RB que se encuentra pleno, pero continúa en la búsqueda. Un escritor osado, reflexivo y rebelde que promueve de manera constante a la microficción en su estado más solvente; y que logró legitimar asociaciones que se consideraban ilícitas, dentro del género breve. Dueño de una fuerte presencia, Brasca alcanza al lector y lo mantiene en vilo, justamente, porque fue concebido para consentir a la microficción y saltar las fronteras.

Yo no elegí este género, el género me eligió a mí, relata, y parece que la microficción, no se equivocó.  

TIPS(a) BRASCANIANOS

Para un mayor conocimiento del autor

-------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

RAÚL BRASCA (Buenos Aires, 1948)

Breve descripción.

Autor de cuentos, ensayos y minificciones. Fundó revistas y compiló innumerables antologías, en su mayoría de minificciones. Es el antólogo más destacados de Argentina dentro del género. Estudió Ingeniería Química. Su obra ensayística y ficcional fue publicada en revistas y publicaciones académicas, y en suplementos literarios de numerosos países de América, Europa y por supuesto Argentina. En nuestro país recibió entre otros premios; el Premio del Fondo Nacional de las Artes; el de la Municipalidad de la Ciudad de Buenos Aires y, recientemente el Premio Iberoamericano de Minificción Juan José Arreola 2017. La Universidad de Carabobo (Venezuela) le otorgó la Orden de Alejo Zuluoga. Colaboró con bibliográficas sucesivamente en el suplemento literario del diario La Nación y la revista ADN y creó las Jornadas Feriales de Microficción que coordina y conduce anualmente en la Feria del Libro de Buenos Aires desde 2009.

Entrevistas

- https://www.laprimerapiedra.com.ar/2016/06/7489/

- https://www.lagaceta.com.ar/nota/544227/la-gaceta-literaria/extrema-brevedad-impone-condensacion-maxima-significado.html realizada por Mónica Cazón

- http://webs.sinectis.com.ar/rbrasca/Pagina7D_Facetas%2012%20mayo%202013-2[1].pdf

Notas

     (1) El Jinete insomne, Blogspot, (04/08/11)

(2) Entrevista realizada por Nuria Sandoval Zúñiga, Tagged Under, Guayaquil

(3) Entrevista realizada en el Diario Clarín, Bs As, (26/06/2006)

(4) Raúl Brasca, Antología Personal realizada por el autor para #Microlee, 2018

(a) Tip/s término inglés que significa consejo, sugerencia.  

MÓNICA CAZÓN (1969) Tucumán Escritora. Lic. en Ciencias de la Educación. Especialista en Lectura y Literatura Infantil Juvenil (Universidad de Valencia, España). Se desempeña en la Universidad Nacional de Tucumán (Extensionista) Coordina la Asociación literaria “Dr. David Lagmanovich”. Es Miembro de la ALIJA Ibby, y de la AALIJ (CABA). Fundó el CIDELIJ, Centro de Investigación, Estudio y Lectura de la LIJ. Gestora cultural. Colabora en La Gaceta Literaria y otros diarios y revistas. Fue traducida al francés e italiano. Participó de nuemerosas antologías nacionales e internacionales. En la actualidad lleva adelante su proyecto de investigación “La inclusión de la literatura en los sectores vulnerables”. Sus trabajos se encuentran en numerosas antología y blogs nacionales e internacionales. Lleva editados catorce libros; dos de cuentos, cinco de microrrelatos, tres de poesía, un ensayo, dos antologías de microficción.

Come gia per il sildenafil, il generico del Viagra, vendita cialis prezzo anche oggi con la scadenza del brevetto di Cialis nei dosaggi da 10 e 20mg, Doc portera a mercato il relativo generico equivalente con una riduzione di prezzo tra il 60 e il 70%». E’ importante che la donna non si chiuda in comprare megalis online senza ricetta una dimensione di isolamento spinta dalla rabbia per l’accaduto o per il senso di impotenza o di colpa vissuti.
 

 FOTO TOÑO

 

 

   ACERCA DE LA LITERATURA ERÓTICA 

Por Antonio Cruz*

 

Algo que ha despertado muchas polémicas a lo largo de la historia del hombre es el concepto y la definición de literatura. (Como para muestra basta un botón, se me ocurre que no hay persona en el mundo que, en algún momento de su vida no haya pensado o dicho "Eso no es verdadera literatura"). En general, la definición más aceptada o que más adeptos ha reunido, es la que sostiene que literatura son aquellos textos imaginados y creados por diferentes personas y que utilizan la escritura como una manera de formular ideas que interesen a la gente en general y de manera más o menos permanente.

Leer más...

 
Más artículos...